LO QUE TODO CRISTIANO DEBERÍA HACER 

TEMA: LO QUE TODO CRISTIANO DEBERÍA HACER 

TEXTO: 1 CRÓNICAS 16:1-4 Así trajeron el arca de Dios, y la pusieron en medio de la tienda que David había levantado para ella; y ofrecieron holocaustos y sacrificios de paz delante de Dios. 2 Y cuando David acabó de ofrecer el holocausto y los sacrificios de paz, bendijo al pueblo en el nombre de Jehová. 3 Y repartió a todo Israel, así a hombres como a mujeres, a cada uno una torta de pan, una pieza de carne, y una torta de pasas. 4 Y puso delante del arca de Jehová ministros de los levitas, para que recordasen y confesasen y loasen a Jehová Dios de Israel.

DESCARGA EN PDF https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/10/LO-QUE-TODO-CRISTIANO-DEBERIA-HACER.pdf

En estos textos que hemos leído encontramos el momento en el cual el rey David trajo el arca del pacto a Jerusalén y la colocaron en el lugar que habían preparado para ella, el arca del pacto era lo que representaba la presencia de Dios en medio de su pueblo.

Y vemos que David ofreció holocaustos y sacrificios de paz, para procurar agradar al Señor, pero vemos en el vs 4 que David hizo algo muy especial: Puso ministros de los levitas para hacer TRES COSAS MUY IMPORTANTES: RECORDAR, CONFESAR Y LOAR A JEHOVÁ DIOS DE ISRAEL

Esas tres cosas tan especiales que hizo David son verdaderamente tres actitudes que todos nosotros como cristianos deberíamos tener en nuestra vida para con nuestro Dios. 

Veamos cada una de ellas y apliquémoslas a nuestra vida cristiana:  

I) COMO CRISTIANOS DEBEMOS RECORDAR SIEMPRE LO QUE DIOS HA HECHO POR NOSOTROS (DEUTERONOMIO 6:12) cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

En la palabra de Dios encontramos muchos llamados para su pueblo a no olvidar lo que Dios había hecho por ellos, para que su pueblo haga memoria de las maravillas que el Señor ha hecho en favor de ellos a través de la historia. 

Y esos llamados a recordar y a no olvidar se debe a que lastimosamente nosotros olvidamos muy pronto lo que el Señor ha hecho en nuestra vida (Salmos 106:13) Bien pronto olvidaron sus obras; No esperaron su consejo. y por olvidar pronto lo que el Señor hizo por nosotros, por olvidar sus maravillas en nuestra vida, es por lo que volvemos atrás, por lo que abandonamos nuestra iglesia, y dejamos los ministerios que el Señor nos había dado. 

Es por eso que el Señor hoy nos hace un llamado directo a nuestra vida: CUIDATE DE NO OLVIDARTE DE JEHOVÁ TU DIOS, pues cuando nos olvidamos del Señor y de las maravillas que él ha hecho en nuestra vida es cuando nos sentimos angustiados por las circunstancias de la vida, es cuando nos sentimos tristes y sin esperanza, pues se nos olvida lo que nuestro Dios nos ha prometido (Isaías 41:10) No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia

Tenemos que recordar todas las veces que nuestro Dios nos ha ayudado, y lo hará otra vez!

II) COMO CRISTIANOS TENEMOS QUE CONFESAR SIEMPRE AL SEÑOR CON NUESTRA VIDA (LUCAS 12:8) Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios;

Esto es algo que muchas veces dejamos de lado, que casi no se menciona, pero es algo básico en la vida de todo cristiano, estamos hablando de LA CONFESIÓN DE NUESTRA FE

Pero ¿qué es la confesión de fe? Es la manifestación pública de nuestra fe en Dios, es demostrar con palabras pero principalmente con nuestra propia vida que hemos creído en Cristo Jesús y que es nuestro Rey y Señor.

Como cristianos tenemos que estar dispuestos a confesar nuestra fe en todo momento y en todo lugar con valor, debemos estar dispuestos a declarar que somos hijos de Dios, y proclamar que el Señor es el único medio de salvación y de esperanza para el mundo. 

Para poder hacer eso tenemos que recordar las valientes palabras del apóstol Pablo (Romanos 1:16) Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego

Pero principalmente tenemos que comprender que esas palabras no deben ser únicamente las palabras del apóstol Pablo, sino que tienen que ser las palabras de cada uno de nosotros como hijos de Dios, que no nos avergoncemos nunca de declarar que somos hijos de Dios y que no nos avergoncemos de predicar de Cristo a otras personas. 

Nuestra vida debe reflejar al Señor con nuestras acciones, con nuestras palabras, con nuestras actitudes, de tal manera que sea como un aroma que no todos notan, como un aroma que no puede ser ocultado (2 Corintios 2:14-15) Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. 15 Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden 

III) COMO CRISTIANOS DEBEMOS SIEMPRE LOAR A DIOS EN NUESTRA VIDA (SALMOS 48:10) Conforme a tu nombre, oh Dios, Así es tu loor hasta los fines de la tierra; De justicia está llena tu diestra.

Quizás la palabra LOAR nos puede parecer un poco extraña o desconocida, pero loar significa darle loor a alguien, es decir darle alabanza, rendirle honor, elogiar a alguien por sus cualidades y méritos.

Nosotros como cristianos no debemos permitir las palabras de murmuración y de queja en nuestra boca, aunque no comprendamos lo que el Señor está haciendo en nuestra vida. 

Debemos confiar que aunque no comprendamos lo que el Señor está haciendo él tiene un propósito bueno para nuestra vida (Romanos 8:28)Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados