¿ESTÁS DECIDIDO DE CORAZÓN?

TEMA: ¿ESTÁS DECIDIDO DE CORAZÓN? 

TEXTO: MALAQUÍAS 2:1-2 Ahora, pues, oh sacerdotes, para vosotros es este mandamiento.2 Si no oyereis, y si no decidís de corazón dar gloria a mi nombre, ha dicho Jehová de los ejércitos, enviaré maldición sobre vosotros, y maldeciré vuestras bendiciones; y aun las he maldecido, porque no os habéis decidido de corazón.

Definitivamente que las palabras del Señor a los sacerdotes eran palabras duras, pues él les reprochó que no estaban decididos de corazón para servirle, para cumplir la obra que Dios les había encomendado para con su pueblo.

Pero tenemos que saber que esas mismas palabras también son para nosotros, para la iglesia de hoy, pues tenemos que saber que también la vida cristiana requiere que estemos decididos de corazón, pues como podemos ver en el texto, Dios no puede bendecir personas que no están decididas de corazón para agradarle y para seguirle. 

Lastimosamente muchos cristianos están decididos de palabra, están decididos en sus bocas pero no en sus corazones:

(Isaías 29:13) Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado;

(Jeremías 12:2) Los plantaste, y echaron raíces; crecieron y dieron fruto; cercano estás tú en sus bocas, pero lejos de sus corazones.

(Oseas 11:7) Entre tanto, mi pueblo está adherido a la rebelión contra mí; aunque me llaman el Altísimo, ninguno absolutamente me quiere enaltecer.

Entonces ¿Qué significa estar decididos de corazón? ¿Que necesitamos para de verdad estar decididos de corazón? Veamos lo que no nos enseña la palabra de Dios:

I) SIGNIFICA ESTAR DISPUESTOS A PAGAR EL PRECIO DE SEGUIR A CRISTO (LUCAS 9:23) Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

Primeramente tenemos que preguntarnos ¿De cuál de los dos grupos soy yo? ¿De TODOS o de ALGUNOS? El Señor le hizo el llamado a TODOS, pero solo ALGUNOS están dispuestos a pagar el precio de ese llamado a seguirle. 

Tenemos que saber que nuestro Señor Jesucristo ya pagó el precio de nuestra salvación y de nuestra redención, él ya llevo la cruz por nosotros, él ya derramó su sangre, él ya llevó el castigo (Isaías 53:5) Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Es por eso que para nosotros la salvación es por GRACIA, porque ya Cristo pagó el precio que nosotros no podíamos pagar. (Efesios 2:8-9) Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Pero para seguir a Cristo, para vivir la vida cristiana, EL PRECIO LO TENEMOS QUE PAGAR CADA UNO DE NOSOTROS, cada uno de nosotros debemos negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguirle. 

Estar decididos de corazón significa estar dispuestos a pagar ese precio, y eso significa:

  • Estar dispuestos a RENDIR NUESTRA VOLUNTAD a la voluntad del Señor (Lucas 22:41-42) Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, 42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.
  • Estar dispuestos a CORTAR DE NUESTRA VIDA aquellas cosas que me sirven de tropiezo y que me impiden seguir al Señor y caminar en su camino (Mateo 5:29-30) Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
  • Estar dispuestos a SEGUIR A CRISTO INCONDICIONALMENTE a pesar de las críticas, las burlas, las debilidades de nuestros prójimos etc, recordando lo que Cristo sufrió para salvarnos (Hebreos 12:1-3) Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. 3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. 

II) SIGNIFICA PONER EN ORDEN LAS PRIORIDADES DE NUESTRA VIDA Y FAMILIA (JOSUÉ 24:15) Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

Estar decididos de corazón significa que tenemos bien claras las prioridades de nuestra vida, podemos ver en el texto que hemos leído que si alguien estaba completamente decidido de corazón era Josue, por eso pudo definir en una sola frase las prioridades suyas y las de su familia: YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVA. 

Tenemos que saber que cuando nosotros como padres tenemos nuestras prioridades bien definidas también nuestros hijos y familias serán impactados con ellas para poner en el primer lugar de sus vidas al Señor. 

Una familia que no tiene ordenadas sus prioridades pone cualquier cosa en el lugar que le corresponde al Señor: Trabajo, negocios, estudio, diversión, relaciones, amistades, etc.

REFLEXIÓN: No basta solamente con cantar “Al que está sentado en el trono” si verdaderamente en el trono de nuestra vida no está el Señor, tenemos que tener claro lo que nuestro Señor Jesucristo enseñó (Mateo 6:24) Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Pero ¿Qué significa tener las prioridades bien definidas? 

  • Significa estar dispuestos a mantenernos FIRMES ANTE LA PRESIÓN de la sociedad, de los amigos, compañeros de trabajo, y aun de nuestra propia familia (Daniel 3:15-17) Ahora, pues, ¿estáis dispuestos para que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua que he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo; ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos? 16 Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. 17 He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará.
  • Significa planificar nuestro día y nuestra semana PONIENDO PRIMERO AL SEÑOR y no buscar a Cristo “si me queda un espacio” o “si me queda tiempo” (Mateo 6:31-33) No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

CONCLUSIÓN: Como hemos visto por medio de la palabra de Dios no basta con llamarnos cristianos para ser bendecidos, un verdadero cristiano es alguien que está DECIDIDO DE CORAZÓN, y es por eso que hay una pregunta muy importante: TU, ¿YA TE DECIDISTE DE CORAZÓN?