ESTUDIO BÍBLICO LOS NUEVE RASGOS DEL CARÁCTER CRISTIANO II PARTE: LA PAZ Y LA PACIENCIA 

ESTUDIO BÍBLICO LOS NUEVE RASGOS DEL CARÁCTER CRISTIANO II PARTE: LA PAZ Y LA PACIENCIA 

 

TEXTO: GALATAS 5:22-23

DESCARGA EN PDF: ESTUDIO BÍBLICO LOS NUEVE RASGOS DEL CARÁCTER CRISTIANO II PARTE_ LA PAZ Y LA PACIENCIA

Este día continuamos estudiando los nueve rasgos distintivos de un cristiano verdadero, es decir el carácter de un cristiano verdadero, lo que nos hace diferentes al mundo, lo que hace que las personas puedan ver a través de nosotros a Jesús. 

 

Hoy estudiaremos dos rasgos muy importantes en la vida de todo cristiano: LA PAZ Y LA PACIENCIA. 

 

Veamos lo que nos enseña la palabra de Dios sobre estos dos rasgos del carácter de un cristiano verdadero: 

 

III) TERCER RASGO DEL CARÁCTER CRISTIANO: LA PAZ (JUAN 14:27)

 

Tenemos que comprender que la paz que Jesús está hablando no es una vida sin conflictos, una vida sin peligros, o vivir en un mundo sin guerras ni problemas.

 

Jesús nos dejó claro que en nuestra vida habrían conflictos (Juan 16:33) 

 

Jesús nos enseñó que la paz que él traía no se manifestaría en un mundo sin guerras ni conflictos sociales (Mateo 10:34-35 / Mateo 24:6) 

 

Entonces, ¿De cual paz está hablando nuestro Señor Jesús? 

 

  • Primeramente de la paz con Dios, que únicamente puede ser realidad por medio de ser declarados justos (Justificación) por medio del sacrificio realizado por Jesús en la cruz (Romanos 5:1 / Colosenses 1:20)  

 

  • Segundo, de la paz en nuestro interior (Filipenses 4:7) para el mundo la paz es la ausencia de guerra o de conflicto, para el cristiano la paz es la presencia de Dios en nuestra vida, esa paz que viene por medio de MEDITAR Y CREER en las promesas que están en su palabra (Isaías 26:3) 

 

  • Tercero, de la paz con nuestros prójimos: Nosotros hemos recibido la paz de Dios en nuestros corazones, y esa paz nos da la capacidad de estar en paz con nuestros prójimos, es por eso que nuestro Señor Jesucristo dijo que sus hijos tenían que ser reconocidos como pacificadores (Mateo 5:9) La palabra de Dios nos dice que en cuanto dependa de nosotros debemos procurar estar en paz con todos (Romanos 12:18) 

 

IV) CUARTO RASGO DEL CARÁCTER CRISTIANO: LA PACIENCIA (EFESIOS 4:1-2)

 

Definitivamente que si algo le falta a las personas en el mundo es la paciencia, cuando se les pregunta para cuando necesita algo la respuesta es “Lo necesito para ayer” eso quiere decir, no tengo tiempo para esperar, no estoy dispuesto a esperar. 

 

La impaciencia del mundo la vemos manifestada en muchas situaciones cotidianas de la vida,  desde el tráfico hasta en las relaciones personales y sentimentales, y lastimosamente la impaciencia nos lleva a actuar como necios y a comportarnos con intolerancia. (Proverbios 14:29) 

 

Pero la palabra de Dios nos enseña que los cristianos, los hijos de Dios debemos ser personas pacientes, podemos decir que la paciencia demuestra nuestra fe y nuestra confianza en Dios. 

 

La paciencia del cristiano significa esperar en el tiempo perfecto de Dios (Salmo 40:1) 

 

La paciencia del cristiano significa confiar en la bondad y la omnipotencia de nuestro Dios (Salmos 27:13) 

 

La paciencia del cristiano significa confiar en en el amor y a sabiduría de Dios (Isaias 55:8-9 / Jeremias 29:11) 

La paciencia debe ser nuestro rasgo distintivo para el trato con nuestro prójimo (Efesios 4:2) en este versículo la palabra griega es makrothumia, que significa tolerar, es decir soportar las faltas y las debilidades de nuestro prójimo.

 

El cristiano verdadero tiene la capacidad de ser paciente con su prójimo, es decir de soportar las debilidades de su prójimo, reconociendo nuestras propias debilidades (Gálatas 6:1) 

 

El cristiano verdadero tiene la capacidad de ser paciente en las diferentes circunstancias de la vida (Hebreos 12:1) la palabra griega es hupomone, que significa : firmeza, perseverancia y constancia. es decir un cristiano verdadero no se aparta cuando vienen las pruebas, no se desanima, no vuelve atrás sino que se mantiene firme en la fe.

 

Anuncios

Deja un comentario