LO QUE DIOS NOS HA DADO Y LO QUE QUIERE DE NOSOTROS

TEMA: LO QUE DIOS NOS HA DADO Y LO QUE QUIERE DE NOSOTROS

TEXTO: HEBREOS 12:28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;

¿Alguna vez nos hemos puesto a reflexionar sobre lo que Dios nos ha dado? Seguramente no terminaremos de llenar una lista de todas las bendiciones que recibimos del Señor todos los días en nuestra vida, en nuestra familia, en nuestros hijos, en nuestro matrimonio, en nuestras finanzas, en nuestra salud, etc La palabra de Dios nos declara que él suplirá todas nuestras necesidades. (Filipenses 4:19) Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Pero el texto que hemos leído para comenzar nos permite reconocer y comprender lo que también Dios nos ha dado y que seguramente muchos no agradecemos: Dios nos ha dado UN REINO INCONMOVIBLE. es decir que nuestro Dios por medio de Jesucristo nos ha dado acceso por gracia a su Reino Celestial, y no solamente tenemos entrada a su Reino, sino que nos ha hecho parte de su familia, es decir que ahora también somos hijos del Rey (Gálatas 4:6-7) Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre! 7 Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

Y por ser hijos del Rey, tenemos acceso directo y con confianza al trono de la gracia de nuestro Dios (Hebreos 4:16) Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Ya reflexionamos sobre lo que Dios nos ha dado, ahora veamos qué es lo que Dios quiere de nosotros (Hebreos 12:28) Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, TENGAMOS GRATITUD, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;

El Señor no espera de nosotros promesas o compromisos tomados a la ligera, el Señor no espera de nosotros perfección, porque sabe que somos pecadores, pero él espera de cada uno de nosotros GRATITUD por todas las bendiciones espirituales y materiales que nos ha dado. 

¿Qué es la gratitud? Es el sentimiento de estima y reconocimiento que una persona tiene hacia quien le ha hecho un favor o prestado un servicio por el cual desea corresponder.

Si hemos reconocido en nuestra vida todas las bendiciones que de nuestro Dios hemos recibido, tenemos que preguntarnos ¿Cómo puedo expresarle al Señor mi gratitud? En la palabra del Señor encontramos la respuesta.

Veamos por medio de la palabra de Dios cómo podemos expresar nuestra gratitud a aquel que nos ha dado lo mejor para nuestra vida: 

I) RECONOCIENDO QUE EL PRINCIPAL AGRADECIMIENTO DEBE SER CON NUESTRA PROPIA VIDA (ROMANOS 12:1) Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Nuestra vida misma debe ser la primera muestra o expresión de agradecimiento para nuestro Dios.

El texto nos invita a usar nuestra razón para reconocer las misericordias de Dios en nuestra vida y en agradecimiento a esa misericordia debemos presentar nuestro cuerpo en sacrificio vivo para él. 

¿Qué significa ser un sacrificio vivo? Significa tomar nuestra cruz todos los días y por gratitud estar dispuestos a doblegar nuestra voluntad a la del Señor (Lucas 9:23) Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

Significa que en agradecimiento a nuestro Dios procuraremos de todo corazón hacer morir en nuestra vida aquellas cosas que no le agradan a Dios (Colosenses 3:5-8) Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

Significa servirle con amor, con el objetivo primeramente de agradar a Dios, no solamente con la intención de recibir milagros y bendiciones (Hebreos 12:28) Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella SIRVAMOS A DIOS AGRADÁNDOLE CON TEMOR Y REVERENCIA;

II) VALORANDO LO QUE DIOS NOS HA DADO (SANTIAGO 1:17) Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Muchos cristianos no tienen gratitud en sus corazones porque menosprecian lo que Dios les da, y en lugar de agradecimiento lo que hay en sus bocas es solamente QUEJAS. 

Para valorar lo que Dios nos da primeramente tenemos que reconocer que nuestro Dios nunca da cosas malas, todo lo que él hace y nos da es bueno para nuestra vida, debemos dejar de quejarnos y comenzar a darle gracias a Dios por todo lo que él nos da aun sin merecerlo.

Valoremos a nuestros hijos, no solo cuando están enfermos o cuando se han ido.

Valoremos a nuestra familia, no solamente cuando ya es muy tarde y la hemos perdido.

Valoremos nuestro trabajo, nuestro negocio, nuestra casa, etc, reconozcamos que muchas personas quisieran tener lo que Dios nos ha dado a nosotros en su misericordia. 

III) CUIDANDO LO QUE DIOS NOS HA DADO (PROVERBIOS 27:18) Quien cuida la higuera comerá su fruto, Y el que mira por los intereses de su señor, tendrá honra.

Tenemos que reconocer que nuestro Dios nos ha dado higueras para que produzcan frutos de bendición para nuestra vida, pero tenemos que cuidarlas. Ser agradecidos con el Señor significa CUIDAR lo que él nos ha dado

¿Cuáles son esas higueras que el Señor nos ha dado? Una higuera es todo aquello que el Señor nos da para que tengamos fruto para bendición de nuestra familia y también para su gloria. 

DIOS TE HA DADO UN MINISTERIO, cuidalo, aprecialo, reconoce que Dios te lo ha confiado, no lo veas como una carga, sino como un privilegio. 

DIOS TE HA DADO UN EMPLEO O UN NEGOCIO, cuídalo, no seas irresponsable, esfuérzate, sé diligente, no digas cuando lo pierdas que fue por culpa de alguien mas si no cuidaste la higuera que Dios te había confiado.

CONCLUSIÓN: Después de reflexionar sobre lo que nos dice la palabra de Dios podemos responder con sinceridad una pregunta muy importante: ¿Estamos siendo agradecidos con nuestro Dios? Si nos hemos dado cuenta que no estamos siendo agradecidos con el Señor, hoy debemos tomar la decisión de vivir con gratitud para nuestro Dios por todo lo que él nos ha dado.