¡CUAN GRANDE ES NUESTRO DIOS!

TEMA: ¡CUAN GRANDE ES NUESTRO DIOS!

TEXTO: EFESIOS 3:17-19  para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, 18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/11/¡CUAN-GRANDE-ES-NUESTRO-DIOS-1.pdf

Todos nosotros sabemos que tenemos un Dios grande, la palabra del Señor lo declara, un Dios omnipotente, omnisciente, omnipresente, inmutable, pero ¿qué  tan grande es nuestro Dios? 

Verdaderamente no tenemos nada con que comparar a nuestro Dios, él es incomparable, no hay nadie como él , pero el texto que hemos leído para comenzar nos declara que cuando Cristo habita por la fe en nuestros corazones podemos comprender cuán grande es nuestro Dios al ver su obra maravillosa en nuestra vida. 

Cuando vemos lo que Dios ha hecho en nosotros y por nosotros es que podemos comprender cual es la ANCHURA, LA LONGITUD, LA PROFUNDIDAD, Y LA ALTURA de nuestro Dios, de su amor, de su gracia y de su misericordia. Reflexionemos entonces por medio de estos cuatro elementos y respondamos ¿Cuan grande es nuestro Dios? 

I) SU ANCHURA PODEMOS COMPRENDERLA CUANDO RECONOCEMOS QUE TODOS CABEN EN SU AMOR Y EN SU GRACIA SALVADORA (JUAN 3:16-17) Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. (1 TIMOTEO 2:3-4) Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

Tenemos que comprender que no hay nadie en el mundo que no sea amado por nuestro Dios y que él no quiera salvarlo, la puerta de la salvación está abierta y disponible para todos los pecadores, es por eso que nuestro Señor Jesucristo declaró que todo aquel que viene a él no será rechazado (Juan 6:37) Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.

Todo aquel que reconoce que está cansado de llevar su carga de pecado y de culpabilidad puede venir al Señor con confianza y él lo hará descansar por medio de su perdón y su salvación (Mateo 11:28) Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Lastimosamente muchas veces son los religiosos los que rechazan y ponen condiciones para los pecadores que quieren acercarse a Dios para ser salvos y también muchas veces somos los cristianos que tenemos un corazón estrecho y rechazamos en la iglesia a los que el Señor quiere salvar.  (Mateo 23:13) Más !!ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.

II) SU LONGITUD LA COMPRENDEMOS CUANDO RECONOCEMOS QUE NUESTRO DIOS ESTÁ A LA DISTANCIA DE UNA ORACIÓN SINCERA (SALMOS 31:22) Decía yo en mi premura: Cortado soy de delante de tus ojos; Pero tú oíste la voz de mis ruegos cuando a ti clamaba.

No podemos negar que estamos en la era de las telecomunicaciones, y hoy en día el mundo está interconectado, pero hay momentos de nuestra vida que nos sentimos solos, abandonados y sin esperanza, son momentos en los cuales parecería que nadie puede hacer nada por nosotros. 

Y son esos momentos en los cuales es maravilloso saber que el Dios omnipotente está disponible siempre para nosotros y está a la distancia de una oración sincera, sin importar cuanto nos hayamos alejado de los caminos del Señor ,sin importar que tan perdida pensemos que esta nuestra vida , si oramos y clamamos a Dios, él está ahí para nosotros, para salvarnos, para ayudarnos, para defendernos. 

Muchas personas en el mundo están maravilladas por los avances tecnológicos, por las comunicaciones virtuales, pero si de algo tenemos que estar maravillados es de la longitud de la presencia de Dios, de su amor, de su misericordia para con cada uno de nosotros (Salmo 139:7-12) ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? 8 Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. 9 Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, 10 Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra.11 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche resplandecerá alrededor de mí. 12 Aun las tinieblas no encubren de ti, Y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

¿TE SIENTES SOLO? ¡Clama hoy a Dios! donde estes, como estes, él está a la distancia de una oración sincera, de aquel que reconocer que necesita la ayuda del Señor. 

III) SU PROFUNDIDAD LA COMPRENDEMOS CUANDO NOS HEMOS SENTIDO HUNDIDOS EN VICIOS Y PECADOS Y SOLAMENTE DIOS NOS PUDO AYUDAR (SALMO 130:1-2) De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo. 2 Señor, oye mi voz; Estén atentos tus oídos A la voz de mi súplica.

Uno de los momentos más duros para toda persona es cuando siente que ha “tocado fondo” es decir, que ha llegado a la peor situación, que no tiene fuerzas para seguir, que está hundido en la tristeza y en el desánimo y parece que nadie lo puede ayudar. 

Ese momento en la vida de una persona es tan dura porque muchas personas lo abandonan, le dan la espalda, en los momentos que más necesita apoyo, pero lastimosamente la persona que toca fondo ha causado mucho daño, ha lastimado a las personas que lo aman y por eso lo abandonan (Job 19:19) Todos mis íntimos amigos me aborrecieron, Y los que yo amaba se volvieron contra mí

Pero aunque hayamos tocado fondo en nuestra vida, aunque todos nos hayan dado la espalda y nos hayan abandonado, aun quizás nuestra propia familia,  DIOS ESTÁ AHÍ PARA NOSOTROS

(Isaías 49:15) ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.

Donde nadie puede ayudarnos ni rescatarnos por los errores que hemos cometido, él saca del hoyo nuestra vida y nos da una nueva oportunidad por sus favores y misericordias  (Salmo 103:2-4) Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. 3 El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; 4 El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias;

IV) SU ALTURA LA COMPRENDEMOS CUANDO NOS DAMOS CUENTA QUE NO HAY PROBLEMA NI CRISIS QUE SEA MAS GRANDE QUE NUESTRO DIOS (JEREMÍAS 20:11) Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.

Cuando vemos los problemas, crisis y dificultades que estamos enfrentando y las comparamos con nuestra fuerza, con nuestra capacidad para enfrentarlas, muchas de ellas pareceran gigantes, imposibles de enfrentar.

Pero cuando ponemos nuestra mirada, ya no en las circunstancias, sino en el poder de nuestro Dios, nos damos cuenta que no hay ningún problema que sea mas grande que él , y podemos sentirnos seguros, y podemos tener gozo y esperanza aun en medio de la tormenta.

Él es el más grande, y ante él se dobla toda rodilla (Filipenses 2:10) para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

Él es el más grande y él tiene toda la potestad y él tiene la última palabra (Mateo 28:18) Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

CONCLUSIÓN: Por todo esto y mucho más, podemos decir de todo corazón y con mucho agradecimiento: ¡CUAN GRANDE ES NUESTRO DIOS! No hay nadie como él , no hay nadie que se compare con nuestro Dios. (Éxodo 15:11) ¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios?