LA ESTRATEGIA ESPIRITUAL PARA ENFRENTAR LAS CRISIS 

TEMA: LA ESTRATEGIA ESPIRITUAL PARA ENFRENTAR LAS CRISIS 

TEXTO: 2 SAMUEL 24:17-25 Y David dijo a Jehová, cuando vio al ángel que destruía al pueblo: Yo pequé, yo hice la maldad; ¿qué hicieron estas ovejas? Te ruego que tu mano se vuelva contra mí, y contra la casa de mi padre. 18 Y Gad vino a David aquel día, y le dijo: Sube, y levanta un altar a Jehová en la era de Arauna jebuseo. 19 Subió David, conforme al dicho de Gad, según había mandado Jehová; 20 y Arauna miró, y vio al rey y a sus siervos que venían hacia él. Saliendo entonces Arauna, se inclinó delante del rey, rostro a tierra. 21 Y Arauna dijo: ¿Por qué viene mi señor el rey a su siervo? Y David respondió: Para comprar de ti la era, a fin de edificar un altar a Jehová, para que cese la mortandad del pueblo. 22 Y Arauna dijo a David: Tome y ofrezca mi señor el rey lo que bien le pareciere; he aquí bueyes para el holocausto, y los trillos y los yugos de los bueyes para leña. 23 Todo esto, oh rey, Arauna lo da al rey. Luego dijo Arauna al rey: Jehová tu Dios te sea propicio. 24 Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata. 25 Y edificó allí David un altar a Jehová, y sacrificó holocaustos y ofrendas de paz; y Jehová oyó las súplicas de la tierra, y cesó la plaga en Israel.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/11/LA-ESTRATEGIA-ESPIRITUAL-PARA-ENFRENTAR-LAS-CRISIS.pdf

El texto que hemos leído para comenzar nos narra el momento en la historia de Israel en la cual el rey David tomó una decisión equivocada delante de Dios: Censar al pueblo, saber con cuantas personas contaba para la guerra, queriendo saber con que contaba para hacerle frente a sus enemigos, es decir que estaba poniendo más su confianza en su ejército, en su poderío militar que en la protección y él poder de Dios, esta decisión trajo como consecuencia que Dios hiciera venir una plaga que en un solo dia mató a setenta mil hombres en todo él territorio de Israel. 

Pero también en estos textos podemos encontrar la estrategia espiritual para poder enfrentar las situaciones de crisis que enfrentamos en nuestra vida y en nuestra familia, pues podemos darnos cuenta que para enfrentar esta plaga David no busco primeramente a los médicos, o a los sabios, o a sus valientes, sino que el Señor le envió a decir por medio del profeta Gad que para detener la plaga fuera y levantara un altar a Jehová y David así lo hizo, y el Señor tuvo misericordia y la plaga se detuvo, el rey David pudo salir de la crisis siguiendo la estrategia espiritual que el Señor le dio.

APLIQUEMOS ESTA HISTORIA A NUESTRA VIDA: Seguramente muchos de nosotros estamos pasando al igual que el rey David tiempos de crisis, de angustia, de enfermedad, de escasez, y posiblemente solo estamos usando una estrategia humana, terrenal, peleando la batalla solamente a nivel humano, YA ES TIEMPO DE USAR LA ESTRATEGIA DE DIOS, ¡¡TENEMOS QUE LEVANTAR NUESTRO ALTAR!!

Tenemos que comprender que en nuestro caso como iglesia, cuando hablamos de un altar no nos estamos refiriendo a un lugar material, es decir levantar un altar hecho de manos, sino a levantar nuestro clamor con fe, a levantar de manera individual y en familia nuestras oraciones y nuestras súplicas delante del Señor. 

Ahora respondamos: ¿CÓMO PODEMOS APLICAR LA ESTRATEGIA ESPIRITUAL EN NUESTRA VIDA Y EN NUESTRA FAMILIA? ¿QUE NECESITAMOS PARA LEVANTAR ESE ALTAR DE CLAMOR? 

I) PRIMERAMENTE TENEMOS QUE RECONOCER QUE NECESITAMOS LA AYUDA DE DIOS (VS 19-21) Subió David, conforme al dicho de Gad, según había mandado Jehová; 20 y Arauna miró, y vio al rey y a sus siervos que venían hacia él. Saliendo entonces Arauna, se inclinó delante del rey, rostro a tierra. 21 Y Arauna dijo: ¿Por qué viene mi señor el rey a su siervo? Y David respondió: Para comprar de ti la era, a fin de edificar un altar a Jehová, para que cese la mortandad del pueblo.

David escuchó las palabras del profeta Gad y fue humilde para reconocer que solamente Dios lo podía ayudar en esa crisis tan difícil que estaba enfrentando. 

David fue muy inteligente, pues solamente escuchó una vez el mensaje que Dios le envió a decir por medio de su profeta y obedeció la voz de Dios, no esperó más para edificar el altar para clamar al Señor. 

Nosotros tenemos que comprender que esta no es la primera vez que se nos habla, que se nos predica sobre la importancia de levantar nuestro altar familiar, de edificar nuestra espiritualidad en familia, pero lastimosamente muchos de nosotros NO LO HEMOS HECHO, a pesar de las dificultades que estamos enfrentando, seguimos peleando la batalla a nuestra manera. 

Ya es tiempo que con humildad reconozcamos que necesitamos de la ayuda y del poder de nuestro Dios, tenemos que reconocer que el Señor sabe lo que tiene que hacer, pero está esperando que nosotros no decidamos a confiar verdaderamente en él . 

II) SEGUNDO: NECESITAMOS TENER UN CORAZÓN VERDADERAMENTE DISPUESTO Y DISPONIBLE PARA DIOS (VS 20-23) y Arauna miró, y vio al rey y a sus siervos que venían hacia él. Saliendo entonces Arauna, se inclinó delante del rey, rostro a tierra. 21 Y Arauna dijo: ¿Por qué viene mi señor el rey a su siervo? Y David respondió: Para comprar de ti la era, a fin de edificar un altar a Jehová, para que cese la mortandad del pueblo. 22 Y Arauna dijo a David: Tome y ofrezca mi señor el rey lo que bien le pareciere; he aquí bueyes para el holocausto, y los trillos y los yugos de los bueyes para leña. 23 Todo esto, oh rey, Arauna lo da al rey. Luego dijo Arauna al rey: Jehová tu Dios te sea propicio.

Podemos ver en el texto que el rey David vino al campo de un hombre llamado Arauna para comprar su terreno y poder edificar allí el altar para Jehová.

Cuando David le dijo a Arauna lo que él quería hacer, no se negó, no le puso ningún estorbo, sino al contrario, estuvo dispuesto a dar todo para el altar: Los bueyes, los trillos y los yugos de los bueyes para la leña.

Esa actitud es la que nosotros y nuestra familia necesitamos tener para con Dios para que verdaderamente podamos poner en práctica la estrategia espiritual, necesitamos tener un corazón dispuesto y disponible para nuestro Dios, no solamente de palabra sino de acción

Pero lastimosamente en la realidad cuando queremos buscar a Dios en familia, orar, clamar, ayunar, congregarnos constantemente, unos se molestan, otros lo hacen de mala gana, y otros simplemente no quieren hacerlo, siguen indiferentes con Dios a pesar de las dificultades que están enfrentando. 

Seguramente muchos están dispuestos a orar todos los días, a levantarse más temprano para tener un tiempo de oración para comenzar el día, pero el problema es que estar solamente dispuestos no sirve de nada si no estamos disponibles para Dios, si siempre tenemos una excusa. 

III) TERCERO: TENEMOS QUE COMPRENDER QUE EL ALTAR NO SOLAMENTE ES UN LUGAR DE ADORACIÓN SINO DE SACRIFICIO (2 CRÓNICAS 35:15) Así fue preparado todo el servicio de Jehová en aquel día, para celebrar la pascua y para sacrificar los holocaustos sobre el altar de Jehová, conforme al mandamiento del rey Josías.

El altar no solamente era un lugar de clamor y de adoración, sino que también era un lugar de muerte, era un lugar para sacrificar los holocaustos al Señor, los cuales eran totalmente consumidos delante del Señor.

Tenemos que comprender que esa es parte de la estrategia espiritual del Señor cuando nos invita a levantar nuestro altar personal y familiar, para orar, para clamar, para leer su palabra en familia, no solamente estamos clamando sino que el Señor está haciendo morir en nosotros todo aquello que nosotros solos no podemos (Colosenses 3:5) Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

Así como se consumia el holocausto en el altar, así nosotros cuando buscamos al Señor constantemente, cuando buscamos todos los dias al Señor en familia podemos hacer realidad las palabras de Juan el bautista en nuestra vida (Juan 3:30) Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe.

NO ESPEREMOS MAS, LEVANTEMOS HOY MISMO NUESTRO ALTAR FAMILIAR.