NO CREAMOS LAS MENTIRAS DEL DIABLO.

TEMA: NO CREAMOS LAS MENTIRAS DEL DIABLO.

TEXTO : 2 CORINTIOS 4:7-9 7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos

El dicho popular nos expresa una gran verdad : las apariencias engañan, no todo lo que parece es una realidad. 

Definitivamente que por todo lo que hemos enfrentado en lo que va de este año este dicho aplica perfectamente, pues muchos de nosotros si le contáramos a alguien las pruebas y dificultades por las que estamos pasando posiblemente pensarían que estamos al borde del fracaso, de la derrota y satanás siempre quiere hacernos creer que las cosas están aún peor de lo realmente están.

Tenemos que estar preparados porque satanás quiere que perdamos toda esperanza y toda paz, pero como hijos de Dios no podemos permitirlo en nuestra vida ni en nuestra familia pues así como son de reales las pruebas, los problemas y las dificultades por las que muchos estamos pasando mas real aun es el poder, la misericordia, la provisión y la protección de nuestro Dios.

Aunque satanás quiere convencernos de que estamos derrotados y que no vale la pena mantener la esperanza, nosotros como cristianos tenemos que tener la seguridad que AUNQUE APARENTEMENTE ESTEMOS DERROTADOS, PERO VERDADERAMENTE ESTAMOS EN VICTORIA.  

Ahora analicemos el texto que hemos leído y veamos el porque aunque parezca que estamos vencidos y ya no vale la pena luchar, pues eso es lo que el enemigo quiere que creamos, pero la palabra de nuestro Dios nos declara una verdad muy distinta. ¿PORQUE NO DEBEMOS CREER ESAS MENTIRAS DE SATANÁS?

I) PORQUE EL PODER NO ES NUESTRO SINO DE DIOS (VS 7) Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros

Nuestras vidas son como vasos de barro, débiles, frágiles, imperfectos, pero esos vasos de barro están llenos de algo maravilloso: El poder de nuestro Dios.

Nosotros no estamos en victoria porque seamos superhombres o supermujeres sino porque el poder del Señor está presente en nuestra vida 

Porque nuestra victoria no depende solamente de nuestra capacidad, ni de nuestro conocimiento, ni de nuestra experiencia, ni de nuestra excelente estrategia, sino de nuestro Dios que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo (1 Corintios 15:57) Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

II) PORQUE PODEMOS ESTAR ATRIBULADOS, PERO NO ANGUSTIADOS (2 CORINTIOS 4:8b) “…que estamos atribulados en todo, mas no angustiados”

En el texto el apóstol Pablo no dice que simplemente estamos atribulados sino atribulados en todo, en las finanzas, en la salud, en el matrimonio, en la familia, etc pero no estamos angustiados o desesperados por cómo resolver esos problemas.

Pero ¿porque no estamos angustiados a pesar de todo lo que estamos enfrentando?  Porque a pesar de todo lo que el enemigo quiere hacernos creer, NOSOTROS SABEMOS EN QUIÉN HEMOS CREÍDO (2 Timoteo 1:12) Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.

III) PORQUE AUNQUE ESTAMOS EN APUROS, PERO NO ESTAMOS DESESPERADOS (2 CORINTIOS 4:8B) “…en apuros, mas no desesperados”

Tenemos que saber que en el original griego esta parte del versículo dice : Oprimidos pero no exprimidos, es decir que nos habla de nuestra paciencia y capacidad para soportar las pruebas y las dificultades. 

A pesar que el enemigo nos quiere hacer creer que no vamos a soportar, que lo mejor es rendirse, nosotros no estamos desesperados porque estamos seguros que nuestro Dios conoce nuestra capacidad (1 corintios 10:13) No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

Porque confiamos en lo que nuestro Dios nos ha prometido, cuando no podamos en nuestras fuerzas, él nos dará nuevas fuerzas para que podamos seguir adelante (Isaías 40:29) El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas

IV) PORQUE AUNQUE SEAMOS PERSEGUIDOS, PERO NO ESTAMOS DESAMPARADOS ( 2 CORINTIOS 4:9) «…perseguidos, mas no desamparados«

Muchos de nosotros hoy en día estamos siendo perseguidos por muchas cosas: las deudas,  la delincuencia, los vicios, la tentación y por el pecado

Pero aunque el objetivo de satanás es que nos sintamos rodeados, indefensos y sin esperanza, pero en realidad nosotros no estamos desamparados.

Porque tenemos alguien hacia quien corremos para buscar protección y seguridad en los tiempos de aflicción (Proverbios 18:10) Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado.

Porque aunque podamos estar rodeados por enemigos poderosos, aún más poderoso es quien está con nosotros (2 REYES 6:14-17) 14 Entonces envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército, los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad.15 Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: !!Ah, señor mío! ¿qué haremos?16 El le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos.17 Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo. 

V) PORQUE AUNQUE PODEMOS CAER Y SER DERRIBADOS, PERO NO DESTRUIDOS ( 2 CORINTIOS 4:9B) “…derribados, pero no destruidos”

Tenemos que ser sinceros, muchas veces los golpes de la vida son tan fuertes que nos derriban, nos desaniman, nos duelen y nos entristecen, somos humanos, Seamos sinceros, los golpes duelen, las aflicciones deprimen y entristecen, somos carne, pero aunque podamos caer, nuestro Señor Jesucristo nos levanta cada día con su mano de poder (Isaías 41:13) Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.

Nosotros podemos tener la seguridad que aunque la vida nos derribe con sus golpes, nuestro Dios no nos dejará caídos, él nos levantará (Salmo 37:24) Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano.

Deja un comentario