EL PELIGRO DE LOS CRISTIANOS CANSADOS 

TEMA: EL PELIGRO DE LOS CRISTIANOS CANSADOS 

TEXTO: GÉNESIS 25:27-34 Y crecieron los niños, y Esaú fue diestro en la caza, hombre del campo; pero Jacob era varón quieto, que habitaba en tiendas. 28 Y amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca amaba a Jacob. 29 Y guisó Jacob un potaje; y volviendo Esaú del campo, cansado, 30 dijo a Jacob: Te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado su nombre Edom.31 Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura. 32 Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura? 33 Y dijo Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió a Jacob su primogenitura. 34 Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2022/01/EL-PELIGRO-DE-LOS-CRISTIANOS-CANSADOS.pdf

En este texto vemos el momento en el cual Esau, el hermano mayor de Jacob, vendió su primogenitura, la menospreció, la cambió por un plato de lentejas. 

Pero ¿qué significaba la primogenitura? ser el primogénito significaba recibir la bendición del padre sobre su vida para convertirse en el patriarca de la familia cuando el padre muriera, y heredar los principales bienes materiales del padre, es decir que ser el primogénito significaba ser el sucesor del patriarca de la familia y tener la bendición de Dios sobre su vida. 

Entonces ¿por qué Esau menospreció algo tan valioso? podemos ver en el texto que Esau estaba en un momento en el cual estaba muy cansado (Vs 29-30) Y guisó Jacob un potaje; y volviendo Esaú del campo, cansado, 30 dijo a Jacob: Te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, pues estoy muy cansado. y en ese momento de mucho cansancio aceptó hacer cualquier cosa con tal de que le dieran algo de comer, y ese cansancio lo llevó a vender su primogenitura, a menospreciar la bendición de Dios sobre su vida. 

APLIQUEMOS ESTO A LA VIDA CRISTIANA: Podemos ver como muchos cristianos, hombres y mujeres, menosprecian sus privilegios, dejan sus ministerios, abandonan sus iglesias, menosprecian sus familias y las abandonan, renuncian a los empleos por los que por mucho tiempo clamaban al Señor. ¿POR QUÉ? y la respuesta es la misma causa por la cual Esau menospreció su primogenitura: ESTAMOS CANSADOS, es decir, llega un momento en el cual nos sentimos abrumados, desesperados, demasiados cargados, y ese cansancio se transforma en amargura, en enojo, en frustración. 

RESPONDAMOS ENTONCES ¿POR QUÉ HAY TANTO CANSANCIO EN NUESTRA VIDA? Veamos los que nos enseña la palabra de Dios: 

I) PORQUE NO ESTAMOS TRAYENDO NUESTRAS CARGAS EL SEÑOR (Mateo 11:28) Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Tenemos que comprender que el Señor no quiere vernos cansados y abrumados como muchos nos sentimos en este momento, es por eso que nos llama a venir a él y descansar, él quiere que pongamos nuestras cargas, nuestras preocupaciones y angustias en sus manos, que no tratemos de soportarlas nosotros solos (1 Pedro 5:7) echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Tenemos que traer nuestras cargas al Señor por medio de la oración, en nuestros tiempos a solas con Dios. Tenemos que comprender que si nos sentimos cansados y abrumados eso refleja cómo está nuestra comunión con el Señor. 

II) PORQUE SEGURAMENTE ESTAMOS LLEVANDO CARGAS QUE NO NOS CORRESPONDE A NOSOTROS LLEVAR (JOB 34:23) No carga, pues, él al hombre más de lo justo, Para que vaya con Dios a juicio. Dios no pondrá sobre nosotros una carga que sea más grande que nuestra capacidad. Si nos sentimos abrumados por las cargas de nuestra vida , es porque quizás estamos tratando de resolver la vida de personas que no quieren cambiar, quizás estamos llevando cargas de personas que irresponsablemente están abusando de nosotros. Es por eso que es muy importante aprender a decir NO, a no comprometernos más de nuestra capacidad, es importante PONER LÍMITES (Gálatas 6:5) porque cada uno llevará su propia carga.

III) PORQUE NOS ESTAMOS COMPROMETIENDO CON DEMASIADOS COMPROMISOS MINISTERIALES QUE DESPUÉS NO SERÁN DE BENDICIÓN SINO DE AMARGURA PARA NUESTRA VIDA (PROVERBIOS 20:25) Lazo es al hombre hacer apresuradamente voto de consagración, Y después de hacerlo, reflexionar. Tenemos que reconocer que tener un privilegio en la iglesia es una bendición, pero llenarse de privilegios NO lo es, ya que después, cuando no tengamos tiempo para nada, cuando nos sintamos abrumados, iremos poco a poco cayendo en desánimo y terminaremos abandonandolo todo. Lastimosamente muchos buenos servidores de la obra de Dios están demasiado llenos de compromisos ministeriales que no tienen tiempo para el Señor de la obra. Como servidores del Señor tenemos que comprender algo muy importante: Dios no quiere que nuestros ministerios llenen nuestro corazón de afanes, y que luego el cansancio nos aleje poco a poco de su presencia. El Señor no quiere las iglesias llenas de cristianos como Marta (Juan 10:40-42) Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 42 Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada

UN CONSEJO PARA PASTORES: En este 2022 tenemos que aprender a delegar, a compartir las cargas con otros, no tenemos que creer que solamente si nosotros hacemos las cosas van a salir bien, tenemos que ser humildes y reconocer que solamente Dios es indispensable en nuestra vida y en su iglesia, no creas que tu le puedes resolver la vida a toda tu congregación, no quieras tomar el lugar del Espíritu Santo en la vida de las personas, no te cargues con cargas que no te corresponden, para que un dia que mueras tus hijos no tengan que decir estas duras palabras que cierto día él hijo de un pastor expresó en la congregación: Dichosos ustedes que siempre tuvieron pastor, pero yo, nunca tuve a mi papá. (Éxodo 18:17-18) Entonces el suegro de Moisés le dijo: No está bien lo que haces. 18 Desfallecerás del todo, tú, y también este pueblo que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no podrás hacerlo tú solo.