¿CÓMO VIVIR SEGUROS EN TIEMPOS DE INSEGURIDAD?

TEMA: CÓMO VIVIR SEGUROS EN TIEMPOS DE INSEGURIDAD

TEXTO: SALMOS 71:5 Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza, Seguridad mía desde mi juventud.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/10/COMO-VIVIR-SEGUROS-EN-TIEMPOS-DE-INSEGURIDAD.pdf

Verdaderamente los tiempos que estamos viviendo en el mundo son tiempos de mucha inseguridad, por temor a los contagios, el corazón de las personas se llenan de inseguridad cuando los síntomas de enfermedad comienzan en su cuerpo, en el corazón de los familiares de las personas que están enfermas y en los hospitales se llena de inseguridad, no saben lo que puede pasar

También son tiempos de inseguridad en la economía, inseguridad por el cambio climático, por las constantes catástrofes naturales que en el mundo ocurren cada vez más seguido, etc.

Pero, ¿los cristianos también tenemos que vivir con esa inseguridad en nuestro corazón? la palabra de Dios nos enseña que nosotros podemos vivir seguros aun en tiempos de inseguridad como los que hoy estamos viviendo.

Respondamos entonces a esta pregunta tan importante: ¿CÓMO PODEMOS VIVIR SEGUROS EN TIEMPOS DE TANTA INSEGURIDAD?

I) PRIMERAMENTE, TENEMOS QUE TENER SEGURIDAD DE NUESTRO DESTINO ETERNO (FILIPENSES 1:21) Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Aunque es duro de aceptar y de reconocer pero hay una certeza para todos los seres humanos en este mundo: Un día vamos a morir. 

Y para poder enfrentar esa certeza sin temor y con esperanza no hay nada mejor que tener la seguridad de nuestro destino eterno, es decir tener la seguridad de nuestra salvación, poder tener esa misma convicción que tenía el apóstol Pablo:  para mí vivir es Cristo y morir es ganancia. 

Nadie puede saber el día ni la hora que la muerte llegará a nosotros, pero sí podemos tener la seguridad que cuando llegue el día y la hora, estamos listos, porque tenemos a Jesucristo como Señor y salvador de nuestra vida, y que nuestros nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero. (Apocalipsis 21:27) No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

II) PODEMOS VIVIR SEGUROS POR EL AMOR DE DIOS HACIA NOSOTROS (ROMANOS 8:35-39) ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. 37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

En los tiempos que estamos viviendo es casi imposible poder decir algo de lo cual podemos estar seguros, nadie puede decir:  estoy seguro que no me voy a enfermar, estoy seguro que si me enfermo no voy a morir, o que alguien pueda decir que está seguro de que las vacunas no van a permitir que termine en un hospital etc.

Verdaderamente hay muchísimas cosas de las cuales no podemos estar seguros, y eso es exactamente lo que llena de incertidumbre el corazón de las personas,  y en muchas personas se ha demostrado que la incertidumbre les provoca ansiedad, miedo y apatía.

Es por eso que en un mundo lleno de inseguridad e incertidumbre nosotros Sí PODEMOS TENER LA SEGURIDAD de que NADA nos podrá separar del amor de nuestro Dios, y eso tiene que llenar de paz, gozo y esperanza nuestro corazón. 

Lo maravilloso del amor de nuestro Dios es que cuando nuestra fe y nuestra esperanza flaquea, cuando el temor comienza a entrar en nuestro corazón su amor nos sostiene, su amor nos sostiene en nuestro momentos que nuestra fe se debilita, su amor nos sostiene cuando sentimos que ya no hay esperanza (1 Corintios 13:13) y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

III) PODEMOS VIVIR SEGUROS POR LA INMUTABILIDAD DE NUESTRO DIOS (MALAQUÍAS 3:6) Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.

La inmutabilidad de Dios es uno de sus atributos llamados “Incomunicables” es decir son atributos que nadie más tiene, solamente nuestro Dios.

Inmutable significa que NO CAMBIA, en el Señor no hay ni la más pequeña sombra de variación, (Santiago 1:17) Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

La inmutabilidad de Dios se manifiesta en sus planes y propósitos que no cambian a pesar de las circunstancias, pero también se manifiesta para bendición de cada uno de nosotros, para darnos seguridad y paz, pues sus promesas no cambian, su poder no cambia, su misericordia no cambia.

En este tiempo en el cual todo ha cambiado, qué maravilloso es saber que en el mundo todo puede cambiar, las personas pueden cambiar, las circunstancias pueden cambiar, pero nuestro Señor Jesucristo sigue y seguirá siendo el mismo de hoy, de ayer y por los siglos (Hebreos 13:8) Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Y lo maravilloso y lo que nos debe dar mayor seguridad y paz es saber que aunque nosotros cambiemos y fallemos, porque somos imperfectos y débiles, él nos da la garantía, él sigue siendo fiel con nosotros (2 Timoteo 2:13) Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo. Su cuidado, su protección y su provisión para nuestra vida no depende de lo que nosotros hagamos, sino de su fidelidad, pase lo que pase en este mundo, ÉL NO CAMBIA.