¿QUE TIENES EN TU MANO?

TEMA: ¿QUE TIENES EN TU MANO? 

TEXTO: ÉXODO 4:2 Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara.

Hemos llegado al sexto mes del año y podemos decir con gozo y con agradecimiento en nuestro corazón: ¡Hasta aquí nos ayudó el Señor!

Y es un buen momento para hacer un alto en el camino y reflexionar sobre ¿Cómo está nuestra vida? ¿Cómo van nuestros proyectos? ¿como vamos con nuestras metas? ¿Qué hemos logrado y que nos falta por alcanzar? 

y seguramente muchos de nosotros al reflexionar sobre eso comenzaremos a decir las excusas que siempre usamos: Si tuviera más tiempo, si tuviera más dinero, si tuviera más conocimiento, si tuviera un título académico, si tuviera… 

Pero tenemos que reconocer que la vida cristiana no se trata de lo que haríamos si tuviéramos, es decir, no se trata de lo que NO TENEMOS sino preguntarnos ¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO CON LO QUE SÍ TENEMOS? 

Nos pasa a muchos cristianos como esta pequeña ANÉCDOTA: Un pastor y uno de los miembros de su congregación estaban platicando, y el hermano se quejaba de lo poco que había cosechado, de la poca ganancia que había recibido, de lo mal que había estado el año, y el pastor le dijo que muchas veces nuestras circunstancias son un reflejo de lo que le estamos dando a nuestro Dios, y el hermano le respondió: pastor, yo siempre estoy dispuesto a dar para el Reino de Dios, entonces el pastor le preguntó: ¿si usted tuviera dos vacas estaría dispuesto a dar una para el Señor? por supuesto que sí dijo el hermano, el pastor volvió a preguntar ¿si usted tuviera dos terrenos estaría dispuesto a dar uno para el Reino de Dios? ¡por supuesto que estaría dispuesto!, respondió el hermano, y el pastor volvió a preguntar: ¿Si usted solamente tuviera una vaca y un terreno? ¿estaría dispuesto a darlos para el Reino de Dios? entonces el hermano respondió: Pastor, usted sabe que eso es lo único que tengo, no lo puedo dar. 

Muchos de nosotros estamos dispuestos a dar LO QUE UN DÍA TENDREMOS, LO QUE UN DIA VAMOS A GANAR, LO QUE UN DIA VAMOS A RECIBIR, estamos dispuestos a darle a nuestro Dios de nuestros sueños, pero NO DE NUESTRA REALIDAD, no estamos dispuestos a dar de lo que hoy tenemos. 

DIOS NO QUIERE QUE LE DEMOS DE LO QUE NO TENEMOS SINO DE LO QUE TENEMOS HOY (2 CORINTIOS 8:12) Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene. Es por eso que el Señor este día nos pregunta a cada uno de nosotros ¿QUE TIENES EN TU MANO? y no estamos hablando solamente de las cosas materiales, sino de nuestro tiempo, nuestros dones y talentos, nuestro conocimiento, experiencia, etc. 

Que estamos haciendo con lo que HOY tenemos en nuestra mano, y si vemos el texto el Señor le hizo esta pregunta a Moises, y lo unico que tenia era una vara.

El Señor no le preguntó a Moisés ¿Que tuviste? ni tampoco le preguntó ¿Qué crees que vas a llegar a tener? NO, la pregunta fue clara y directa: ¿QUE TIENES EN TU MANO HOY? y con lo único que Moises tenía Dios hizo grandes maravillas. 

  • Éxodo 4:17 Y tomarás en tu mano esta vara, con la cual harás las señales.
  • Éxodo 7:19 Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón: Toma tu vara, y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus arroyos y sobre sus estanques, y sobre todos sus depósitos de aguas, para que se conviertan en sangre, y haya sangre por toda la región de Egipto, así en los vasos de madera como en los de piedra.
  • Éxodo 8:5 Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón: Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, arroyos y estanques, para que haga subir ranas sobre la tierra de Egipto.
  • Éxodo 14:16 Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco.

I) POSIBLEMENTE LO QUE HOY TIENES “TU VARA” CONSIDERAS QUE ES MUY POCO, PERO LO POCO QUE TENEMOS SI LO PONEMOS EN LAS MANOS DEL SEÑOR SE MULTIPLICA (JUAN 6:5-13) Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? 6 Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. 7 Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco. 8 Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: 9 Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos? 10 Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en número de cinco mil varones. 11 Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. 12 Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada. 13 Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido.

Podemos esperar grandes maravillas y bendiciones tanto para nuestra vida como para los demás cuando tenemos fe y podemos dar a nuestro Dios aun de lo poco que tenemos.

Tenemos que saber que lo que tenemos no es lo que hace la diferencia, sino que cuando lo ponemos en las manos de nuestro Dios él lo multiplica, él obra maravillas, solamente tenemos que confiar que cuando damos “Nuestra vara” es decir, cuando damos de lo único que tenemos, estamos abriendo una puerta de bendición para nuestra vida. 

Nunca menosprecies lo que das, cuando le estás dando al Señor de lo único que tienes, cuando no le das lo que te sobra, sino de aquello que representa esa “Vara” en tu vida. Quizás no tienes dinero para invertir en el Reino de Dios, pero tienes tu tiempo, tus dones, talentos, tus oraciones, tus ayunos, tu alabanza. 

II) LA PALABRA DE DIOS NOS MUESTRA QUE NO ES LA CANTIDAD, SINO LA CALIDAD, ES DECIR, EL CORAZÓN, LO QUE AGRADA E IMPACTA A NUESTRO DIOS (LUCAS 21:1-4) Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. 2 Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas. 3 Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. 4 Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía.

Uno de los mejores ejemplos que nos muestra la palabra de Dios de darle al Señor de lo que HOY TENEMOS es esa viuda del texto que hemos leído. 

  • Algunos están dispuestos a dar “CUANDO TENGAN” es decir no están dispuestos a dar de su realidad, sino de lo que “Un dia” van a recibir o van a tener. 
  • Otros están dispuestos a dar “SI LES QUEDA” es decir, lo que sobra, y lastimosamente muchos cristianos viven de esa manera, no ponen al Señor como prioridad de todas las áreas de su vida. 

Pero el Señor nos llama, nos reta, nos invita, para que nosotros podamos ser como esa viuda, que le demos DE LO QUE TENEMOS HOY. 

CONCLUSIÓN: Este día el Señor nos hace a cada uno de nosotros la misma pregunta que le hizo a Moisés: ¿QUE TIENES EN TU MANO?