TRES HABILIDADES QUE NUESTROS HIJOS NECESITAN APRENDER

TEMA: TRES HABILIDADES QUE NUESTROS HIJOS NECESITAN APRENDER

TEXTO: PROVERBIOS 27:17 Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/08/TRES-HABILIDADES-QUE-NUESTRA-FAMILIA-NECESITA.pdf

Aguzar él hierro significa afilar algo, pulirlo, dejarlo listo, y eso es también uno de los objetivos de la familia, prepararnos para enfrentar la vida, para las diferentes situaciones y circunstancias que enfrentaremos como también para los distintos tipos de personas con las con las que nos relacionamos en la vida.

Para enfrentar la vida, para enfrentar el mundo real, pues nuestros hijos saldrán de casa y no podemos estar siempre con ellos, necesitan aprender habilidades que les ayuden a convivir en armonia con distintos tipos de personas, a relacionarse sabiamente con los demás en los distintos ámbitos de la vida: Estudios, trabajo, relaciones sociales, relaciones sentimentales, amistades, etc. 

Definamos primeramente que es una habilidad: Capacidad de una persona para hacer una cosa correctamente y con facilidad. Y ahora vamos a reflexionar por medio de la palabra de Dios en TRES HABILIDADES que nuestros hijos necesitan aprender en casa para estar preparados para enfrentar la vida: 

¿CUALES SON ESAS HABILIDADES? 

I) LA HABILIDAD PARA DECIR NO CON FIRMEZA Y SIN TEMOR (1 CORINTIOS 16:12) Acerca del hermano Apolos, mucho le rogué que fuese a vosotros con los hermanos, mas de ninguna manera tuvo voluntad de ir por ahora; pero irá cuando tenga oportunidad. 

Seguramente a muchos de nosotros pensaríamos que Apolos debería de haber aceptado la petición del apóstol Pablo para ir a la iglesia de Corinto, quizás como muchos decimos “Por compromiso” o por “Cortesía” pero el apóstol Pablo dice que Apolos de ninguna manera tuvo voluntad de ir, es decir que Apolos dijo que no y se mantuvo firme. 

No podemos saber si Apolos tenía razón en no querer ir, ni tampoco si Pablo tenía razón en presionarlo, pero lo que sí podemos ver es el carácter de Apolos en  la firmeza que tenía de decir un NO aun a pesar de ser presionado a hacer algo.

Igualmente podemos ver la madurez del apóstol Pablo para aceptar ese no sin criticarlo públicamente, pues solamente dijo: irá cuando tenga oportunidad.

Lastimosamente eso es lo que nosotros no podemos hacer o nos cuesta mucho, decir NO, pues muchas veces nos comprometemos o aceptamos hacer cosas que no queremos hacer simplemente por el temor a quedar mal, por el temor a ser criticado.

Pero tenemos que saber que decir NO es un derecho que todos tenemos, de hecho al único a quien nunca debemos decirle que no es a nuestro Dios. 

Para decir NO se necesita ser sabios para comprender algunas cosas muy importante:

  • No podemos ni debemos tratar de complacer a todos, pues al final nos sentiremos infelices y amargados. 
  • Es mejor decir un NO sincero que vivir mintiendo inventando excusas. (Santiago 5:12) Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.
  • Hay algunas personas que en realidad no necesitan ayuda sino que son irresponsables y manipuladoras y quieren aprovecharse de la buena voluntad.

II) LA HABILIDAD DE MANEJAR SABIAMENTE LAS CRÍTICAS (COLOSENSES 4:6)  Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno. 

La realidad es que a todos nos agrada que las personas nos den una palabra de aliento y motivación, nos gusta que las personas aprueben lo que hacemos. Pero tenemos que comprender que hay  algo inevitable: LAS CRÍTICAS. Es por eso que es muy importante que aprendamos a  manejarla, y que no nos afecte nuestra motivación ni nuestra autoestima.

¿Que es una Crítica? Es un juicio u opinión personal que se expresa sobre alguien, o sobre lo que que hace.la cual puede expresarse de manera positiva o constructiva, o de una manera negativa o destructiva.

Ya que no podemos evitar ser criticados tenemos que estar preparados para poder manejar la crítica sabiamente para responder a ella de una manera sabia, y que aun pueda llegar a ser beneficiosa para nuestra vida. 

Primeramente tenemos que reconocer que si lo que hacemos está mal o no lo estamos haciendo bien, seremos criticados y señalados, pero aun  si lo estamos haciendo bien o excelente también seremos criticados por causa de la envidia  (Eclesiastés 4:4) He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu

Entonces ¿Cómo podemos tener la habilidad de manejar la crítica de una manera sabia?  

  • No tomar todas las críticas como ataques, sino comprendiendo que hay personas que tienen más conocimiento y experiencia que nosotros y quieren ayudarnos a mejorar (Salmo 141:5) Que el justo me castigue, será un favor, Y que me reprenda será un excelente bálsamo Que no me herirá la cabeza; Pero mi oración será continuamente contra las maldades de aquéllos. 
  • Si la crítica es negativa y dañina, no permitas que lo que oyes llegue a tu corazón, desecha las palabras que pueden corromper tu corazón con resentimiento y rencor (Eclesiastés 7:21) Tampoco apliques tu corazón a todas las cosas que se hablan, para que no oigas a tu siervo cuando dice mal de ti; Deja de andar preguntando y queriendo saber lo que los demás andan hablando de ti, cuida tu corazón, sé sabio. (Proverbios 4:23) Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.
  • Con las personas que nos han criticado de manera negativa y dañina debemos comportarnos como verdaderos cristianos no pagando mal por mal (Romanos 12:17) No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. y orar por aquellos que nos han criticado de esa forma (Mateo 5:44-45)  Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.
  • La experiencia negativa de recibir ese tipo de críticas que nos molestan también nos deben servir para comprender lo que los demás sienten cuando hemos sido nosotros los que hemos hecho este tipo de críticas dañinas (Eclesiastés 7:21-22) Tampoco apliques tu corazón a todas las cosas que se hablan, para que no oigas a tu siervo cuando dice mal de ti; 22 porque tu corazón sabe que tú también dijiste mal de otros muchas veces.
  • Debemos tener la sinceridad y la valentía, pues eso es tener carácter, para reconocer ,aunque nos duela, aquellas cosas que sí son verdad y que fue señalada en la crítica que nos hicieron (Proverbios 15:31-32) El oído que escucha las amonestaciones de la vida, Entre los sabios morará. 32 El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma; Mas el que escucha la corrección tiene entendimiento y luego de aceptarlas mejorarlas en nuestra vida. 

III) LA HABILIDAD DE PODER EXPRESAR SU DESACUERDO CON SABIDURÍA (PROVERBIOS 26:4-5) Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, Para que no seas tú también como él. 5 Responde al necio como merece su necedad, Para que no se estime sabio en su propia opinión.

Tenemos que saber que no siempre estaremos de acuerdo con las opiniones o las acciones de una persona, muchas veces estaremos en desacuerdo, y tenemos que aprender a tener el carácter para expresar ese desacuerdo, aun a pesar de los conflictos que eso pueda causar. 

Lastimosamente muchos necios hoy en día se creen sabios porque no nos atrevemos a hacer lo que la palabra de Dios nos dice que hagamos, y en lugar de responder como merece su necedad, erróneamente le damos la razón. 

Seguramente en muchos ámbitos de la vida nos ha tocado escuchar y soportar muchas necedades, y por evitar conflictos no expresamos nuestro desacuerdo o nuestra desaprobación sino que tomamos el camino más fácil y más cómodo de no decir nada. 

Muchas veces hemos dicho, “tienes razón”, cuando en realidad lo que teníamos que haber dicho con valentía y en el nombre del Señor era: estás equivocado, no está bien lo que haces o piensas hacer. 

CONCLUSIÓN: Hemos visto porque es tan importante tomarnos el tiempo de enseñar esas habilidades tan importantes a nuestra familia, es verdaderamente una preparación para la vida, y si no lo hemos hecho, nunca es tarde para comenzar, hagámoslo desde hoy con la ayuda y la sabiduría de nuestro Dios.