EL VERDADERO AMOR EN UN MUNDO LLENO DE DOLOR Y DE INDIFERENCIA  

TEMA: EL VERDADERO AMOR EN UN MUNDO LLENO DE DOLOR Y DE INDIFERENCIA  

TEXTO: LUCAS 10:25-37 Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? 26 Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? 27 Aquel, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. 28 Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás. 29 Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? 30 Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. 31 Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. 32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. 33 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; 34 y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 35 Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. 36 ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 37 Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2022/02/EL-VERDADERO-AMOR-EN-UN-MUNDO-LLENO-DE-DOLOR-Y-DE-INDIFERENCIA.pdf

Estamos por celebrar un día muy especial para el mundo, el dia del “Amor y la Amistad” es un dia en el cual las personas intercambian entre ellas detalles de amor, palabras de amor, promesas de amor, y en el cual también las personas buscan la manera de agradar a sus amigos más cercanos. 

Pero también en este día muchas personas se sienten tristes, se sienten solas, se sienten abandonadas, se sienten lastimadas y heridas por las actitudes de los demás, y esto nos debe hacer reflexionar y preguntarnos ¿POR QUÉ HAY TANTAS PERSONAS TRISTES, LASTIMADAS, ABANDONADAS, EN SOLEDAD, Y CON SU CORAZÓN LLENO DE AMARGURA? La respuesta a esta pregunta podemos encontrarla en el texto que hemos leído para comenzar, en la tan conocida parábola del BUEN SAMARITANO, y en ella podemos reconocer que en la sociedad y aun en la iglesia hay muchas personas que se sienten abandonadas, lastimadas, heridas, abandonadas y llenas de amargura en su corazón porque: 

I) PORQUE HAY PERSONAS SIN MISERICORDIA A LAS QUE NO LES IMPORTA LASTIMAR Y HERIR A LOS DEMÁS (VS 25-30) Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? 26 Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? 27 Aquel, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. 28 Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás. 29 Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? 30 Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto.

Lastimosamente en el mundo, en los diferentes ámbitos en los que nos relacionamos con las personas, en el vecindario, en nuestro lugar de estudios, en nuestro lugar de trabajo, en la familia, y aun hasta en la iglesia, siempre encontraremos personas como estos ladrones de la parábola, son personas que son utilizadas por satanás para cumplir sus propósitos diabólicos de destrucción en contra de la humanidad (Juan 10:10) El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Son personas sin misericordia de las cuales la palabra de Dios ya nos había advertido que vendrían en los tiempos postreros (2 Timoteo 3:1-5) También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a estos evita.

A estas personas, hombres y mujeres, no les importa dañar a los demás con sus palabras hirientes, con sus burlas, con su menosprecio, con sus maltratos, y de esa manera tratan a sus amigos, a sus compañeros, a su familia, a sus cónyuges y a sus hijos, son personas que no les importa jugar con los sentimientos de los demás, son personas que lastiman a los demás por diversión (Jueces 16:25) Y aconteció que cuando sintieron alegría en su corazón, dijeron: Llamad a Sansón, para que nos divierta. Y llamaron a Sansón de la cárcel, y sirvió de juguete delante de ellos; y lo pusieron entre las columnas.

Son personas que donde quiera que llegan dejan su marca de dolor, de amargura, de tristeza en el corazón de las personas con las que se relacionan, y generalmente ellos son personas tan heridas en su corazón, y tan destruidas en su interior, que lo único que hacen es herir a otros y destruir la vida de otros así como ellos fueron heridos y destrozados un dia. 

Y exactamente como lo dice la parábola, estos ladrones dejaron medio muerto a ese hombre que iba de camino a Jericó, de la misma manera estas personas sin misericordia dejan medio muertas a las personas en su interior, destruyen su autoestima, destruyen sus sueños, hieren profundamente su corazón. 

II) PORQUE LASTIMOSAMENTE TAMBIÉN HAY PERSONAS COMPLETAMENTE INDIFERENTES HACIA EL DOLOR DE LOS DEMÁS (LUCAS 10:31-32) Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. 32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo.

Ese sacerdote y ese levita representan perfectamente a muchísimas personas de nuestra sociedad, que a pesar de ver el dolor, la tristeza, el abandono, y las heridas de los demás toman una actitud indiferente, una actitud indolente, hacia ellos. 

Tenemos que comprender que la indiferencia es uno de los peores tratos que una persona puede recibir, ya que sus consecuencias son devastadoras en su mente y en su corazón, La indiferencia es una forma de agresión psicológica. Es convertir a alguien en invisible.

La indiferencia hace que las personas sientan que “NO LE IMPORTAN A NADIE” que a nadie le interesa ni le importa su dolor, que su vida ni sus sentimientos, no son valorados por nadie. Esa indiferencia se manifiesta cuando tratamos a las personas con frialdad, cuando ignoramos a las personas, cuando evitamos hablarles, aunque veamos la necesidad, los problema, las tristezas que estas personas están enfrentando en sus vidas.

Lastimosamente muchas personas en la sociedad y aun en la iglesia tal como lo dice la palabra de Dios aman de palabra, pero sus acciones dicen lo contrario, en su boca hay amor pero en sus acciones hay indiferencia (1 Juan 3:17-18) Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad

Y tenemos que saber que hay muchas personas que no tienen necesidad material, de alimentos o de dinero, si no que tienen necesidad de ser escuchadas,de ser tomadas en cuenta, de ser valoradas, de sentirse amadas. 

REFLEXIÓN: Posiblemente podemos sentirnos identificados con estos dos puntos anteriores, quizás nuestra vida está llena de dolor, porque hemos sido víctimas de personas a las que no les ha importado lastimarnos, burlarse, utilizarnos, jugar con nuestro corazón y con nuestros sentimientos, y posiblemente lo que más nos ha llenado de dolor y amargura es la indiferencia de nuestra familia, de nuestro cónyuge, de nuestros hermanos de la iglesia, pero HAY BUENAS NOTICIAS PARA NUESTRA VIDA: hay alguien que si nos ama de verdad, hay alguien a quien sí le importa nuestro dolor, hay alguien que puede sanar nuestro corazón y quitar la tristeza de nuestra vida, y esa persona es NUESTRO DIOS 

III) ESE BUEN SAMARITANO DE LA PARÁBOLA REFLEJA PERFECTAMENTE LO QUE EL SEÑOR HA HECHO POR NOSOTROS EN NUESTRA VIDA (Lucas 10:33-35) Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; 34 y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 35 Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese.

  • Siendo Dios se ha acercado a nosotros y ha tenido misericordia de nuestra vida, no ha sido indiferente a nuestro dolor, no ha sido indiferente a nuestras heridas, no ha sido indiferente a nuestra necesidad, él se ha acercado a nosotros para ayudarnos, (Jeremías 29:11) Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
  • El ha venido a nuestra vida para sanarnos, para restaurarnos, y para bendecirnos,  sus palabras, sus manos, su poder, son usados solamente para nuestro bien (Jeremías 30:17) Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, diciendo: Esta es Sion, de la que nadie se acuerda.
  • Así como ese samaritano de la parábola estuvo dispuesto a invertir de su dinero para ayudar a ese hombre herido que encontró en el camino, también nuestro Dios ha invertido en nuestra vida lo mejor que él puede darnos: SU AMOR VERDADERO (Isaías 43:3-4)  Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti. 4 Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.

Si tu vida ha sido lastimada por personas que no tienen misericordia, si hay dolor en tu corazón por la indiferencia de las personas hacia tu necesidad, ven, acercate al Señor, permite que él sane tu corazón, permite que él sane tus heridas, y que restaure en tu vida lo que hoy está destruido en tu interior. 

CONCLUSIÓN: hemos podido reconocer que a pesar que en el mundo hay personas que nos lastiman, que nos hieren y que también hay personas indiferentes a nuestro dolor y a nuestras heridas, pero también podemos experimentar el amor verdadero y ese amor verdadero es el amor de nuestro Dios que siempre está disponible para nuestra vida, pero podemos ver que la parábola del buen samaritano termina con un reto para cada uno de nosotros: (Lucas 10:36-37) ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 37 Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: VE, Y HAZ TÚ LO MISMO. No seamos indiferentes, hay muchas personas que necesitan conocer ese verdadero amor, el amor de nuestro Dios por medio de Jesucristo.