ESTUDIO BIBLICO, LA GRATITUD III PARTE: CARACTERÍSTICAS DE UN CRISTIANO AGRADECIDO

ESTUDIO BIBLICO, LA GRATITUD III PARTE: CARACTERÍSTICAS DE UN CRISTIANO AGRADECIDO

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/11/ESTUDIO-BIBLICO-LA-GRATITUD-III-PARTE_-CARACTERISTICAS-DE-UN-CRISTIANO-AGRADECIDO.pdf

TEXTO: HEBREOS 12:28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia.

Este día terminamos el estudio Bíblico sobre la gratitud, en la cual hemos estudiado la importancia del agradecimiento en la vida de todo cristiano, las razones por las cuales debemos estar agradecidos y ahora vamos a estudiar cuales son las características de un cristiano agradecido, es decir las acciones de gratitud que tienen que estar presentes en nuestra vida por las misericordias de Dios. 

VEAMOS EN LA PALABRA DE DIOS CUÁLES SON LAS CARACTERÍSTICAS DE UN CRISTIANO AGRADECIDO

En el texto que hemos leído podemos encontrar las primeras dos características de un cristiano que tiene un corazón agradecido: 

I) UN CRISTIANO AGRADECIDO ESTÁ DISPUESTO Y DISPONIBLE PARA SERVIR AL SEÑOR (VS 28A) “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios… 

Podemos ver en este texto una frase muy importante: TENGAMOS GRATITUD, Y MEDIANTE ELLA SIRVAMOS A DIOS es decir que la gratitud es lo que nos debe motivar a servir al Señor, esto nos demuestra que nuestra principal motivación para servir al Señor no debe ser lo que nosotros queremos recibir del Señor, no debe ser el poder obtener lo que quisiéramos, sino en agradecimiento por lo que ya recibimos, por haber recibido de parte del Señor la entrada a su Reino, es decir, la vida eterna. 

Tener un corazón agradecido con Dios nos permite estar no solamente dispuestos sino también disponibles para servir al Señor, es decir no solamente tener la intención de servir, sino hacerlo de corazón con la mirada puesta en el Señor no en los hombres (Colosenses 3:23) Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres

Tener un corazón agradecido es lo que verdaderamente nos ayuda para superar nuestras propias excusas, los obstáculos, la crítica, los conflictos, que podamos enfrentar cuando le servimos al Señor.

II) UN CRISTIANO AGRADECIDO QUIERE AGRADAR A DIOS CON SU VIDA (HEBREOS 12:28) Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios AGRADÁNDOLE CON TEMOR Y REVERENCIA.

Definitivamente que cuando tenemos un corazón agradecido con alguien por lo bueno que ha sido con nosotros, buscamos la manera de agradar a esa persona, con un regalo, con un detalle especial, con un mensaje de agradecimiento, etc.

¿Cuánto más deberíamos tener en nuestro corazón el deseo sincero de agradar a aquel que dio su vida para salvar la nuestra? la palabra de Dios nos llama a reconocer la misericordia de Dios para con nosotros y por esa misericordia estar dispuestos a que nuestra vida sea un sacrificio vivo para el Señor (Romanos 12:1) Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Este versículo nos muestra que tratar de agradar a Dios en agradecimiento por su misericordia NO SERÁ FÁCIL, pues requiere que estemos dispuestos a sacrificar cosas de nuestra vida, es decir, hacerlas morir en nosotros para agradar a aquel que murió por nosotros (Colosenses 3:5-8) Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. Verdaderamente no es fácil, PERO VALE LA PENA

En los evangelios podemos ver que para agradar al Señor en agradecimiento por su misericordia el Señor quiere de nosotros un cambio en nuestro estilo de vida (Juan 8:10-11) Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

III) UN CRISTIANO AGRADECIDO OFRENDA EN LA CASA DE DIOS (JEREMÍAS 33:10-11) Así ha dicho Jehová: En este lugar, del cual decís que está desierto sin hombres y sin animales, en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, que están asoladas, sin hombre y sin morador y sin animal, 11 ha de oírse aún voz de gozo y de alegría, voz de desposado y voz de desposada, voz de los que digan: Alabad a Jehová de los ejércitos, porque Jehová es bueno, porque para siempre es su misericordia; voz de los que traigan ofrendas de acción de gracias a la casa de Jehová. Porque volveré a traer los cautivos de la tierra como al principio, ha dicho Jehová.

Tenemos que saber que nuestras ofrendas son parte importante de nuestra gratitud al Señor, pues nuestros Diezmos es la parte que le corresponde al Señor de nuestros ingresos, no es por gratitud, es por obediencia, y la obediencia nos garantiza la bendición. 

(Malaquías 3:10) Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

(Deuteronomio 14:22) Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año. 

INDEFECTIBLEMENTE: Que no puede faltar o dejar de hacerse. 

Pero las ofrendas son por gratitud, por las bendiciones y la prosperidad recibida en nuestra vida (1 Corintios 16:1-2) En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. 2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.

Para todo cristiano debería de ser motivo de alegría poder apoyar la obra de Dios sembrando en agradecimiento en la iglesia donde está siendo bendecido, alimentado y edificado (Gálatas 6:6) El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye.

IV) UN CRISTIANO AGRADECIDO COMPARTE CON OTROS LAS MARAVILLAS DEL SEÑOR POR MEDIO DE SU TESTIMONIO (MARCOS 5:18-20) Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él.19 Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti.20 Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.

Podemos ver en estos textos el momento en el cual un hombre que había estado poseído por una legión de demonios fue liberado por medio del poder del Señor y en agradecimiento este hombre quería subirse a la barca para estar con Jesús, pero él no se lo permitió, sino que le dio una comisión: “..Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti..” 

Este hombre no se quedó callado, no se guardó para sí mismo lo que Dios había hecho con él, sino que fue y les habló a todos de las maravillas que el Señor había hecho con él, de cómo fue liberado de una legión de demonios por el poder de la palabra de Jesús. 

Cada uno de nosotros que hemos experimentado en nuestra vida las maravillas del Señor NO PODEMOS QUEDARNOS CALLADOS, tenemos que compartir con otros el mensaje de esperanza, tenemos que contarles a otros lo que Dios puede hacer en la vida de toda persona que le busca y que le cree. 

En agradecimiento tenemos que hablar de las maravillas del Señor, una de las principales formas de vencer en nuestra vida el temor, la pena, la timidez, para hablar del Señor con otras personas, es el agradecimiento que hay en nuestro corazón. no podemos dejar de hablar de lo que Dios ha hecho en nuestra vida. (Hechos 4:18-20) Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús.19 Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; 20 porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.