ESTUDIO BIBLICO, EL AMOR VERDADERO, III PARTE: LO QUE EL VERDADERO AMOR NO HACE

ESTUDIO BIBLICO, EL AMOR VERDADERO, III PARTE: LO QUE EL VERDADERO AMOR NO HACE 

TEXTO: 1CORINTIOS 13:4-6  El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; 5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.

Este día seguimos estudiando por medio de la palabra de Dios el amor verdadero, ya vimos en este capítulo: La importancia del amor, y las características del amor verdadero. 

Y podemos darnos cuenta que por medio del amor verdadero se pueden hacer muchas cosas buenas, ya que por medio de personas que aman con amor verdadero, amor ágape, el Señor puede hacer cosas extraordinarias en el mundo. 

Pero podemos ver también que el Señor por medio del apóstol Pablo nos dejó bien claro aquellas cosas que el verdadero amor no hace, y es por eso que en este capítulo dedicado al amor verdadero podemos encontrar los OCHO “NO” DEL AMOR.

Nosotros muchas veces creemos que en el amor todo está basado en el SI, pero la palabra de Dios nos enseña que en el verdadero amor también hay NO.

ESTUDIAREMOS ESTE DIA CUATRO DE LOS OCHO NO DEL AMOR POR MEDIO DE LA PALABRA DE NUESTRO DIOS: 

I) EL AMOR NO TIENE ENVIDIA: 

Un corazón lleno de amor verdadero no puede tener envidia, en el original la palabra que el apóstol Pablo usa es la palabra griega “Zeloo”. Esta palabra tiene dos connotaciones, una positiva que se refiere al celo o cuidado de algo que se ama, y la otra es negativa, y tiene que ver con el deseo de tener lo que otros tienen, y eso es envidia. 

La palabra de Dios nos muestra que hay dos tipos de envidia:

  • La envidia del que codicia lo que otros tienen y quiere tenerlo también (Job 5:2) Es cierto que al necio lo mata la ira, Y al codicioso lo consume la envidia.
  • La envidia del que se molesta cuando otros tienen algo que él no tiene (Proverbios 27:4) Cruel es la ira, e impetuoso el furor; Mas ¿quién podrá sostenerse delante de la envidia?

La envidia no puede convivir con el amor en el corazón de un hijo de Dios, pues la palabra de Dios nos muestra que la envidia puede motivar a las personas a hacer cosas muy dañinas para con sus prójimos: 

  1. Por envidia Jose fue vendido por sus propios hermanos (Génesis 37:11) 11 Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto.
  1. Por envidia nuestro Señor Jesucristo fue entregado a muerte (Mateo 27:17-18) Reunidos, pues, ellos, les dijo Pilato: ¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás, o a Jesús, llamado el Cristo? 18 Porque sabía que por envidia le habían entregado.

II) EL AMOR NO ES JACTANCIOSO 

La persona que ama con amor verdadero no hace nada para ganar atenciones, o para recibir la admiración de los demás,sino al contrario, da sin esperar nada a cambio, no espera recibir felicitaciones ni gloria para sí mismo (Mateo 6:2-4) Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 3 Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 4 para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

También la palabra jactancioso en el original también se puede traducir como fanfarrón, es decir una persona que ama de verdad no alardea ante los demás de lo que tiene, de lo que hace o de lo que no hace, como lo hacía el fariseo de la parábola (Lucas 18:11-12) El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; 12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.

El amor verdadero no trata de producir envidia en los demás, y aunque muchas veces decimos que es mejor que nos tengan envidia a que nos tengan lastima, pero ese no debe ser el objetivo de nuestra vida. 

III) EL AMOR NO SE ENVANECE: 

El verdadero amor no permite que veamos a las personas con menosprecio, una persona que ama de verdad no puede sentirse superior a los demás, el amor verdadero nos permite ver a las personas como superiores a nosotros mismos, es decir nos permite tratar a todos con respeto, con dignidad y sin menosprecio (Filipenses 2:3) Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;

La palabra en original para envanecer se puede traducir literalmente como “inflar” es decir que el amor verdadero no permite que tengamos un concepto INFLADO de nosotros mismos, sino que nos permite mirarnos a nosotros mismos y a los demás con cordura (Romanos 12:3) Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

IV) NO HACE NADA INDEBIDO: 

Esto verdaderamente debe hacernos reflexionar mucho, sobre el amor verdadero dentro del noviazgo y dentro del matrimonio también, pues todos sabemos que en nombre del amor se cometen muchos pecados que no tienen nada que ver con el amor verdadero (Romanos 13:9) Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

  • La persona que ama de verdad no pide pruebas de amor sino que da muestras de amor por medio del respeto.
  • Una persona que ama de verdad no incitará a la persona que ama para que haga algo que no es correcto, lamentablemente podemos ver hombres que dicen amar a una mujer y la incitan a engañar a su esposo. 
  • Un hombre o una mujer que ama con amor verdadero tratará de ser fiel a la persona que ama (Malaquías 2:15) ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.
  • Alguien que ama de verdad no hará nada que pueda dañar el corazón de la persona que ama (Colosenses 3:19) Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.