ESTUDIO BIBLICO, EL SERMÓN DEL MONTE XIII PARTE: TESOROS EN EL CIELO

ESTUDIO BIBLICO, EL SERMÓN DEL MONTE XIII PARTE: TESOROS EN EL CIELO 

TEXTO: MATEO 6:19-21 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. MATEO 6:24 24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Este día continuamos con el estudio del sermón del monte, y hoy reflexionaremos sobre las enseñanzas que nuestro Señor Jesucristos nos dio sobre las riquezas, mostrándonos la importancia de no enfocar nuestra vida en hacer tesoros terrenales, sino en hacer tesoros en el cielo. 

Vamos a reflexionar sobre las enseñanzas que nos da para nuestra vida cristiana los textos que hemos leído:

I) NUESTRA VIDA TIENE QUE CAMBIAR DE ENFOQUE, NO DEBEMOS ENFOCARNOS SOLAMENTE EN HACER TESOROS EN ESTE MUNDO, SINO EN LOS CIELOS (VS 19-20) No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.

Las personas que no conocen a Cristo y no han querido recibir la salvación su vida está solamente enfocada en hacer tesoros terrenales, pero nosotros sabemos que nuestra ciudadanía no es de este mundo (Filipenses 3:20) Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

Nuestro Señor Jesucristo nos ha prometido que él está preparando lugar para nosotros, él tiene una morada celestial preparada para cada uno de nosotros que hemos creído en él (Juan 14:1-3) No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Por lo tanto en nuestra vida cristiana no debemos enfocarnos en hacer tesoros temporales, tesoros que ninguno de nosotros podrá llevar a la eternidad, pues todos los tesoros de este mundo aqui quedaran (1 Timoteo 6:6-8) Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; 7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

Tenemos que enfocar nuestra vida en hacer tesoros en el lugar donde vamos a estar para toda la eternidad, pero ¿CÓMO PODEMOS CAMBIAR NUESTRO ENFOQUE? Reconociendo que en este mundo vamos de paso, que nuestra vida en este mundo es temporal, que nosotros somos extranjeros y peregrinos en este mundo (Hebreos 11:13) Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.

II) ¿CÓMO PODEMOS HACER TESOROS EN LOS CIELOS? TENEMOS QUE INVERTIR SABIAMENTE LO QUE DIOS NOS HA DADO (MATEO 25:14-23) Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. 16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. 17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. 19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

Podemos darnos cuenta por medio de esa parábola que aquellos que invirtieron sabiamente el talento que el Señor les había dado recibieron mucho también de parte de su Señor. (Vs 20-21) Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor

Es importante que reconozcamos que a cada uno de nosotros Dios nos ha dado talentos también: nuestra vida, habilidades, dones y talentos, dinero, negocios, etc. Y él espera que cada uno de nosotros invirtamos esos talentos sabiamente en su Reino, en los negocios del Padre Celestial, es decir en la predicación de la palabra, en el evangelismo, en el establecimiento de iglesias, en el sostenimiento de misioneros, y en todo aquello que glorifica a Dios y atrae personas al Señor.

Lastimosamente a muchas personas el Señor les reclama que, en lugar de invertir, lo que están haciendo con sus vidas y con los dones y talentos que él les ha dado, es desperdiciarlos (Santiago 5:5) Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis engordado vuestros corazones como en día de matanza. 

Lastimosamente muchos cristianos oran mal, no están orando para que el Señor les prospere para poder bendecir su iglesia, para poder ser de bendición en sus ministerios, no están orando para que sus negocios sean prósperos y así poder invertir en el Reino de Dios, sino que están orando para que GASTAR EN SUS DELEITES (Santiago 4:3) Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. 

Preparémonos para la eternidad trabajando hoy para que más personas puedan oír el evangelio, para que más personas sean enviadas a predicar el evangelio, para que a más personas se les predique el evangelio de salvación de Cristo Jesús 
Los tesoros de este mundo los podemos utilizar con nuestra mirada puesta en la eternidad (Lucas 16:9) Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas. La frase “Riquezas injustas” es similar a la que algunas personas llaman “dinero maldito” “dinero sucio”, nosotros los hijos de Dios podemos utilizar esos  tesoros terrenales, que a otros los llevan a la condenación, que a otros los destruyen, para la ganar amigos para el Reino de Dios, para que otras personas conozcan el evangelio de nuestro Señor Jesucristo.