¿QUE LE FALTA A MI FAMILIA?

TEMA: ¿QUE LE FALTA A MI FAMILIA?

 

TEXTO: 2 CRONICAS 7:13-14

 

Si esta noche nos preguntaran ¿Que hace falta en tu familia? ¿cuál sería nuestra respuesta? Posiblemente muchos se enfocarían en lo material, quizás responderíamos que lo que hace falta en nuestra familia es más dinero, o más trabajo, o más espacio en nuestra casa, posiblemente pensamos que lo que hace falta es un vehículo, etc.

 

Pero si analizamos él texto que hemos leído para comenzar podemos reconocer que la pregunta no está enfocada en las cosas materiales, sino sobre qué le hace falta a nuestra familia para enfrentar la dificultad, para enfrentar las pruebas y las crisis de la vida (vs 13)

 

Este versículo nos habla sobre cielos cerrados, sobre langostas que consumen la tierra y sobre pestilencia sobre el pueblo, es decir sobre situaciones que no están bajo nuestro control, sobre situaciones que tarde o temprano pueden afectar a nuestra familia.

 

¿Que le hace falta a mi familia para poder enfrentar las dificultades, para poder enfrentar las crisis de la vida? Veamos lo que nos enseña la palabra de Dios en el vs 14 sobre los que nos hace falta a muchos de nosotros en nuestras familias:

 

I) NOS HACE FALTA HUMILDAD (VS 14A)

 

Lo primero que el Señor quería de su pueblo es que se humillaran, y esto significa que había mucha soberbia en él corazón de su pueblo.

 

Lastimosamente en muchas familias cristianas lo que más hace falta es la humildad, y en los tiempos de crisis y dificultad la humildad es necesaria para poder reconocer que:

 

  • Muchos de los problemas que estamos enfrentando en nuestra familia es por causa de nuestras propias malas decisiones y no debemos culpar a nuestro Dios (Proverbios 19:3) sino que con humildad debemos buscar su ayuda

 

  • La verdadera solución a los problemas y crisis de nuestra vida está en nuestro Dios, lo demás son remiendos, salidas de emergencia, falsas ilusiones, vanas promesas, que al final lo único que traen a nuestra familia es frustración y amargura (Isaías 31:1-3) la verdadera ayuda y protección para nuestra familia solamente viene del Señor (vs 6)

 

II) NOS HACE FALTA ORACIÓN (2 CRONICAS 7:14B)

 

Es triste pero es una realidad que en muchas familias cristianas aun en tiempos de crisis lo que menos hay es tiempo para orar en familia.

 

Lastimosamente en muchas de nuestras familias cristianas lo que hay es abundancia de televisión, abundancia de redes sociales, abundancia de juegos en linea, abundancia de música, pero hay escasez de oración.

 

Toda nuestra familia tiene que comprender que la oración no es una opción, o una de las tantas formas para enfrentar las dificultades, sino que es verdaderamente una necesidad (Lucas 18:1) Necesitamos orar en familia siempre.

 

La oración nos abre la oportunidad para que nuestra familia reconozca que nuestro Dios puede hacer posible lo imposible (Marcos 11:24)

 

Tenemos que comprender que la oración en familia es una conexión directa con el Reino de los cielos en nuestro hogar (Mateo 18:20) muchas veces este versículo lo aplicamos únicamente a la iglesia, pero el primero lugar donde este versículo se hace realidad es en nuestra propia casa.

 

La oración en familia nos ayuda a perdonarnos y poder convivir en armonia con nuestros familiares (Marcos 11:25) y eso traerá bendición a nuestro hogar.

 

III) NOS HACE FALTA BUSCAR A DIOS EN LA IGLESIA (2 CRONICAS 7:14C)

 

Hoy en día las familias están tan afanadas buscando tantas cosas que se han olvidado de lo principal: Buscar a Dios.

 

Pasamos las semanas y los meses buscando la provisión material en el trabajo, en los negocios, que muchas veces no apartamos el tiempo para buscar las cosas de Dios en la iglesia, porque no hemos creído lo que dice la palabra del Señor (Mateo 6:33)

 

Dios siempre ha querido que le busquemos en familia en el lugar que él ha establecido (Deuteronomio 12:4-8) y en la actualidad el lugar donde debemos ir en familia para buscar y a adorar a nuestro Dios es la iglesia donde nos congregamos.

 

Una familia que nos se congrega, que no busca al Señor en su casa, es decir en en la iglesia, es una familia que está perdiéndose de grandes bendiciones (Salmo 111:2)

 

No caigamos en la mala costumbre de muchas familias cristianas (Hebreos 10:25)

 

IV) NOS HACE FALTA DEJAR NUESTROS MALOS CAMINOS (2 CRÓNICAS 7;14D)

 

Como familia cristiana tenemos que comprender que no solo se trata de llamarnos cristianos, sino de vivir como hijos de Dios (Filipenses 2:15)

 

Muchos padres y madres de familia pensamos que podemos vivir como nos da la gana y ni nuestros hijos ni nadie tiene derecho de decirnos que no está bien lo que hacemos (Nehemías 9:16)

 

Igualmente hay hijos e hijas que no reconocen sus malos caminos, sino que en su propia opinión sus caminos son rectos (Proverbios 30;12)  

 

En muchas familias cristianas ya sus miembros se están congregando con constancia, algunos ya están sirviendo en ministerios de su iglesia, ya están ofrendando y diezmando con fidelidad, pero el Señor nos hace un llamado directamente a nuestra vida (Jeremías 7:1-3)

 

Como familia tenemos que tomar la decisión de ya no seguir viviendo como todos viven sino que tenemos que marcar la diferencia (Jeremías 15:19)
Esta noche para terminar hagámonos una pregunta muy importante: de quien quiero que mi familia sea amigo ¿del mundo o de Dios? (Santiago 4:4)

DESCARGA EN PDF: QUE LE FALTA A MI FAMILIA

Anuncios

Deja un comentario