ATRÉVETE A COMENZAR DE NUEVO 

TEMA: ATRÉVETE A COMENZAR DE NUEVO 

DESCARGA EN PDF: ATRÉVETE A COMENZAR DE NUEVO HOY

TEXTO: LAMENTACIONES 3:22-23

 

INTRODUCCIÓN 

 

Estamos a pocos días de comenzar un nuevo año y la mayoría de personas esperan que el nuevo año sea un nuevo comienzo para sus vidas, pero tenemos que saber que no es un nuevo año por si mismo lo que nos permite comenzar de nuevo en nuestra vida, pues muchas personas pasan en su mismo estilo de vida de fracaso año tras año. 

 

Lo que nos permite comenzar de nuevo en nuestra vida no es en sí mismo un nuevo año, sino tener una nueva actitud, tener una nueva visión, pero sobre todo tener las misericordia de Dios que son nuevas cada día en nuestra vida.

 

¿Cómo podemos comenzar de nuevo en nuestra vida? 

 

I) PRIMERAMENTE TENEMOS QUE RECONOCER QUE LOS NUEVOS COMIENZOS VIENEN DESPUÉS DE PONERLE PUNTO Y FINAL A VARIAS COSAS EN NUESTRA VIDA (GÉNESIS 12:1) 

 

Para que el Señor pudiera cumplir sus planes en la vida de Abraham él tenía que cerrar algunos capítulos de su vida, tenía que dejar su tierra, eso significaba dejar sus costumbres, la manera de vivir de su tierra, tenía que dejar su parentela y la casa de su padre, es decir tenía que cortar apegos que no le permitirían avanzar. 

 

Así mismo nosotros, si queremos comenzar de nuevo en nuestra vida tenemos que poner punto y final a todo aquello que no nos permite vivir diferente, a todo aquello que no nos permite avanzar en la vida. 

 

Esos puntos y final que tenemos que poner en nuestra vida pueden ser en relaciones tóxicas, en malas amistades, en vicios, en seguir siempre acomodados a nuestra zona de confort, en todo aquello que nos hace perder el tiempo de nuestra vida, etc. 

 

FRASE: Muchas veces es triste poner punto y final a algunos capítulos de la vida pero si no lo hacemos es imposible escribir nuevas historias. 

 

Hoy el llamado de Dios para Abraham es para nosotros, para que dejemos atrás todo aquello que no nos ha permitido recibir y vivir lo que Dios tiene para nosotros. 

 

II) PARA COMENZAR DE NUEVO NECESITAMOS RECONOCER NUESTRA CONDICIÓN ACTUAL, ESE ES NUESTRO PUNTO DE PARTIDA (SALMO 109:22) 

 

Lastimosamente en el mundo hay miles o quizás millones de personas, incluyendo personas cristianas, que están viviendo vidas en fracaso, en tristeza, frustrados por las condiciones de su vida, pero increíblemente no han querido hacer nada por cambiar su situación, se han acostumbrado a vivir mal, se han acostumbrado a vivir en fracaso. 

 

Tenemos que comprender que el fracaso puede ser una parte de nuestro camino, pero nunca es nuestro destino, nosotros los hijos de Dios no estamos destinados a vivir en fracaso pues tenemos un Dios de victoria, y por medio de Jesús la victoria de Dios es también nuestra victoria (1 Corintios 15:57) 

 

Esto significa que si hoy nuestra vida está en fracaso, o quizás está estamos viviendo en escasez, en soledad, no significa que este es el capítulo final de nuestra vida, no tenemos que pensar que este es el destino final de nuestra vida, pues con el Señor lo que hoy estamos viviendo es nuestro punto de partida, es de donde vamos a salir para llegar hasta donde con el Señor podemos llegar.

 

Tenemos que comprender que aunque todo parece perdido, pero nuestro Dios desde este día él está dispuesto a bendecirnos (Hageo 2:19) 

 

III) EL NUEVO COMIENZO DE NUESTRA VIDA SOLAMENTE PUEDE SER POSIBLE SI COMENZAMOS UNA NUEVA RELACIÓN PERSONAL CON DIOS (JOB 22:21) 

 

No importa cual sea la meta, el proyecto, o los sueños que tengamos en nuestra vida, tenemos que comprender que todo depende de Dios, mi relación con Dios es lo que hace posible que yo pueda salir de donde estoy y que pueda llegar a la meta que tenemos en nuestro corazón. 

 

Quizás podamos tener una muy buena intención, quizás podamos tener grandes metas y proyectos en nuestra vida, podemos tener una visión muy clara de lo que queremos llegar a ser y hasta dónde queremos llegar, pero tenemos que comprender algo muy importante: SEPARADOS DE DIOS, NADA PODEMOS HACER (Juan 15:5) 
CONCLUSIÓN: Hoy podemos comenzar de nuevo, no tenemos que esperar que comience un nuevo año, pues la misericordia de Dios está disponible y cada día son nuevas sus misericordias.

Anuncios

Deja un comentario