ESTUDIO: LA BASE BÍBLICA DE LA SEGURIDAD DE NUESTRA SALVACIÓN I PARTE 

ESTUDIO: LA BASE BÍBLICA DE LA SEGURIDAD DE NUESTRA SALVACIÓN I PARTE 

TEXTO: 2 CORINTIOS 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/08/ESTUDIO_-LA-BASE-BIBLICA-DE-LA-SEGURIDAD-DE-NUESTRA-SALVACION-I-PARTE.pdf

La palabra de Dios nos llama a cada uno de nosotros a examinarnos, a preguntarnos si estamos seguros de estar en la fe, es decir, si estamos seguros de la salvación que hemos recibido por la fe en Cristo Jesús. 

Esto significa que nuestro Dios quiere que cada uno de nosotros tengamos seguridad de nuestra salvación, que confiemos en sus promesas y en la obra redentora que él ha hecho por medio de Jesucristo. 

I) PRIMERAMENTE COMPRENDAMOS QUE LA SEGURIDAD DE NUESTRA SALVACIÓN DEPENDE DE CUATRO ELEMENTOS FUNDAMENTALES: 

  1. LA NATURALEZA DE DIOS 

DIOS NO PUEDE MENTIR (TITO 1:1-2) Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad, 2 en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos, Lo que él ha dicho se cumplira, él no puede mentir, su naturaleza es la verdad no la mentira (Números 23:19) Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

DIOS NOS PUEDE DEJAR DE AMARNOS (1 JUAN 4:8) El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. La naturaleza de nuestro Dios es el amor, y su palabra nos declara que nada puede hacer que él deje de amarnos (ROMANOS 8:38-39) Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

DIOS NO PUEDE CAMBIAR (MALAQUÍAS 3:6) Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. Podemos sentirnos seguros de la salvación que nuestro Dios nos da pues él no cambia, en él no hay ninguna sombra de variación (Santiago 1:17) Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

  1. LAS PROMESAS DE NUESTRO DIOS (JUAN 5:24) De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. Nuestra salvación y la vida eterna son una promesa de Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, y si son una promesa del Señor eso nos debe dar paz y seguridad. 

TODAS SE CUMPLEN (2 Corintios 1:20) porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios. En las promesas que Dios nos ha dado no hay lugar para el quizas o el tal vez (Lucas 23:43) Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

ESTÁN RESPALDADAS POR SU PODER (Mateo 19:26) Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.  Las promesas de nuestro Dios tienen el respaldo de su poder, todo lo que él promete lo cumple porque para él no hay nada imposible. 

  1. LA OBRA COMPLETA DE CRISTO EN LA CRUZ  (HEBREOS 10:14) porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. La obra redentora hecha por nuestro Señor Jesucristo en la cruz fue completa, no hay nada que nosotros podamos agregarle para completarla, ni obras, ni sacrificios, ni perseverancia. Tendríamos que sentirnos muy preocupados e inseguros si aparte de la obra de Cristo en la cruz para poder ser salvos nosotros tuviéramos que hacer algo para merecer o para ganarnos la salvación, pero la palabra de Dios nos declara que con una sola ofrenda nos hizo perfectos para siempre. 

LAS PALABRAS DE CRISTO EN LA CRUZ nos recuerdan que su obra redentora está terminada, que la obra redentora para salvarnos fue completamente realizada por ÉL EN LA CRUZ (Juan 19:30) Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

  1. LA GARANTÍA QUE DIOS NOS HA DADO (EFESIOS 1:13-14) En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria. Desde el momento que recibimos a Jesús como Señor y salvador de nuestra vida somos sellados por el Espíritu Santo, él es la garantía de Dios en nosotros, él es las arras de nuestra herencia adquirida de parte de nuestro Dios. 

El Espíritu Santo es quien nos da testimonio a nuestro corazón que somos hijos de Dios (Romanos 8:16) El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

II) RESPONDAMOS AHORA UNA PREGUNTA MUY IMPORTANTE: ¿PUEDE UN CRISTIANO PERDER LA SALVACIÓN? 

Entendamos lo que dice la Biblia sobre la salvación: para que un cristiano pierda la salvación y la vida eterna que Dios le dio sus promesas tendrian que revertirse, Dios tendría que retractarse de lo que ha dicho y de lo que ha prometido y quitarnos lo que él nos dio.

A) LA PALABRA DE DIOS DICE QUE LA VIDA QUE ÉL NOS HA DADO ES ETERNA (JUAN 10:28) y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Si la salvación se pierde significa que en realidad la vida que nos dio no era eterna pues terminaría en el momento que un cristiano comete un pecado o se aparta del camino de Dios, por lo tanto Dios tendría que habernos engañado diciéndonos que era eterna cuando en realidad era condicionada a nuestro caminar en la vida. 

B) LA PALABRA DE DIOS DECLARA QUE LOS QUE HAN CONFESADO A JESÚS COMO SALVADOR HAN SIDO JUSTIFICADOS (ROMANOS 5:1) Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; La palabra justificado significa ser “Declarado justo” Es decir que para que un cristiano pueda perder su salvación, Dios tendría que anular la justificación y retractarse de lo que Él declaró anteriormente. Y tenemos que recordar lo que aprendimos anteriormente, Dios no miente, Dios no cambia, si el nos ha declarado justos es algo verdadero, y Dios no se arrepiente de haberlo declarado 

C) LA PALABRA DE DIOS DICE QUE NUESTRA SALVACIÓN ES UN DON DE DIOS QUE SE RECIBE POR LA FE (EFESIOS 2:8-9) Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. Si la salvación se pierde entonces Dios tendría que revocar, es decir dejar sin efecto el don que él nos dio, tendria que dejar sin efecto el don de la gracia de Dios, pero su palabra dice que los dones de Dios son irrevocables (Romanos 11:29) Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.

D) LA PALABRA DE DIOS DICE QUE CRISTO NOS REDIMIÓ CON SU SANGRE (EFESIOS 1:7) en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, La palabra Redención se refiere a una compra ya realizada, un precio que ya ha sido pagado. Es decir que para que un cristiano pueda perder la salvación, Dios tendría que anular su compra hecha con la sangre preciosa de Su Hijo, pero su palabra también nos dice que la redención que él ha hecho por nosotros es eterna (Hebreos 9:11-12) Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, 12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.