LA MARAVILLOSA MISERICORDIA DE NUESTRO DIOS 

TEMA: LA MARAVILLOSA MISERICORDIA DE NUESTRO DIOS 

TEXTO: JUECES 10:6-14 Pero los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales y a Astarot, a los dioses de Siria, a los dioses de Sidón, a los dioses de Moab, a los dioses de los hijos de Amón y a los dioses de los filisteos; y dejaron a Jehová, y no le sirvieron. 7 Y se encendió la ira de Jehová contra Israel, y los entregó en mano de los filisteos, y en mano de los hijos de Amón; 8 los cuales oprimieron y quebrantaron a los hijos de Israel en aquel tiempo dieciocho años, a todos los hijos de Israel que estaban al otro lado del Jordán en la tierra del amorreo, que está en Galaad. 9 Y los hijos de Amón pasaron el Jordán para hacer también guerra contra Judá y contra Benjamín y la casa de Efraín, y fue afligido Israel en gran manera. 10 Entonces los hijos de Israel clamaron a Jehová, diciendo: Nosotros hemos pecado contra ti; porque hemos dejado a nuestro Dios, y servido a los baales. 11 Y Jehová respondió a los hijos de Israel: ¿No habéis sido oprimidos de Egipto, de los amorreos, de los amonitas, de los filisteos, 12 de los de Sidón, de Amalec y de Maón, y clamando a mí no os libré de sus manos? 13 Mas vosotros me habéis dejado, y habéis servido a dioses ajenos; por tanto, yo no os libraré más. 14 Andad y clamad a los dioses que os habéis elegido; que os libren ellos en el tiempo de vuestra aflicción.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/09/LA-MARAVILLOSA-MISERICORDIA-DE-NUESTRO-DIOS.pdf

En los versículos que hemos leído podemos ver la manera de obrar del pueblo de Israel para con Dios en todo el tiempo de los jueces, antes de que hubiera un rey sobre ellos, siempre que el Señor los ayudaba mandandoles un libertador ellos volvían a darle la espalda a Dios, volvían a hacer lo malo y volvían a adorar a dioses falsos, a los baales y a Astarot, los dioses de los pueblos que vivían alrededor de Israel. 

Cuando ellos se revelaban contra Dios y le daban la espalda el Señor los castigaba permitiendo que los pueblos enemigos los oprimieran y los quebrantaran.

Pero cuando volvían a estar en aflicción venían nuevamente y clamaban al Señor, nuevamente lo buscaban arrepentidos, esa fue la manera de obrar del pueblo de Dios en el tiempo de los jueces: APOSTASÍA, CASTIGO, Y LIBERACIÓN

TRASLADEMOS ESTA HISTORIA A NUESTRA VIDA:

I) CUANTAS VECES DIOS NOS HA AYUDADO Y DESPUÉS LE HEMOS DADO LA ESPALDA AL IGUAL QUE ISRAEL? (OSEAS 13:5-6) Yo te conocí en el desierto, en tierra seca. 6 En sus pastos se saciaron, y repletos, se ensoberbeció su corazón; por esta causa se olvidaron de mí. En los tiempos de desierto de nuestra vida hemos buscando al Señor, le hemos clamado por un milagro, hemos suplicado por su ayuda, y él siempre nos ha dado su ayuda, pero lastimosamente cuando salimos del desierto, cuando salimos de los tiempos de escasez, de los tiempos de enfermedad, nos olvidamos del Señor, le damos la espalda como lo hacia Israel en el tiempo de los jueces. 

II) ¿QUÉ CONSECUENCIAS HA TRAÍDO A NUESTRA VIDA HABERLE DADO NUEVAMENTE LA ESPALDA AL SEÑOR? (SALMO 81:11-12) Pero mi pueblo no oyó mi voz, E Israel no me quiso a mí. 12 Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; Caminaron en sus propios consejos. A nadie le puede ir bien cuando deja al Señor, cuando le da la espalda a Dios y comienza a caminar guiado por la dureza de su corazón lleno de soberbia, lleno de autosuficiencia, y mucho menos cuando tenemos un corazón que no tiene gratitud con el Señor por sus milagros en nuestra vida. 

VEAMOS AHORA LA RESPUESTA DE DIOS A ISRAEL CUANDO NUEVAMENTE VINIERON A BUSCARLO DESPUÉS DE HABERLO ABANDONADO (JUECES 10:10-14) Entonces los hijos de Israel clamaron a Jehová, diciendo: Nosotros hemos pecado contra ti; porque hemos dejado a nuestro Dios, y servido a los baales. 11 Y Jehová respondió a los hijos de Israel: ¿No habéis sido oprimidos de Egipto, de los amorreos, de los amonitas, de los filisteos, 12 de los de Sidón, de Amalec y de Maón, y clamando a mí no os libré de sus manos? 13 Mas vosotros me habéis dejado, y habéis servido a dioses ajenos; por tanto, yo no os libraré más. 14 Andad y clamad a los dioses que os habéis elegido; que os libren ellos en el tiempo de vuestra aflicción. 

El Señor les recordó todas las veces que él los había ayudado, les recordó todas las veces que él los libró, pero ellos lo habían dejado y en lugar de adorarlo a él su corazón se había vuelto a los dioses ajenos. 

Y es por eso que el Señor les dio una respuesta muy dura a su pueblo: Ya no los libraré más, que los libre sus dioses en el tiempo de aflicción.  (Vs 13-14) Mas vosotros me habéis dejado, y habéis servido a dioses ajenos; por tanto, yo no os libraré más. 14 Andad y clamad a los dioses que os habéis elegido; que os libren ellos en el tiempo de vuestra aflicción.

¿CÓMO NOS SENTIRÍAMOS SI EL SEÑOR NOS DIERA ESA MISMA RESPUESTA A NOSOTROS? Que duro seria si el Señor nos respondiera de esa manera cuando venimos de nuevo a buscarlo, a suplicar su ayuda, a pedir por un milagro cuando le hemos dado la espalda, cuando no hemos sido agradecidos con él, qué duro sería que él nos dijera: Que te ayuden tus amigos por los que me has dejado, que te ayude tu dinero o tu negocio por el que me has dado la espalda, que te ayuden tus compañeros del equipo de fútbol por los que no vienes a la iglesia.  

PERO LA MISERICORDIA DE NUESTRO DIOS ES MARAVILLOSA PARA CON SU PUEBLO (JUECES 10:15-16) Y los hijos de Israel respondieron a Jehová: Hemos pecado; haz tú con nosotros como bien te parezca; sólo te rogamos que nos libres en este día.16 Y quitaron de entre sí los dioses ajenos, y sirvieron a Jehová; y él fue angustiado a causa de la aflicción de Israel.

La palabra MISERICORDIA es la palabra HESED en hebreo, y significa “Pacto de Amor” a pesar de nuestra rebelión, a pesar de nuestros errores, a pesar de nuestra infidelidad, nuestro Dios tiene un pacto de amor con su pueblo, con sus hijos, él no puede dejar de amarnos, él siempre está dispuesto para ayudar a sus hijos cada vez que lo necesitan (Jeremías 31:3) Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.

Es por eso que hoy su palabra nos recuerda una verdad maravillosa: AUNQUE SOMOS INFIELES CON ÉL , DIOS PERMANECE FIEL PARA CON NOSOTROS (2 Timoteo 2:13) Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.

VEN HOY A ÉL, VUELVE HOY TU CORAZÓN AL SEÑOR, todo lo que nuestra vida necesita está en él y su misericordia está disponible hoy en abundancia para cada uno de nosotros a pesar de nuestros pecados (Amós 5:4) Pero así dice Jehová a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis;