RESOLVIENDO CONFLICTOS CON SABIDURÍA 

TEMA: RESOLVIENDO CONFLICTOS CON SABIDURÍA 

TEXTO: (PROVERBIOS 25:8-12) No entres apresuradamente en pleito, No sea que no sepas qué hacer al fin, Después que tu prójimo te haya avergonzado. 9 Trata tu causa con tu compañero, Y no descubras el secreto a otro, 10 No sea que te deshonre el que lo oyere, Y tu infamia no pueda repararse.11 Manzana de oro con figuras de plata Es la palabra dicha como conviene.12 Como zarcillo de oro y joyel de oro fino Es el que reprende al sabio que tiene oído dócil.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/10/RESOLVIENDO-CONFLICTOS-CON-SABIDURIA.pdf

FRASE: La paz no es ausencia de conflictos, es la capacidad de resolverlos por medios pacíficos. 

Definitivamente todos quisiéramos vivir una vida tranquila, sin problemas, y sin tener conflictos con nadie, pero la realidad es que vivimos rodeados de personas distintas a nosotros, y cada persona tiene su opinión, su manera de pensar, su propio carácter y temperamento, lo cual hace que se puedan producir malos entendidos, opiniones encontradas, conflictos y pleitos.

Seguramente en nuestra vida tarde o temprano enfrentaremos conflictos en nuestra propia familia, en nuestro matrimonio, con nuestros vecinos, con nuestros compañeros de trabajo, en nuestra iglesia y en los ministerios en los cuales le servimos al Señor.

Veamos algunos consejos que la palabra de Dios nos da por medio del texto que hemos leído sobre cómo podemos resolver los conflictos con sabiduría. 

I) PRIMER CONSEJO: ES MEJOR EVITAR CONFLICTOS QUE ENREDARSE EN ELLOS (VS 8) No entres apresuradamente en pleito, No sea que no sepas qué hacer al fin, Después que tu prójimo te haya avergonzado.

Tenemos que comprender que lo más sabio para nuestra vida es evitar entrar en conflictos, evitar tener pleitos y contiendas con nuestros prójimos, nosotros como cristianos debemos ser pacificadores no busca pleitos (Salmo 120:6-7) Mucho tiempo ha morado mi alma Con los que aborrecen la paz. 7 Yo soy pacífico; Mas ellos, así que hablo, me hacen guerra

Para evitar conflictos y contiendas es necesario que no nos dejemos llevar por el enojo, tenemos que aprender a controlar nuestro temperamento (Proverbios 16:32) Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad. Para no entrar en pleitos y conflictos es necesario utilizar dos elementos muy importantes: LA HUMILDAD Y LA SABIDURÍA para poder pasar por alto la ofensa (Proverbios 19:11) La cordura del hombre detiene su furor, Y su honra es pasar por alto la ofensa. eso se llama TOLERANCIA.

Antes de dejarnos llevar por el enojo y por la soberbia tenemos que reflexionar que podemos enredarnos en situaciones difíciles y complicadas de resolver, que pueden afectar no solamente a nosotros sino también a nuestra familia (Proverbios 17:14) El que comienza la discordia es como quien suelta las aguas; Deja, pues, la contienda, antes que se enrede.

II)  SEGUNDO CONSEJO: LOS CONFLICTOS SE RESUELVEN HABLANDO DE FRENTE (PROVERBIOS 25:9-10) Trata tu causa con tu compañero, Y no descubras el secreto a otro, 10 No sea que te deshonre el que lo oyere, Y tu infamia no pueda repararse.

Muchas veces cuando tenemos algún conflicto con alguien cometemos el error de que en lugar de hablar de frente directamente con la persona con la cual estamos teniendo conflictos, comenzamos a hacer más grande el problema involucrando a otras personas.

Si de algo podemos estar seguros es que los problemas no se van a resolver por medio de chismes, ni hablando mal de la otra persona, tenemos que ser sabios y seguir el consejo de nuestro Señor Jesús, PRIMERO TENEMOS QUE BUSCAR SOLUCIONAR EL CONFLICTO HABLANDO DE FRENTE (Mateo 18:15-17) Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

Lastimosamente muchas personas hacen lo contrario, primeramente se lo cuentan a toda la iglesia y en lugar de resolver el conflicto lo que hacen es enredar más la situación, TENEMOS QUE SER VALIENTES PARA HABLAR LAS COSAS DE FRENTE

Tenemos que ser sabios pues lo que decimos o lo que escribimos ya no puede regresar, ya no hay vuelta atrás (Proverbios 17:14) El que comienza la discordia es como quien suelta las aguas; Deja, pues, la contienda, antes que se enrede.

III) TERCER CONSEJO: LOS CONFLICTOS SE ARREGLAN HABLANDO, PERO DE MANERA CORRECTA (PROVERBIOS 25:11) Manzana de oro con figuras de plata Es la palabra dicha como conviene.

Hay varias maneras equivocadas de tratar de resolver los conflictos, entre ellas está la violencia, la indiferencia y la cobardía, es decir, huir sin tratar de solucionar los problemas. 

Para resolver los conflictos tanto en el matrimonio, como en la familia y en los distintos ámbitos de la vida es necesario tener la valentía de hablar, de decir las cosas, pero decirlas de una manera correcta, siendo empáticos, y siendo asertivos.

ASERTIVIDAD: se define como la habilidad que permite a las personas expresar sus emociones, sus opiniones y de defender sus derechos e ideas frente a otra persona de manera adecuada, sin hostilidad ni agresividad.

FRASE: 10% de los conflictos se deben a una diferencia de opinión, y el 90% por tomar una actitud equivocada. 

Lastimosamente muchas personas no resuelven sus conflictos porque sus palabras las usan para herir y no para restaurar, ¿de qué tipo de personas somos nosotros? (Proverbios 12:18) Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.

IV) CUARTO CONSEJO: PARA RESOLVER LOS CONFLICTOS TENEMOS QUE ESTAR DISPUESTOS A ESCUCHAR A LAS PERSONAS (PROVERBIOS 25:12) Como zarcillo de oro y joyel de oro fino Es el que reprende al sabio que tiene oído dócil.

Posiblemente los conflictos que estamos enfrentando hoy en nuestra vida podrían haber sido ya solucionados si estuviéramos dispuestos a escuchar a nuestros prójimos, si estuviéramos dispuestos reconocer que nosotros también tenemos nuestra parte de responsabilidad en el problema que estamos enfrentando. 

Lastimosamente muchos de nosotros no estamos dispuestos a escuchar porque no tenemos un oído dócil, pues nuestro corazón está lleno de soberbia y pensamos que no necesitamos escuchar a la otra parte porque solamente nosotros tenemos la razón y el único que tiene que cambiar es el otro y no nosotros. 

Y muchas veces nos comportamos como necios ni siquiera dejando hablar a la otra persona (Proverbios 18:13) Al que responde palabra antes de oír, Le es fatuidad y oprobio.

CONCLUSIÓN: Tenemos que comprender que la mejor manera de evitar y de resolver los conflictos es buscar hacer siempre la voluntad de Dios (Proverbios 16:7) Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, Aun a sus enemigos hace estar en paz con él. No se trata solamente de hacer lo que yo quiero o hacer lo que la otra persona quiere, sino preguntarnos, ¿Qué querrá el Señor que hagamos? buscar la voluntad de Dios y hacerla siempre traerá paz a nuestra vida.