ESTUDIO BÍBLICO LOS CUATRO ENEMIGOS DEL CRISTIANO I PARTE: LA CARNE

ESTUDIO BÍBLICO LOS CUATRO ENEMIGOS DEL CRISTIANO I PARTE: LA CARNE

 

TEXTO: ROMANOS 8:13

 

Este día comenzamos una nueva serie de estudios Bíblicos con el tema: Enemigos del Cristiano, y el primer enemigo que estudiaremos es nuestra propia carne.

 

Es un enemigo muy difícil de controlar y vencer pues está en nosotros mismos, en nuestra propia naturaleza habituada al pecado y a caminar lejos de los caminos de Dios.

 

Definamos primeramente ¿que es la carne? No es solamente nuestro cuerpo físico, sino completamente nuestra naturaleza humana, nuestra naturaleza pecaminosa, algunos la definen como la tendencia que hay en cada persona para actuar independientemente de Dios y centrar su interés en sí misma, en su propia satisfacción.

 

Tenemos que saber que Dios no nos creó con esa naturaleza pecaminosa, contaminada, él  creó al ser humano con una naturaleza libre de pecado, sin maldad, un ser humano con una naturaleza que reflejaba una imagen semejante a la de Dios (Génesis 1:26-27)

 

Pero satanas engaño a Adán y Eva para que desobedecieran a Dios y cayeran en pecado y su naturaleza fue contaminada y esa naturaleza fue transmitida de generacion en generacion a toda la humanidad (Romanos 5:12)

 

I)  PODEMOS DECIR QUE “CARNE” ES EL NOMBRE QUE LA PALABRA DE DIOS LE DA A NUESTRA NATURALEZA CAÍDA, A NUESTRA NATURALEZA CONTAMINADA POR ÉL PECADO Y POR LA MUERTE.

 

EN LA PALABRA DE DIOS PODEMOS ENCONTRAR VARIAS CARACTERÍSTICAS DE LA CARNE, es decir de nuestra naturaleza humana, de nuestra naturaleza pecaminosa.

 

  • La carne es débil (Mateo 26:41) No tiene la capacidad por sí misma de hacer lo que agrada a Dios.

 

  • En nuestra carne no mora él bien (Romanos 7:18) En nuestra carne está el deseo de hacer lo bueno, pero no el poder para hacerlo.

 

  • La carne piensa en las cosas de la carne (Romanos 8:5)

 

  • La intención y los planes de la carne son enemistad contra Dios (Romanos 8:7) La carne no puede hacer la voluntad de Dios, no puede agradar a Dios, su amistad es con el mundo.

 

  • La carne no puede heredar el Reino de Dios (1 Corintios 15:50) la palabra de Dios declara que somos pecadores, destituidos de la gloria de Dios.

 

  • Todo lo que tiene que ver con la carne es vanidad, es pasajero, es efímero (1 Pedro 1:24) Todo es terrenal y humano, por lo tanto no puede permanecer.

 

II) ¿COMO SE MANIFIESTA LA CARNE EN LA VIDA DEL SER HUMANO?

 

  • Una persona sin Cristo, es decir inconversa o incrédula definitivamente no puede producir los frutos del Espíritu, su naturaleza es carnal y por lo tanto en su vida se manifiestan las obras de la carne (Gálatas 5:19-21)

 

III) ¿ PERO, QUÉ PASA CUANDO UNA PERSONA RECIBE A CRISTO JESÚS COMO SEÑOR Y SALVADOR DE SU VIDA?

 

  • ¿Se quita la naturaleza carnal de la vida de un cristiano? La respuesta es NO tal como lo expresa el apóstol Pablo (Romanos 7:18-21) la naturaleza pecaminosa, nuestra naturaleza carnal sigue estando presente en nosotros.

 

  • En la vida de un cristiano existen dos naturalezas: Una naturaleza carnal que hemos heredado de nuestros padres y una naturaleza espiritual que hemos recibido de Dios (Juan 3:6 / Juan 1:13)

 

IV) LA PALABRA DE DIOS NOS ENSEÑA QUE SIEMPRE HABRÁ UNA LUCHA ENTRE LAS DOS NATURALEZAS QUE ESTÁN PRESENTES EN LOS HIJOS DE DIOS (GÁLATAS 5:17) Esa es la batalla diaria que todo cristiano tiene por no dejarse dominar por la carne sino caminar en el Espíritu.

 

  • El cristiano que se deja dominar por su naturaleza carnal y vive en la carne y en sus placeres traerá destrucción a su vida (Romanos 6:21 /  8:6)

 

V) LA PALABRA DE DIOS NOS ENSEÑA CÓMO DEBEMOS VIVIR LOS CRISTIANOS PARA NO SER DOMINADOS POR LA CARNE, POR NUESTRA PROPIA NATURALEZA CARNAL.

 

  • Primeramente tenemos que reconocer que estamos muertos y crucificados juntamente con el Señor (Romanos 6:11 / Gálatas 2:20 )

 

  • No tenemos que proveer es decir alimentar los deseos de la carne (Romanos 13:14) Tenemos que apartarnos de aquellas cosas que alimentan nuestra concupiscencia.

 

  • La palabra de Dios nos dice que tenemos que hacer morir lo terrenal (Colosenses 3:5) es decir lo carnal en nosotros, pero no en el sentido de mortificación del cuerpo que la iglesia católica practicó por muchos años, es decir mortificar el cuerpo con azotes, con golpes, con sacrificios, sino por medio del Espíritu Santo de Dios para hacer morir lo terrenal en nosotros tenemos que ser llenos cada día de la presencia del Espíritu Santo (Efesios 5:18)

 

  • Ese proceso de hacer morir lo terrenal en nosotros la palabra de Dios lo llama “Santificación” (1 Tesalonicenses 4:3)

 

VI) LA PALABRA DE DIOS NOS ENSEÑA QUE ESTE CUERPO CARNAL, ESTA NATURALEZA PECAMINOSA, SERÁ TRANSFORMADA TAMBIÉN POR EL SEÑOR ÉL DIA DE LA RESURRECCIÓN

 

Por medio de Cristo la victoria de la salvación sobre la carne es completa, no solamente ha salvado nuestra almas, sino también transformara y salvará nuestro cuerpo por medio de la resurrección. (1 Corintios 15:52-54)
CONCLUSIÓN: Sabemos que el pecado mora en nosotros y cada dia de nuestra vida tendremos una lucha entre nuestra naturaleza carnal y nuestra naturaleza espiritual, pero tenemos que tener la seguridad que nuestro Dios que comenzó la buena obra en nosotros la perfeccionará cada día hasta que nos presentemos delante de él en la gloria eterna (Filipenses 1:6)

DESCARGA EN PDF: ESTUDIO BÍBLICO LOS CUATRO ENEMIGOS DEL CRISTIANO I PARTE_ LA CARNE

Anuncios

Deja un comentario