EL A,B,C DE UN FRACASO

TEMA: EL A,B,C DE UN FRACASO

TEXTO: LUCAS 15:11-16 También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/08/EL-ABC-DE-UN-FRACASO.pdf

Este dia por medio de esta tan conocida parábola vamos a reconocer cuales son las principales causas del fracaso en la vida de un cristiano, en cualquier área de nuestra vida.

Pero definamos primeramente que es un FRACASO: Es el resultado adverso o negativo en algo que se esperaba que saliera bien.

En nuestra vida hay muchas decisiones que tomamos esperando que nos vaya bien, pero en realidad vamos rumbo al fracaso, pues al igual que el hijo pródigo en nuestra vida estamos siguiendo al pie de la letra el A,B,C del fracaso, ¿CUÁL ES EL A,B,C DE UN FRACASO? Veamos la respuesta en el texto que hemos leído: 

I) ALEJARNOS DE NUESTRO DIOS (VS 11-14) También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.

En la casa de su padre a este joven no le hacía falta nada, todo lo tenía, pero lastimosamente no lo reconoció. 

Pero el fracaso de la vida de este joven comenzó cuando se alejó de su padre, no fue por sus amigos, ni por sus vicios, sino cuando tomó la decisión de alejarse de su padre. 

Ese muchacho, cuando ya había fracasado, reconoció que en la casa de su padre nada le faltaba, y que fue un error alejarse de él (Vs 17) Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

APLIQUEMOS ESTO A NUESTRA VIDA (JEREMÍAS 2:19) Tu maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán; sabe, pues, y ve cuán malo y amargo es el haber dejado tú a Jehová tu Dios, y faltar mi temor en ti, dice el Señor, Jehová de los ejércitos.

El fracaso en la vida de un cristiano, al igual que el hijo pródigo, comienza cuando nos alejamos de nuestro Dios, porque no reconocemos todas las bendiciones que el Señor nos ha dado (Salmo 103:1-5) Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. 2 Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. 3 El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; 4 El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; 5 El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.

El primer síntoma de nuestro alejamiento de Dios es que vamos abandonando poco a poco nuestra iglesia, y lastimosamente nos alejamos cuando el Señor nos ha sacado del desierto, cuando nos ha dado su bendición (Jeremías 2:2) Anda y clama a los oídos de Jerusalén, diciendo: Así dice Jehová: Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada.

II) BUSCAR AYUDA EN LOS HOMBRES Y NO EN DIOS (LUCAS 15:14-15) Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.

Cuando ese joven se alejo de la casa de su padre tuvo que enfrentar dos realidades de la vida:

  1. Todo lo material se termina, todo se acaba
  1. Las circunstancias cambian y no las podemos controlar.

Pero lastimosamente ese muchacho a pesar que estaba viviendo en fracaso, a pesar que todo lo había perdido, tomó otra decisión equivocada: BUSCAR AYUDA EN UN HOMBRE DE “AQUELLA TIERRA” no volvió a la casa de padre, sino que buscó ayuda en los hombres. 

Y podemos ver que ese hombre de “Aquella tierra” en lugar de ayudarlo terminó de hundirlo, pues lo mandó a apacentar cerdos. 

APLIQUEMOS ESTO A NUESTRA VIDA: (JEREMÍAS 17:5) Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Apartarnos de nuestro Dios, alejarnos de nuestro Padre Celestial y creer que los hombres “de aquella tierra” nos van a ayudar es un error.

Poner nuestra esperanza y nuestra confianza en la ayuda de los hombres en lugar de ayudarnos nos terminará de hundir, en amargura, en tristeza, el desánimo, en depresión, (Isaías 31:3) Y los egipcios hombres son, y no Dios; y sus caballos carne, y no espíritu; de manera que al extender Jehová su mano, caerá el ayudador y caerá el ayudado, y todos ellos desfallecerán a una.

III) CREER QUE LEJOS DE DIOS ENCONTRAREMOS ALGO QUE PUEDA LLENAR ÉL VACÍO DE NUESTRO CORAZÓN (LUCAS 15:16) Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba

El estómago de ese muchacho estaba vacío y nadie le dio algo para llenarlo, ni una tan sola algarroba ¿Cuanto menos podía encontrar algo que llenara su corazón vacío de amor, de esperanza y de gozo? 

El fracaso más grande en la vida de un cristiano es tratar de encontrar algo que pueda llenar su corazón estando lejos del Señor. 

Pues solamente nuestro Dios puede llenar el corazón y el alma de cada uno de nosotros (Juan 6:35) Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

CONCLUSIÓN: Comienza a dejar hoy atrás tu fracaso, toma la mejor decisión, levántate y vuelve hoy a la casa de tu Padre Celestial.