BOSQUEJO CORTO: LOS CUATRO “NO” PARA NUESTRA VICTORIA EN EL 2022

TEMA: LOS CUATRO “NO” PARA NUESTRA VICTORIA EN EL 2022

TEXTO: 2 CORINTIOS 1:20 porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/12/LOS-CUATRO-NO-PARA-NUESTRA-VICTORIA-EN-EL-2022.pdf

Si de algo podemos estar seguros en este año que estamos a punto de comenzar es que en todo problema o crisis que estemos enfrentando podemos tener victoria si confiamos en las promesas del Señor. Pero mientras las promesas del Señor se cumplen en nuestra vida tenemos que mantenernos firmes en LOS CUATRO “NO” QUE NOS GARANTIZAN LA VICTORIA

I) NO DESMAYEMOS (1 CRÓNICAS 22:13) Entonces serás prosperado, si cuidares de poner por obra los estatutos y decretos que Jehová mandó a Moisés para Israel. Esfuérzate, pues, y cobra ánimo; no temas, ni desmayes. La victoria de Dios se hara realidad en nuestra vida si permanecemos, si no nos apartamos, pero principalmente si no dejamos de pelear la buena batalla de la fe, los valientes no tienen que dejar nunca de pelear (Jeremías 51:30) Los valientes de Babilonia dejaron de pelear, se encerraron en sus fortalezas; les faltaron las fuerzas, se volvieron como mujeres; incendiadas están sus casas, rotos sus cerrojos.

II) NO DEJEMOS DE ESPERAR EN DIOS (1 CRÓNICAS 5:19-20) Estos tuvieron guerra contra los agarenos, y Jetur, Nafis y Nodab. 20 Y fueron ayudados contra ellos, y los agarenos y todos los que con ellos estaban se rindieron en sus manos; porque clamaron a Dios en la guerra, y les fue favorable, porque esperaron en él. Tenemos que saber que no hay victoria sin batallas, y en esas batallas el Señor pelea por nosotros y nos da la victoria si esperamos en él , es decir, si no nos movemos, si podemos estar quietos confiando en Dios, en su poder, en su amor y en su fidelidad (2 Crónicas 20:17) No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros. Oh Judá y Jerusalén, no temáis ni desmayéis; salid mañana contra ellos, porque Jehová estará con vosotros.

III) NO NOS CANSEMOS DE HACER LO BUENO (GÁLATAS 6:9) No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. En los momentos de nuestra vida en los cuales enfrentamos aflicciones, el enemigo siempre tratará que hagamos lo malo, que abandonemos la iglesia, que nos enojemos con el Señor, que murmuramos y nos quejemos contra Dios, que dejemos de sembrar en su obra, pero tenemos que saber que eso nos llevará poco a poco al fracaso, es por eso que en esos momentos de aflicción no debemos cansarnos de hacer bien, de hacer lo que agrada a Dios, porque obedecer al Señor es garantía de protección y de bendición para nuestra vida (1 Pedro 3:11-13) Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala. 12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal. 13 ¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? 

IV) NO DEJEMOS DE CONFIAR EN DIOS (HEBREOS 10:35) No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; Pase lo que pase, enfrentemos lo que enfrentemos en nuestra vida en el 2022 si algo debemos procurar de todo corazón es no dejar de confiar en nuestro Dios. Nuestra confianza en Dios es la que nos ayuda a no movernos, a no volver atrás, a mirar el futuro con esperanza a pesar de que no sepamos lo que vamos a enfrentar. Tenemos que estar preparados para el mañana, pero nunca debemos olvidar que nuestra victoria no viene de lo mucho que nos preparemos, sino que la victoria es de Jehová de los ejércitos  (Proverbios 21:31) El caballo se alista para el día de la batalla; Mas Jehová es el que da la victoria.

CONCLUSIÓN: Si podemos aplicar estos cuatro NO a nuestra vida en el año 2022 podemos estar seguros que SI vamos a poder experimentar la victoria del Señor en todo aquello que enfrentemos, y en todo aquello que emprendamos, porque si Dios es por nosotros ¿Quién contra nosotros?