BOSQUEJO CORTO: PALABRAS DE CONSUELO Y DE RESTAURACIÓN PARA EL PUEBLO DE DIOS

TEMA: PALABRAS DE CONSUELO Y DE RESTAURACIÓN PARA EL PUEBLO DE DIOS

TEXTO: ISAIAS 40:1-5 Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios. 2 Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano de Jehová por todos sus pecados. 3 Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. 4 Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane. 5 Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado.

En los tiempos que estamos viviendo parecería que nos estamos acostumbrando a las malas noticias, a escuchar palabras de angustia, de enfermedad, de crisis, y nuestro corazón se va llenando y cargando de tristeza y preocupación. 

Pero el Señor tiene para su pueblo palabras de consuelo, y también palabras de restauración para cada uno de nosotros, veamos en el texto que hemos leído para comenzar cuáles son esas palabras de consuelo y de restauración que el Señor tiene para nosotros. 

I) NUESTROS PROBLEMAS Y ANGUSTIAS TIENEN FECHA DE VENCIMIENTO (VS 2A) Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces QUE SU TIEMPO ES YA CUMPLIDO Tenemos que confiar que todas las dificultades que estamos enfrentando tienen un principio y también tendrán un final, esto también pasará, solamente tenemos que aprender a confiar, a esperar y a depender de nuestro Dios, tenemos que aprender a ser pacientes para esperar el tiempo de Dios en nuestra vida. (Salmos 40:1) Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.

II) NUESTROS ERRORES Y PECADOS HAN SIDO PERDONADOS (ISAIAS 40:2B) Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, QUE SU PECADO ES PERDONADO; Posiblemente una de las causas de nuestra tristeza es la culpabilidad de nuestro corazón por haberle fallado al Señor, por haber vuelto atrás en algo que dijimos que nunca más volveríamos, pero el Señor nos consuela con sus palabras, sí, es verdad que fallamos, sí, es verdad que pecamos, pero nuestro Dios nos ha perdonado, él ha limpiado nuestros pecados con la sangre bendita de su hijo. (1 Juan 1:7) pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

III) NUESTRO TIEMPO DE DISCIPLINA HA TERMINADO (ISAIAS 40:2C) Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; QUE DOBLE HA RECIBIDO DE LA MANO DE JEHOVÁ POR TODOS SUS PECADOS. Tenemos que saber que muchos de los tiempos difíciles que hemos vivido es porque el Señor está trabajando en nuestra vida, son tiempos de disciplina a causa de nuestro pecado, pero también el Señor nos dice que su disciplina no dura para siempre, él es Dios de nuevas oportunidades, de nuevos tiempos, es el momento de levantarnos y comenzar de nuevo tomados de la mano del Señor, para no volver atrás (Juan 8:10-11) Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

Deja un comentario