BOSQUEJO CORTO: EL REINO DE LOS CIELOS NO ES PALABRA SINO PODER

TEMA: EL REINO DE LOS CIELOS NO ES PALABRA SINO PODER

TEXTO: 1 CORINTIOS 4:19-20 Pero iré pronto a vosotros, si el Señor quiere, y conoceré, no las palabras, sino el poder de los que andan envanecidos.20 Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/09/EL-REINO-DE-LOS-CIELOS-NO-ES-PALABRA-SINO-PODER.pdf

Muchos cristianos somos buenos para las palabras de fe, para las palabras que declaran que tenemos un Dios grande, para las palabras que declaran que tenemos un Dios todopoderoso.

Es decir que son cristianos que se pueden comparar con los que están en las esquinas del ring de boxeo dándole indicaciones a los que están peleando, los cuales le gritan que levante la guardia, que se cubra la cabeza, que ataque con la izquierda, etc. Ellos gritan, dan indicaciones, dicen cómo hay que pelear, pero los que están recibiendo los golpes, los que están enfrentando la pelea son otros. 

Es por eso que muchas veces el Señor tiene que tratar directamente con nosotros, para que no seamos cristianos de “la esquina” de los que solo tienen palabras para los demás, sino que podamos experimentar el poder de Dios en nuestra vida para enfrentar nosotros mismos las batallas de la vida. 

I) MUCHAS VECES PASAR DE LAS PALABRAS AL PODER NOS PUEDE DESALENTAR (JOB 4:3-5) He aquí, tú enseñabas a muchos, Y fortalecías las manos débiles; 4 Al que tropezaba enderezaban tus palabras, Y esforzabas las rodillas que decaían. 5 Mas ahora que el mal ha venido sobre ti, te desalientas; Y cuando ha llegado hasta ti, te turbas. Verdaderamente es más fácil decirle a otros lo que tienen que hacer en la dificultad, decirles que tienen que hacer cuando vienen los golpes de la vida, pero cuando los golpes somos nosotros los que los estamos recibiendo es diferente, es el momento de aplicar esas palabras a nuestra propia vida, es el momento de aplicar la receta que le hemos recomendado a otros a nuestra propia vida, a nuestro propio dolor. 

II) NECESITAMOS PASAR DE LAS PALABRAS AL PODER PARA LEVANTARNOS CUANDO HEMOS CAÍDO (SALMO 37:24) Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano. Muchos somos buenos para dar palabras de ánimo, somos buenos para motivar a los hermanos que se han apartado o que han caído en pecado para que sigan adelante, pero en este problema que ha venido a tu vida, cuando eres tu el que se siente desanimado, cuando eres tú el que siente que ya no puede seguir, es necesario que pases de la palabra de ánimo, y usar el poder de Dios que están en nosotros para levantarnos y seguir adelante tomados de la mano del Señor. 

III) NECESITAMOS PASAR DE LAS PALABRAS AL PODER PARA SOPORTAR LA TENTACIÓN (SANTIAGO 1:12) Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Muchos cristianos somos expertos en decirle a los demás que se aparten de aquellas cosas que les están destruyendo, somos expertos para señalar y condenar los pecados de los demás, pero tenemos que pasar de las palabras al poder para soportar NUESTRA TENTACIÓN y poder vencer NUESTROS PECADOS

IV) NECESITAMOS PASAR DE LAS PALABRAS AL PODER PARA CAMBIAR EL “USTED DEBERÍA HACER ESTO ” POR ÉL “ESTO ES LO QUE TENGO QUE HACER EN MI VIDA” (MATEO 23:2-4) En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. 3 Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen. 4 Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. Es fácil dar indicaciones sobre lo que los demás “Deberían” hacer, pero el Señor quiere que pasemos de las palabras al poder para aplicar esos consejos primeramente en nuestra propia vida.