JESUS, EL REGALO MÁS MARAVILLOSO DE NUESTRO DIOS 

TEMA: JESUS, EL REGALO MÁS MARAVILLOSO DE NUESTRO DIOS 

TEXTO: 1 JUAN 4:9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/08/JESUS-EL-REGALO-MAS-MARAVILLOSO-DE-NUESTRO-DIOS.pdf

Si este dia alguien nos preguntara cuál ha sido el mejor regalo que hemos recibido en nuestra vida, ¿que responderiamos? posiblemente podamos recordar algún regalo que alguien nos dio que podamos considerar que ha sido algo extraordinario, pero este día vamos a reconocer cual es verdaderamente el regalo más maravilloso, el regalo más extraordinario que alguien puede recibir en su vida. 

Sin lugar a ninguna duda el regalo más maravilloso y extraordinario que podemos recibir en nuestra vida viene de parte de Dios, y ese regalo es ¡JESÚS!

VEAMOS POR MEDIO DE LA PALABRA DE DIOS PORQUE JESÚS ES EL REGALO MÁS MARAVILLOSO QUE ALGUIEN PUEDE RECIBIR: 

I) PORQUE ES UN REGALO QUE  DA VIDA A LOS MUERTOS (Efesios 2:1) Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

Jesús es el único que puede darle vida a los que están muertos, pero ¿de cuales muertos estamos hablando? DE NOSOTROS MISMOS, nosotros antes de recibir a Jesús en nuestra vida estábamos muertos y sin esperanza, estábamos muertos espiritualmente en nuestros delitos y pecados. 

Pero cuando Jesús vino a nuestro corazón nos dio primeramente vida eterna (1 Juan 5:11) Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.

Jesús no vino a maquillar a los muertos para que no se vean tan mal, como lo hace la religiosidad, él vino a resucitar, a dar vida a los que estaban muertos espiritualmente en delitos y pecados. 

Y también nos ha dado vida abundante (Juan 10:10) El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Nos ha dado una vida abundante de paz, de gozo, de esperanza y de poder.

Es una vida abundante porque es una vida que no la tenemos que ir a buscar en una fiesta, o en un vicio, o en la diversión, o en los placeres, es una vida que está fluyendo abundantemente desde nuestro interior, desde nuestro corazón (Juan 7:37-38) En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

II) PORQUE ES UN REGALO QUE NOS LIBERTA DE LA ESCLAVITUD (JUAN 8:34) Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.

Antes de recibir a Jesús como Señor y salvador de nuestra vida no solamente estábamos muertos en delitos y pecados sino que también éramos esclavos del pecado. 

Pero cuando Jesús viene a nuestra corazón él trae verdadera libertad a nuestra vida (Juan 8:36) Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres. 

Esa libertad que ya fue pagada por nuestro Señor Jesucristo con su sangre en la cruz del calvario, esa libertad que se llama REDENCIÓN (Hebreos 9:12) y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

Nuestro Dios compró nuestra libertad pagando un precio muy alto: la  sangre de su hijo Jesucristo (1 Corintios 6:20) Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Ahora somos verdaderamente libres para vivir una vida que adore a Dios, para vivir una vida que le de alabanza, somos libres para presentar nuestra vida en sacrificio vivo agradable a nuestro Dios en agradecimiento por su misericordia (Romanos 12:1) Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

III) PORQUE ES UN REGALO QUE NOS LIBERA DEL CASTIGO (ISAÍAS 53:5) Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Tenemos que comprender que somos pecadores, somos culpables delante de Dios, no hay manera que podamos declararnos inocentes, y ese pecado tiene como castigo la muerte eterna, es decir la condenación eterna (Romanos 6:23) Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Pero en la cruz nuestro Señor Jesucristo soportó el castigo que nos correspondía a cada uno de nosotros, él murió en lugar de nosotros, él recibió el juicio y la ira de Dios en lugar nuestro, y resucitó al tercer dia, para que todos los que lo reciben no sufran el castigo sino que reciban la vida eterna (Romanos 8:1) Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

IV) PORQUE ES UN REGALO QUE NOS DA LA OPORTUNIDAD DE SER HIJOS DE DIOS (JUAN 1:12) Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

Desde el momento que recibimos a Jesucristo como Señor y salvador de nuestra vida somos recibidos en la familia de Dios (Efesios 2:19) Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,

Es decir que desde el momento que recibimos ese maravilloso regalo tenemos un Padre Celestial que cuida de nosotros y de nuestras necesidades (Mateo 6:31-32) No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

Desde el momento que recibimos a Jesús en nuestro corazón tenemos un Padre que nos da buenas cosas para nuestra vida (Mateo 7:11) Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Desde el momento que recibimos a Jesús en nuestra vida tenemos un Padre Celesitial que está preparando lugar para nosotros, para que estemos con él para toda la eternidad (Juan 14:2-3) En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

CONCLUSIÓN: Ya vimos el porqué decimos que Jesús es el regalo más maravilloso que alguien puede recibir, ahora la pregunta más importante es: ¿YA RECIBISTE ESE REGALO? qué estás esperando para recibir el regalo, INVITA HOY A JESÚS A TU VIDA.