BOSQUEJO CORTO: QUE SOMOS ¿BRÚJULAS O VELETAS?

TEMA: QUE SOMOS ¿BRÚJULAS O VELETAS?

TEXTO: ISAÍAS 30:21 Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda.

En la vida siempre vamos a encontrar momentos de indecisión, de incertidumbre, momentos en los cuales muchas veces no sabemos qué hacer, es en esos momentos críticos en los cuales se define si somos brújula o somos veleta. Una BRÚJULA es algo que define el camino correcto, que marca el rumbo que hay que seguir pero una VELETA es algo que se mueve hacia cualquier lugar dependiendo hacia donde sople el viento, no tiene un rumbo fijo ni un camino definido. 

La palabra de Dios nos hace un llamado a no ser como veletas (Efesios 4:14) para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error.

También podemos ver que la palabra de Dios llama “personas de doble ánimo” a las personas que son como veletas (Santiago 1:8)  El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.y en el antiguo testamento se les llama “Veleidosos” (Proverbios 24:21) Teme a Jehová, hijo mío, y al rey; No te entremetas con los veleidosos;

Pero ¿que necesitamos para poder ser BRÚJULAS Y NO VELETAS? 

I) NECESITAMOS TENER UN FUNDAMENTO FIRME (MATEO 7:25) Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Hoy en día todos estamos expuestos a vientos y tempestades, a los ataques del enemigo por medio de las nuevas filosofías de vida, a estilos de vida aceptados por la sociedad pero que son contrarios a los principios y valores de la palabra de Dios, a la presión del grupo, a la presión que significa el pensamiento de “todos lo hacen”, y para poder permanecer firmes necesitamos un buen fundamento y ese fundamento es Cristo. 

II) NECESITAMOS TENER UN BUEN PUNTO DE REFERENCIA (HEBREOS 12:1-2) Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. La brújula siempre marca el punto norte, por lo tanto, con ayuda de la brújula los marineros ubicaban el lugar hacia el cual querían viajar, es decir que la brújula siempre tiene un punto de referencia definido, el norte, los cristianos tenemos un punto de referencia definido, NUESTRO SEÑOR JESÚS, ante cualquier momento de indecisión, en los que no sabemos qué hacer, tenemos que poner nuestra mirada en Cristo, en su voluntad, en su palabra, para poder comprender qué haría Jesús en momento así. 

III) NECESITAMOS TENER FE Y OBEDIENCIA EN NUESTRO CORAZÓN (2 PEDRO 1:19)Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; Los marineros de la antigüedad confiaban en el rumbo que les marcaba la brújula, y emprendieron grandes viajes confiando que el rumbo que les marcaba era el correcto, nosotros tenemos la palabra más segura, la palabra de Dios, tenemos que confiar y obedecer a su voz, y no nos perderemos, podemos estar seguros que andaremos por el camino correcto, que tomaremos la decisión correcta si creemos y obedecemos siempre la voz de nuestro Dios.