ESTUDIO BIBLICO, LA GENEALOGÍA DE JESÚS III PARTE

ESTUDIO BIBLICO, LA GENEALOGÍA DE JESÚS III PARTE

TEXTO: MATEO 1:3-6 3 Judá engendró de Tamar a Fares y a Zara, Fares a Esrom, y Esrom a Aram. 4 Aram engendró a Aminadab, Aminadab a Naasón, y Naasón a Salmón. 5 Salmón engendró de Rahab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, y Obed a Isaí.6 Isaí engendró al rey David, y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías.

Este día continuamos estudiando la genealogía de nuestro Señor Jesucristo y las personas que forman parte de su linaje humano, para que podamos comprender el mensaje que tiene para nosotros cada una de esas personas que forman parte de la genealogía del Señor. 

Hoy estudiaremos tres mujeres que forman parte importante de la genealogía de nuestro Señor Jesucristo, tres mujeres que nos demuestran la importancia  que tienen para nuestro Dios las mujeres dentro de sus planes y propósitos de salvación para la humanidad. 

LAS MUJERES EN LA GENEALOGÍA DE JESÚS

I) TAMAR: LA NUERA DE JUDÁ (GÉNESIS 38:11-18) Y Judá dijo a Tamar su nuera: Quédate viuda en casa de tu padre, hasta que crezca Sela mi hijo; porque dijo: No sea que muera él también como sus hermanos. Y se fue Tamar, y estuvo en casa de su padre.12 Pasaron muchos días, y murió la hija de Súa, mujer de Judá. Después Judá se consoló, y subía a los trasquiladores de sus ovejas a Timnat, él y su amigo Hira el adulamita.13 Y fue dado aviso a Tamar, diciendo: He aquí tu suegro sube a Timnat a trasquilar sus ovejas.14 Entonces se quitó ella los vestidos de su viudez, y se cubrió con un velo, y se arrebozó, y se puso a la entrada de Enaim junto al camino de Timnat; porque veía que había crecido Sela, y ella no era dada a él por mujer.15 Y la vio Judá, y la tuvo por ramera, porque ella había cubierto su rostro.16 Y se apartó del camino hacia ella, y le dijo: Déjame ahora llegarme a ti: pues no sabía que era su nuera; y ella dijo: ¿Qué me darás por llegarte a mí? 17 El respondió: Yo te enviaré del ganado un cabrito de las cabras. Y ella dijo: Dame una prenda hasta que lo envíes.18 Entonces Judá dijo: ¿Qué prenda te daré? Ella respondió: Tu sello, tu cordón, y tu báculo que tienes en tu mano. Y él se los dio, y se llegó a ella, y ella concibió de él.

Tamar era la nuera de Judá, su esposo llamado Er, es decir el hijo de Judá murió, y su cuñado Onan no quiso levantar descendencia para su hermano, y es por eso que le corresponde ser entregada por mujer al hijo menor de Judá llamado Sela, pero al ver que ella no era entregada a Sela por mujer, tomo la decision de disfrazarse de prostituta y con engaños hizo que su suego Juda tuviera relaciones sexuales con ella para quedar embarazada y poder levantar descendencia de su esposo que habia fallecido.

Podemos darnos cuenta que Tamar representa a las mujeres que han sufrido pérdidas, abandono, menosprecio, y que por ello toman decisiones arrebatadas, desesperadas, y muchas veces cometen locuras por las cuales traen a su vida aun mas critica y mas menosprecio de su familia y de la sociedad. 

II) RAHAB, LA RAMERA DE JERICÓ (JOSUE 2:1-4) Josué hijo de Nun envió desde Sitim dos espías secretamente, diciéndoles: Andad, reconoced la tierra, y a Jericó. Y ellos fueron, y entraron en casa de una ramera que se llamaba Rahab, y posaron allí.2 Y fue dado aviso al rey de Jericó, diciendo: He aquí que hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche para espiar la tierra.3 Entonces el rey de Jericó envió a decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti, y han entrado a tu casa; porque han venido para espiar toda la tierra.4 Pero la mujer había tomado a los dos hombres y los había escondido; y dijo: Es verdad que unos hombres vinieron a mí, pero no supe de dónde eran.

Rahab era una mujer muy conocida en Jericó pues era una prostituta que vivía en el muro de la ciudad, un lugar populoso y su casa era seguramente muy visitada por los hombres de la ciudad, es decir que era una mujer que humanamente hablando no habían muchas cosas buenas o agradables que se pudiera decir sobre ella. 

Pero ella creyó en el Dios de los israelitas, ella sabía que Dios les había prometido darles esa tierra, y por eso salvó la vida de los espías que había enviado Josue y clamó por misericordia para salvarse ella y su familia. Rahab arriesgó su propia vida para salvar a los espías (Josué 2:12-16) Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura; 13 y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte.14 Ellos le respondieron: Nuestra vida responderá por la vuestra, si no denunciareis este asunto nuestro; y cuando Jehová nos haya dado la tierra, nosotros haremos contigo misericordia y verdad.15 Entonces ella los hizo descender con una cuerda por la ventana; porque su casa estaba en el muro de la ciudad, y ella vivía en el muro.16 Y les dijo: Marchaos al monte, para que los que fueron tras vosotros no os encuentren; y estad escondidos allí tres días, hasta que los que os siguen hayan vuelto; y después os iréis por vuestro camino.

Tiempo después Rahab, que no era parte del pueblo de Dios sino que era una mujer amorrea, se convirtió en la tatarabuela del rey David, y por ese motivo llegó a formar parte de la genealogía de nuestro Señor Jesús. 

III) RUT, LA MOABITA (RUT 1:1-9) Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos.2 El nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá. Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí.3 Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos, 4 los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa, y el nombre de la otra, Rut; y habitaron allí unos diez años.5 Y murieron también los dos, Mahlón y Quelión, quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido.6 Entonces se levantó con sus nueras, y regresó de los campos de Moab; porque oyó en el campo de Moab que Jehová había visitado a su pueblo para darles pan.7 Salió, pues, del lugar donde había estado, y con ella sus dos nueras, y comenzaron a caminar para volverse a la tierra de Judá.8 Y Noemí dijo a sus dos nueras: Andad, volveos cada una a la casa de su madre; Jehová haga con vosotras misericordia, como la habéis hecho con los muertos y conmigo.9 Os conceda Jehová que halléis descanso, cada una en casa de su marido. Luego las besó, y ellas alzaron su voz y lloraron, 

Rut era una mujer moabita, un pueblo idolatra, ella no era del linaje de Israel, pero se casó con uno de los hijos de Nohemi, tiempo después su esposo murió, quedó viuda y sin hijos, es decir que Rut se convirtió una mujer sin esperanza, pero ella tomo la mejor decisión, Dios se convirtió en su Dios y el pueblo de Dios se convirtió en su pueblo (Rut 1:15-18)  Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella.16 Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios.17 Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos. 18 Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo más.

En los planes de Dios estaba que esa mujer Moabita que no era del linaje del pueblo de Dios, fuera redimida por un pariente de Nohemi llamado Booz, y así esta mujer sin esperanza se convertiría en la bisabuela del rey David. (Rut 4:13-17) Booz, pues, tomó a Rut, y ella fue su mujer; y se llegó a ella, y Jehová le dio que concibiese y diese a luz un hijo. 14 Y las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel; 15 el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor para ti que siete hijos. 16 Y tomando Noemí el hijo, lo puso en su regazo, y fue su aya. 17 Y le dieron nombre las vecinas, diciendo: Le ha nacido un hijo a Noemí; y lo llamaron Obed. Este es padre de Isaí, padre de David.

AHORA VEAMOS CUALES SON LAS ENSEÑANZAS QUE PODEMOS TOMAR PARA NUESTRA VIDA POR MEDIO DE ESAS TRES MUJERES QUE ESTÁN PRESENTES EN LA GENEALOGÍA DE JESÚS. 

I) EN DIOS NUESTRO PASADO NO DETERMINA NUESTRO FUTURO (JEREMÍAS 29:11) Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. En esas tres mujeres podemos ver que a pesar de nuestro pasado, a pesar de nuestros pecados y errores, a pesar de nuestros fracasos, si ponemos en Dios nuestra esperanza y nuestra fe podemos confiar que tendremos un futuro de bendición porque los planes de Dios son pensamientos de paz y no de mal para nuestra vida. 

II) LOS PROPÓSITOS DE DIOS ESTÁN POR SOBRE NUESTROS PECADOS Y DEBILIDADES (SALMO 138:8) Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos. La vida de esas tres mujeres tenían propósitos para Dios y él los cumplio aun a pesar de sus errores y debilidades, y todo esto es como lo dice el versículo, por la misericordia de nuestro Dios. 

III) DIOS NO EXCLUYE A NADIE, PARA ÉL TODOS PODEMOS SER ÚTILES PARA SU REINO (EFESIOS 6:9) Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas. Que esas tres mujeres formen parte de la genealogía del Señor nos enseña que para nuestro Dios no hay acepción de personas, que para él tanto los hombres como las mujeres son instrumentos útiles y de bendición para el Reino de los cielos si ponemos nuestra vida en las manos del Todopoderoso. 

IV) DIOS USA PERSONAS SENCILLAS PARA HACER COSAS EXTRAORDINARIAS (2 CORINTIOS 12:9) Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Al reflexionar sobre quienes fueron esas tres mujeres que están en la genealogía del Rey de reyes podemos darnos cuenta que Dios cumple sus propósitos y hace cosas extraordinarias por medio de personas sencillas, humildes, y muchas veces menospreciadas, para que su poder se perfeccione en nuestra debilidad, para que en todo lo que hagamos la gloria sea para nuestro Dios.