¿CÓMO PERMANECER EN EL CAMINO DE DIOS?

 TEMA: ¿CÓMO PERMANECER EN EL CAMINO DE DIOS?

TEXTO: JUAN 15:4-5 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

En este texto nuestro Señor Jesucristo nos deja claro que si verdaderamente queremos tener una vida cristiana fructífera y bendecida tenemos que permanecer en él , permanecer en sus caminos, no alejarnos de él porque separados de él nada podemos hacer. 

Pero lastimosamente estamos en la época del año en la cual muchos cristianos que iniciaron con mucho ánimo y emoción poco a poco se van desanimando y se apartan, ya no se congregan, y se enfrían espiritualmente. 

Es por eso que es muy importante que como cristianos podamos comprender ¿Qué necesito para no apartarme? ¿Cómo puedo permanecer en los caminos de Dios? 

I) NECESITAMOS TENER UN CORAZÓN AGRADECIDO (SALMO 100:4) Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre.

Verdaderamente que uno de los principales motivos para permanecer en los caminos de Dios tiene que ser la gratitud que hay en nuestro corazón, es decir reconocer todo lo bueno que el Señor ha sido con nosotros.

Lastimosamente a muchos de nosotros rápidamente se nos olvida todo lo que Dios ha hecho a nuestro favor, su misericordia, su ayuda, y sus favores hacia nuestra vida y nuestro corazón se vuelve ingrato para con el Señor, es por eso que la palabra de Dios nos hace un llamado a no olvidar todos los beneficios que el Señor ha hecho en nuestra vida (Salmo 103.1-5) Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. 2 Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. 3 El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; 4 El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; 5 El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.

II) NECESITAMOS RECONOCER QUE NOS PUEDEN DECEPCIONAR Y FALLAR LAS PERSONAS PERO NO NUESTRO DIOS (JEREMÍAS 2:4-5) Oíd la palabra de Jehová, casa de Jacob, y todas las familias de la casa de Israel. 5 Así dijo Jehová: ¿Qué maldad hallaron en mí vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y se hicieron vanos?

No podemos negar que muchas personas se apartan de la iglesia y de los caminos del Señor por el mal testimonio de los hermanos de su iglesia, por las debilidades de los demás, por sus actitudes negativas.

Y no podemos negar que muchas veces nos llegamos a sentir muy decepcionados cuando un hermano o una hermana en Cristo tiene actitudes negativas en contra nuestra, cuando murmuran de nosotros, cuando no nos toman en cuenta, etc (Salmo 55:12-14) Porque no me afrentó un enemigo, Lo cual habría soportado; Ni se alzó contra mí el que me aborrecía, Porque me hubiera ocultado de él; 13 Sino tú, hombre, al parecer íntimo mío, Mi guía, y mi familiar; 14 Que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, Y andábamos en amistad en la casa de Dios.

Por esa causa muchos cristianos se apartan, toman la decisión de ya no congregarse, toman la decisión de alejarse de los caminos de Dios, porque alguien de la iglesia les falló, porque alguien de la iglesia los decepcionó, pero ¿EN QUE TE FALLO EL SEÑOR?  (Jeremías 2:5) Así dijo Jehová: ¿Qué maldad hallaron en mí vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y se hicieron vanos?  

III) NECESITAMOS LLEGAR A SER BUENOS SOLDADOS DE JESUCRISTO (2 TIMOTEO 2:3) Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.

En Guatemala hay un grupo élite del ejército, su nombres es los Kaibiles, son buenos soldados, preparados para todo, dispuestos a todo, y su lema es: SI AVANZO, SÍGUEME; SI ME DETENGO, APRÉMIAME; SI RETROCEDO, MÁTAME.

Ser un buen soldado de Jesucristo es aquel que a pesar de las penalidades, a pesar de los problemas, a pesar de la crítica, a pesar de las debilidades de los demás, HA DECIDIDO NO VOLVER ATRÁS. 

Un buen soldado tiene su mirada puesta en el objetivo, y un buen soldado de Jesucristo tiene la mirada puesta en él (Hebreos 12:1-2) Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

No pongamos nuestra mirada en las debilidades de nuestros prójimos, sino en el galardón que nuestro Señor Jesucristo tiene preparado para nosotros. (Hebreos 11:26) teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

IV) NECESITAMOS SER SABIOS PARA RECONOCER QUE NO VALE LA PENA APARTARNOS DE LOS CAMINOS DEL SEÑOR (2 PEDRO 2:21-22) Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. 22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Tenemos que tener bien claro que no es lo mismo los errores que cometimos en nuestra vida por ignorancia, porque no conocíamos al Señor ,porque no conocíamos su palabra, a los errores que cometemos teniendo conocimiento de la palabra del Señor y conociendo su voluntad.  (Lucas 12:48) Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.

Cuando volvemos atrás voluntariamente después de haber conocido y experimentado la bondad y la misericordia del Señor, quedamos expuestos ya no a la ira de Dios, sino a su amor de padre manifestado en disciplina para nuestra vida (Proverbios 3:12) Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.

CONCLUSIÓN: Este dia el Señor nos ha enseñado por medio de su palabra que necesitamos para no apartarnos de sus caminos, para no volver atrás en nuestra vida cristiana, ahora la decisión está en cada uno de nosotros para permanecer firmes y constantes creciendo cada dia en los caminos de nuestro Dios (1 Corintios 15:58) Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.