LA RESTAURACIÓN DE DIOS DURANTE LA PRUEBA

TEMA: LA RESTAURACIÓN DE DIOS DURANTE LA PRUEBA

TEXTO: JOB 42:10-13 Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job. 11 Y vinieron a él todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todos los que antes le habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero y un anillo de oro. 12 Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas, 13 y tuvo siete hijos y tres hijas.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/11/LA-RESTAURACION-DE-DIOS-DURANTE-LA-PRUEBA-1.pdf

Verdaderamente las pruebas que el Señor permitió que vinieran sobre la vida de Job fueron muy duras pues lo perdió todo (Job 1:13-19) Y un día aconteció que sus hijos e hijas comían y bebían vino en casa de su hermano el primogénito, 14 y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos, 15 y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para darte la noticia. 16 Aún estaba éste hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia. 17 Todavía estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los llevaron, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia. 18 Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; 19 y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia. su enfermedad fue muy grave

Además tuvo que sufrir el agravio y el menosprecio de sus amigos y sus conocidos (Job 19:13-15) Hizo alejar de mí a mis hermanos, Y mis conocidos como extraños se apartaron de mí. 14 Mis parientes se detuvieron, Y mis conocidos se olvidaron de mí. 15 Los moradores de mi casa y mis criadas me tuvieron por extraño; Forastero fui yo a sus ojos.

Aún su propia esposa fue utilizada por el enemigo para llenar de amargura su corazón (Job 2:8-9) Y tomaba Job un tiesto para rascarse con él, y estaba sentado en medio de ceniza. 9 Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.

Pero en esos momentos de prueba, de  dolor y de amargura Job no perdió su esperanza de restauración, él confiaba en su redentor (Job 19:25-26) Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo; 26 Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios;

Podemos ver que nuestro Dios trajo restauración a la vida de Job, a pesar de lo destruida que parecía estar su vida como lo podemos ver en el texto que hemos leído para comenzar  (Job 42:12) Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas, 13 y tuvo siete hijos y tres hijas.

¿PERO COMO FUE EL PROCESO DE DIOS PARA TRAER ESA RESTAURACIÓN A LA VIDA DE JOB ? (JOB 42:10-11) Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job. 11 Y vinieron a él todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todos los que antes le habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero y un anillo de oro.

Podemos ver que el proceso de restauración en la vida de Job fue por medio de dos palabras muy importantes para nuestro Dios: PERDÓN Y RECONCILIACIÓN.

I) JOB TUVO QUE PERDONAR Y QUITAR LA AMARGURA DE SU CORAZÓN PARA PODER ORAR POR SUS AMIGOS QUE LO HABÍAN AFRENTADO Y HUMILLADO (VS 10) Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.

Los amigos de Job Elifaz, Bildad y Zofar habían hablado palabras muy duras en contra de Job cuando él estaba enfermo, dijeron que Dios no castiga sin razón y que seguramente algún pecado oculto tenía Job en su vida, también dijeron que Dios había castigado a Job menos que lo que él se merecía, y que solamente a los impíos le iba mal, por lo tanto para ellos Job era un impío. 

Seguramente esas palabras llenaron de dolor y amargura el corazón de Job, por eso el Señor le dijo que tenía que orar por ellos, perdonarlos, y sacar la amargura de su corazón para poder ser restaurado.

¿Será eso lo que el Señor está esperando que nosotros hagamos? Posiblemente lo que no permite que la restauración de Dios se realice en su vida es que nos estamos negando a perdonar, que no queremos sacar la amargura de nuestro corazón que tenemos contra aquellas personas que en este tiempo de prueba no nos ayudaron, nos criticaron o se burlaron. 

Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó que es lo que tenemos que hacer con esas personas (Mateo 5:44) Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen

Y aparte de bendecirlos, tenemos que perdonarlos, para que la restauración del Señor se pueda realizar en nuestra vida (Marcos 11:25) Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.

II)  JOB TUVO QUE QUITAR TODO RESENTIMIENTO DE SU CORAZÓN PARA PERMITIR QUE SUS FAMILIARES Y CONOCIDOS LE VISITARAN Y LE CONSOLARAN (JOB 42:11) Y vinieron a él todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todos los que antes le habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero y un anillo de oro.

Seguramente el corazón de Job estaba enojado y resentido con sus conocidos y sus familiares por no haber llegado a consolarle, por no haberle visitado en su momento de aflicción y de enfermedad. 

Pero Job pudo comprender que la restauración completa de su vida era poder estar también en paz y en armonia con su familia y con sus conocidos, por eso cuando vinieron a visitarlo Job los recibió, y comieron con él en su casa. 

Y podemos ver que todos esos familiares y conocidos le trajeron mucha bendición a su vida, pues cada uno de ellos le dieron una pieza de dinero y un anillo de oro. 

Podemos darnos cuenta que la restauración de Dios en nuestra vida no solamente es a nivel personal, en nuestra salud, en nuestro corazón, sino también a nivel familiar y económico, pero él necesita que seamos humildes para poder pasar por alto las ofensas, y todo aquello que pudo haber resentido nuestro corazón. 

CONCLUSIÓN: Tenemos que permitir que la restauración de nuestro Dios se haga realidad en nuestra vida, y para eso necesitamos hacer las cosas conforme a la voluntad de nuestro Dios, dejando de lado la amargura, la soberbia, el resentimiento y el rencor, y practicando el perdón y la reconciliación, tenemos que recordar que Dios siempre tiene un propósito para bendición de nuestra vida.