JOVEN, HOY ES TU TIEMPO

TEMA: JOVEN, HOY ES TU TIEMPO

TEXTO: ECLESIASTES 11:9 Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios.

Si este día alguien nos preguntara ¿Cómo fue tu tiempo de juventud? ¿que responderiamos? Quizás muchos responderían que fueron años maravillosos, de diversión y de alegría, otros quizás dirían que fueron tiempos difíciles, tiempos en los cuales cometieron muchos errores, etc. 

Pero tenemos que saber que la verdadera respuesta sobre cómo vivimos nuestra juventud la tiene NUESTRO PRESENTE, ya que lo hoy somos como adultos es reflejo directo de lo que hicimos, de las decisiones que tomamos en nuestra etapa de adolescencia y juventud.

Es por eso que este mensaje es para los adolescentes y jóvenes de hoy, para que puedan comprender y reconocer la importancia de este tiempo en sus vidas pues de este tiempo depende en gran medida su futuro. 

PRIMERAMENTE HAY ALGO QUE TODO JOVEN TIENE QUE RECONOCER: LA JUVENTUD ES FUGAZ Y SI NO SE APROVECHA VIENEN AÑOS DE FRUSTRACIÓN (ECLESIASTÉS 12:1)  Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;

Definitivamente que es muy triste vivir una vida en la cual tengamos que llegar a los años en los cuales no hay contentamiento, sino frustración, enojo, depresión, a causa de las malas decisiones que tomamos, a causa del tiempo y de las oportunidades perdidas en la juventud. 

El tiempo de la juventud es un tiempo relativamente corto, DIEZ AÑOS, que comprenden desde los 15 hasta los 25 años en la vida de toda persona, pero es en estos años en los cuales se define gran parte de los siguientes años de nuestra vida.

Es por eso que es en este tiempo en los cuales todo joven debe hacer dos cosas muy importantes: BUSCAR A DIOS Y DEJARSE GUIAR POR ÉL , para poder tomar decisiones sabias guiadas por el Espíritu Santo. (Job 12:12-13) En los ancianos está la ciencia, Y en la larga edad la inteligencia. 13 Con Dios está la sabiduría y el poder; Suyo es el consejo y la inteligencia.

Es por eso que hoy podemos decir: JOVEN HOY ES TU TIEMPO

I) ES TU TIEMPO DE INVERTIR (EFESIOS 5:15-16) Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.  

Si tu tienes metas y sueños tienes que invertir en ellos, y la primera forma de invertir en tus sueños y metas es aprovechando el tiempo estudiando, preparándote académicamente lo más que puedas. 

Invierte tu tiempo en todo aquello que traerá ganancias de bendición a tu vida, invierte el tiempo de tu vida en Dios, en tus estudios, en obedecer y honrar a tus padres pues haciendo eso estás invirtiendo para tener un buen futuro (Efesios 6:2-3) Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; 3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. De nada sirve ser un excelente estudiante si eres rebelde y ofensivo con tus padres. 

Se sabio para invertir lo que materialmente tus padres o tu familia te provee, quizás eres un joven o una señorita que tiene sus padres en el extranjero y recibes dinero que tus padres han ganado con mucho esfuerzo, valora y agradece el esfuerzo de tus padres, no malgastes la bendición que Dios te da, invierte sabiamente para tu futuro (Eclesiastés 5:13-14) Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por sus dueños para su mal; 14 las cuales se pierden en malas ocupaciones, y a los hijos que engendraron, nada les queda en la mano.

II) ES TU TIEMPO DE EDIFICAR (PROVERBIOS 24:3-4) Con sabiduría se edificará la casa, Y con prudencia se afirmará; 4 Y con ciencia se llenarán las cámaras De todo bien preciado y agradable.

La juventud como ya lo dijimos es el tiempo principal para poder edificar nuestro futuro, es el tiempo para edificar un buen matrimonio, para edificar una buena familia, para edificar una buena economía familiar, para edificar una profesión, para edificar un buen empleo o emprender un buen negocio. 

Pero ¿Qué tenemos que hacer cuando somos jóvenes para poder edificar todo eso? TENEMOS QUE APARTARNOS DE LOS QUE NOS DESTRUYE (PROVERBIOS 31:2-4) ¿Qué, hijo mío? ¿y qué, hijo de mi vientre? ¿Y qué, hijo de mis deseos? 3 No des a las mujeres tu fuerza, Ni tus caminos a lo que destruye a los reyes. 4 No es de los reyes, oh Lemuel, no es de los reyes beber vino, Ni de los príncipes la sidra; En este texto se nos habla de lo que puede destruir a los reyes, y es también lo que puede destruir la vida de un joven, lo que puede destruir su futuro: RELACIONES CON PERSONAS EQUIVOCADAS Y VICIOS. 

En nuestra vida tenemos que tener muy claro que todo lo que no nos suma, NOS RESTA,  y todo lo que no nos edifica, NOS DESTRUYE, no puedes edificar un buen matrimonio y una buena familia si estas con la persona equivocada, no puedes edificar una buena economía personal y familiar si estás destruyendo tu vida con vicios y adicciones, no puedes triunfar en la vida si te rodeas de personas fracasadas que no quieren hacer nada en la vida. 

III) ES TU TIEMPO DE ESFUERZO (PROVERBIOS 20:29) La gloria de los jóvenes es su fuerza, Y la hermosura de los ancianos es su vejez. 

Hay una frase muy conocida que dice: TODO EN LA VIDA CUESTA, y es una realidad, todo lo que verdaderamente vale la pena no es fácil, requiere esfuerzo y sacrificio.

Es por eso que nuestro Dios ha puesto en los jóvenes algo muy importante para poder realizar sus metas, sus sueños y proyectos, DIOS LES HA DADO FUERZA. 

Lastimosamente muchos jóvenes desperdician sus fuerzas siendo ociosos, siendo haraganes en sus estudios, poniendo excusas, y la palabra de Dios nos declara algo muy importante: (Proverbios 24:10) Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será reducida.

Seguramente todo lo que tu quieres alcanzar y tener en la vida requiere esfuerzo, empeño, dedicación, sacrificio, pero vale la pena, y es por eso que nuestro Dios nos dice en su palabra: (Josue 1:9) Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

IV) ES TIEMPO DE BUSCAR A DIOS (SALMO 71:17) Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, Y hasta ahora he manifestado tus maravillas. 

No podemos negar que el tiempo de la juventud también es un tiempo de mucha inseguridad, porque hay muchas cosas sobre las cuales no sabemos que decidir, en las cuales no sabemos qué hacer.

Es por eso que necesitamos acercarnos al Señor, necesitamos ser enseñados por él , pues nuestro Dios conoce el camino, con Dios no vamos a perdernos, tomados de la mano de Dios siempre vamos a ir por el camino correcto. 

JOVEN, BUSCA A DIOS DESDE YA, NO ESPERES A ESTAR PERDIDO, pero si eres un joven que hoy te sientes perdido en el camino de la vida, Dios te quiere ayudar (Oseas 13:9) Te perdiste, oh Israel, mas en mí está tu ayuda.