NO TE RINDAS, CAMBIA LA ESTRATEGIA

TEMA: NO TE RINDAS, CAMBIA LA ESTRATEGIA

TEXTO: EFESIOS 6:10-12 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza, vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/09/NO-TE-RINDAS-CAMBIA-LA-ESTRATEGIA.pdf

La palabra del Señor nos manda a estar firmes, pero tenemos que reconocer que muchas veces las situaciones que estamos enfrentando en la vida nos hacen sentir deseos de rendirnos, de darnos por vencidos, de ya no continuar peleando la buena batalla de la fe. 

Pero tenemos que comprender que muchas veces cuando queremos rendirnos y sentimos ya no podemos más, es el reflejo de que estamos peleando cometiendo dos errores: ESTAMOS PELEANDO EN NUESTRA FUERZA Y ESTAMOS PELEANDO SIN ESTRATEGIA.

Es por eso que el primer consejo que nos da el Señor para comenzar a hablarnos sobre las batallas espirituales de nuestra vida es: 

I) NO TE RINDAS, FORTALECETE EN EL SEÑOR (Vs 10) Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

Tenemos que reconocer que no podemos pelear las batallas de nuestra vida solamente en nuestra fuerza, o solamente en nuestra capacidad, eso nos desgasta y nos lleva poco a poco al desánimo, y es por eso que nos rendimos.

Tenemos que ser sabios y fortalecernos en la fuerza de nuestro Dios que está disponible para cada uno de nosotros, que no es una fuerza física, sino espiritual, que nos da vida, que nos levanta, que nos fortalece para seguir adelante aun cuando pensamos que ya no podemos más (Salmos 92:10) Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo; Seré ungido con aceite fresco.

¿Cómo nos fortalecemos en Dios y en el poder de su fuerza? Cuando estamos en comunión con él , por medio de la oración, la adoración y escudriñar su palabra, es decir cuando buscamos su presencia. 

II) EL SEÑOR TAMBIÉN NOS HACE ENTENDER QUE DETRÁS DE NUESTRAS BATALLAS HAY UN ENEMIGO ESPIRITUAL (EFESIOS 6:12) Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Todos los hijos de Dios tenemos un enemigo en común, y ese enemigo es satanás, el cual utiliza las circunstancias, a las personas, las enfermedades, etc para tratar de desanimarnos, para tratar de debilitar o destruir nuestra confianza en Dios, recordemos que él usa todo lo que pueda en contra de nuestra vida para hurtar, matar y destruir. 

III) ES POR ESO QUE ESTE DIA EL SEÑOR NOS DA UN SEGUNDO CONSEJO: NO TE RINDAS, CAMBIA LA ESTRATEGIA

Tenemos que saber que todas las batallas necesitan una estrategia para poder conseguir la victoria, y nosotros para poder enfrentar las batallas espirituales necesitamos una ESTRATEGIA ESPIRITUAL, veamos por medio de la palabra de Dios cuál es esa estrategia que necesitamos poner en práctica para tener victoria en las batallas que estamos enfrentando hoy.

Veamos por medio de la palabra del Señor cuál es la estrategia que necesitamos poner en práctica: 

  1. YA NO PELEES LAS BATALLAS EN EL LUGAR EQUIVOCADO (MATEO 6:6) Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público

Muchos cristianos cometemos el error de hacer de la iglesia nuestro campo de batalla, vamos a la iglesia a clamar, a orar, pero en casa no tenemos comunión con Dios, en casa no oramos, en casa no leemos su palabra. 

Tenemos que comprender que nuestra iglesia no es el lugar para pelear las batallas, los ejércitos no pelean sus batallas en los cuarteles, los ejércitos no pelean sus batallas en los hospitales, los ejércitos pelean sus batallas en el campo de batalla, y es es el error que cometemos los cristianos, peleamos nuestras batallas en el lugar donde debemos ser sanados, fortalecidos, edificados y donde nuestro Dios nos da las indicaciones por medio de la predicación de su palabra. 

Es necesario pelear nuestra batalla en oración y clamor en nuestro hogar todos los días, no solamente los días de culto en nuestras iglesias, tenemos que desarrollar nuestra comunión con Dios en lo íntimo, como lo dice el texto, en nuestro aposento, cerrada la puerta clamando al Señor. 

  1. USA LAS ARMAS ADECUADAS PARA ENFRENTAR ENEMIGOS ESPIRITUALES (2 CORINTIOS 10:4) porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,

Ya vimos que las batallas que enfrentamos a pesar de ser situaciones que podemos ver como la enfermedad, la escasez, las malas actitudes de las personas, etc, pero detrás de ellas hay un enemigo que no podemos ver, un enemigo espiritual, y es por eso que de muy poco o de nada sirve enfrentarlas solamente a nivel terrenal o humano, tenemos que enfrentarlas usando las armas que pueden destruir fortalezas espirituales: LAS ARMAS ESPIRITUALES.

Esas armas espirituales que son poderosas en Dios son: La oración, la adoración, la alabanza y el ayuno, y por sobre todo, LA FE, pues la fe en Dios es lo que hace que todas esas armas tengan poder. (1 Juan 5:4) Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

  1. NUNCA OLVIDES QUIEN ESTA CONTIGO PELEANDO TUS BATALLAS (1 Samuel 17:45) Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.

No importa el tamaño de nuestro problema, nosotros podemos enfrentarlos con valentía cuando los enfrentamos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, pues su nombre es por sobre todo nombre (Filipenses 2:9-10) Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

No es en el nombre del mejor médico, no es en el nombre del mejor abogado, no es en el nombre del hombre más rico de nuestro país, no es en el nombre de ningún título social o académico, el único nombre delante del cual se dobla toda rodilla es JESÚS. 

Y si Jesús está peleando por nosotros podemos estar seguros que NO NOS PODRAN VENCER

CONCLUSIÓN: Hoy el Señor a cada uno de nosotros nos ha hecho un llamado a no rendirnos, sino a fortalecernos en él y cambiar nuestra estrategia, es decir, ya no seguir peleando a nuestra manera, sino a la manera del que no ha perdido ninguna batalla, a la manera de Jehova de los ejércitos.