BOSQUEJO CORTO: BENDICIONES EN MANOS VACIAS

TEMA: BENDICIONES EN MANOS VACIAS

TEXTO: RUT 1:21 Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías. ¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido?.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2022/03/BENDICIONES-EN-MANOS-VACIAS.pdf

Seguramente como cristianos pensamos que el Señor solamente nos dará bendiciones a manos llenas, pero tenemos que comprender que también hay bendiciones que solamente se pueden recibir o experimentar cuando las circunstancias de la vida nos dejan con las manos vacías. 

Posiblemente algunos de nosotros estamos en la misma condición de Nohemi, con las manos vacías, pero tenemos que comprender que Dios siempre tiene un propósito bueno en todo aquello que permite en nuestra vida. 

COMPRENDAMOS POR MEDIO DE LA PALABRA DE DIOS CUÁLES SON ESAS BENDICIONES EN MANOS VACIAS:

I) LA BENDICIÓN DE APRENDER A DEPENDER Y A CONFIAR ÚNICAMENTE EN DIOS (PROVERBIOS 21:22) Tomó el sabio la ciudad de los fuertes, Y derribó la fuerza en que ella confiaba. Muchas veces tenemos las manos tan llenas que dejamos de confiar en la ayuda de Dios y ponemos nuestra esperanza en lo material, es por eso que el Señor nos quita de las manos aquellas cosas que nos daba una falsa confianza, aquellas cosas que nos daban una falsa seguridad, para que aprendamos a depender y confiar de todo corazón en él. 

II) LA BENDICIÓN DE PODER AFERRARNOS A LAS MANOS DEL SEÑOR (Isaías 41:13) Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo. Tenemos que reconocer que a muchos de nosotros el Señor ha tenido que quitarnos aquello a lo que estábamos aferrados para poder aferrarnos a las manos de nuestro Dios. Posiblemente hemos estado aferrados a relaciones que nos destruyen pero que creíamos que no podíamos dejar, quizás hemos estado aferrados a un trabajo que poco a poco nos alejaba de Dios, quizás hemos estado aferrados a los medicamentos para calmar la ansiedad, para calmar la depresión, y el Señor quería demostrarnos que él es nuestra fortaleza. Dios nos dejó las manos vacías para tomarnos de la mano y quitar de nuestra vida el temor. 

II) LA BENDICIÓN DE PODER RECIBIR LO NUEVO QUE DIOS TIENE PARA NUESTRA VIDA (ISAÍAS 43:18-19) No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Para poder recibir lo nuevo que Dios tiene para nuestra vida es necesario soltar todo aquello que nos mantiene esclavizados al pasado, lo que no nos deja avanzar, así como el niño que no quiere soltar el juguete dañado para que sus padres le den lo nuevo que tienen para él . 

IV) LA BENDICIÓN DE PODER DARLE AL SEÑOR LO MEJOR: NUESTRA ADORACIÓN (DEUTERONOMIO 16:16) Tres veces cada año aparecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la fiesta solemne de los panes sin levadura, y en la fiesta solemne de las semanas, y en la fiesta solemne de los tabernáculos. Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías; Este texto nos dice que nadie debía presentarse delante del Señor con las manos vacías, pero, que podemos darle al Señor si no tenemos nada que darle, si nuestras manos están vacías, si las circunstancias de nuestra vida son difíciles, ¿Cómo nos presentaremos delante del Señor? con las manos vacías podemos darle al Señor lo mejor de nuestra vida, nuestra adoración en los momentos de crisis, los tiempos en los cuales nuestras manos están vacías es la oportunidad de venir delante del Señor con un CORAZÓN LLENO DE GRATITUD.