HÁGASE TU VOLUNTAD

TEMA: HÁGASE TU VOLUNTAD

 

TEXTO: MATEO 6:9-10

 

Los últimos días el pueblo cristiano nos sentimos impactados por la muerte de un gran siervo de Dios, nos referimos al pastor y salmista Julio Melgar, el cual luchó física y espiritualmente en contra de un cáncer terminal.

 

El pueblo de Dios se unió para clamar al Señor por la sanidad de su siervo, pero el pasado viernes 19 de Abril nuestro Señor Jesucristo decidió llamarlo a su presencia.

 

La lucha de fe de nuestro hermano Julio Melgar por su sanidad fue un ejemplo de fortaleza, esperanza y confianza en Dios hasta el último momento de su vida.

 

Pero también la forma como muchos pastores,y los llamados apóstoles, y profetas, declararon, profetizaron, y decretaron sanidad sobre la vida del pastor Julio Melgar nos debe hacer REFLEXIONAR Y REACCIONAR para que recordemos lo que nuestro Señor Jesucristo nos enseñó sobre la oración y sobre su voluntad.

 

¿Que nos enseñó el Señor sobre la oración?

 

I) NOS ENSEÑÓ QUE NUESTRAS ORACIONES TIENEN QUE ESTAR BASADAS PRIMERAMENTE EN LA VOLUNTAD DE DIOS Y NO EN LA NUESTRA (VS 10)

 

  • Hoy en día hay una moda en el pueblo de Dios, y decimos moda pues nos es una doctrina bíblica, de decretar, de soltar palabras de poder, de profetizar, etc sobre la vida de las personas, pero valdría la pena preguntarnos si todo lo que se decreta, todo lo que se profetiza, todo lo que se declara ¿estará conforme a la voluntad de Dios?

 

  • Como cristianos sabemos que en nuestra vida habrán tiempos de angustia y dolor, de los cuales todos quisiéramos salir librados y victoriosos, y definitivamente nos gustaría escuchar que se nos diga que nos declaran sanos, libres, en victoria, prósperos, etc.

 

  • Pero como cristianos tenemos que volver la mirada a la oración del hijo de Dios, de nuestro Señor Jesucristo en el huerto de Getsemaní, en el momento de su vida de mayor agonía y angustia el siendo Dios no declaró ni decreto ni ordenó, él oró con fe y sometimiento a la voluntad de su Padre (Mateo 26:39 / Lucas 22:4-42)

 

II) PERO EL NOS ENSEÑO QUE TODO LO QUE PIDIÉRAMOS EN ORACIÓN CREYENDO LO RECIBIREMOS, ENTONCES ¿PORQUE LAS COSAS NO PASAN COMO LAS PEDIMOS? (MATEO 21:22)

 

  • ¿Estará Dios obligado a darnos todo lo que pedimos en oración aun cuando lo que le estamos pidiendo no está conforme con su voluntad y sus propósitos?

 

  • ¿Estará Dios obligado a darnos todo lo que le pedimos aun cuando lo que estamos pidiendo son los caprichos de nuestro corazón lleno de vanidad y materialismo?

 

  • Comprendamos por medio de la palabra de Dios qué significa TODO lo que pidiereis en oración: (1 Juan 5:14-15) tenemos que tener confianza que él responderá TODA oración que hagamos CONFORME A SU VOLUNTAD.

 

  • Lastimosamente en la actualidad que un cristiano diga “Si es la voluntad de Dios” “Si Dios lo permite” “Si Dios así lo quiere” es tildado de falto de fe, casi es un hereje, pues hoy en día los cristianos creemos que lo que decimos y decretamos está por sobre la palabra y la voluntad de nuestro Dios, pero no es así, la última palabra la tiene Dios, nosotros somos siervos el Rey es él, nosotros somos barro el alfarero es él.

 

III) EL SEÑOR TAMBIÉN NOS ENSEÑO QUE DEBEMOS CUIDARNOS DE LOS FALSOS PROFETAS (MATEO 7:15-16)

 

  • Verdaderamente hay un problema en la iglesia moderna: queremos que se nos diga lo que nos gusta oír, queremos que se nos diga que Dios nos dará todo lo que le pidamos según nuestra voluntad y no la de él, exactamente como en los tiempos de los reyes del Antiguo Testamento (2 Crónicas 18:4-13)

 

  • En la palabra de Dios podemos ver que aun los verdaderos siervos de Dios pueden dar una palabra para nuestra vida que no está apegada a la voluntad del Señor, así como fueron las palabras del profeta Natán para David antes que él le revela el pacto que haría con él (2 Samuel 7:1-3)

 

  • ¿Que nos dice esto? Que por sobre las palabras de los pastores, de los siervos de Dios, de los llamados apóstoles y profetas, estará siempre la palabra y la voluntad de nuestro Dios.

 

  • La última palabra en nuestra vida no la tiene ningun hombre, la última palabra de nuestra vida la tiene Dios.

DESCARGA EN PDF: HAGASE TU VOLUNTAD

Anuncios

Deja un comentario