BOSQUEJO CORTO: LECCIONES PARA TIEMPOS DE CRISIS 

TEMA: LECCIONES PARA TIEMPOS DE CRISIS 

TEXTO: HECHOS 12:1-10 En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. 2 Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan. 3 Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Eran entonces los días de los panes sin levadura. 4 Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua. 5 Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él. 6 Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel. 7 Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos. 8 Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme. 9 Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión. 10 Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él.

DESCARGA EN PDF: https://elblogdelpastoroscarflores.com/wp-content/uploads/2021/07/LECCIONES-PARA-TIEMPOS-DE-CRISIS.pdf

Este texto nos narra el momento en el cual el apóstol Pedro fue puesto en la cárcel por Herodes, pero no solamente estaba en la carcel sino que estaba fuertemente custodiado, (Vs 4) Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua. 

La situación de Pedro estaba tan complicada que aún dormía entre dos soldados, sujeto con cadenas y guardas en la puerta de la cárcel, es decir que de ninguna manera Pedro podía salir de esa situación por él mismo. 

Y en esa situación tan complicada que vivió el apóstol Pedro podemos tomar lecciones muy importantes para cuando en nuestra vida cristiana también pasemos por situaciones de crisis.

I) PRIMERA LECCIÓN: EN TIEMPOS DE CRISIS LA ORACIÓN DE INTERCESIÓN TIENE MUCHO PODER (VS 5) Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él. Que precioso detalle el que nos muestra el texto, aunque todo parecía imposible, aunque humanamente hablando la iglesia no podía hacer mucho, ellos no se rindieron, la iglesia hizo lo único que podía hacer: ORAR. Nosotros como cristianos tenemos que comprender que hay poder cuando la iglesia se une para orar, para clamar los unos por los otros, pues la palabra de Dios nos muestra que si nos ponemos de acuerdo para orar por algo, él desde los cielos obrar maravillas a nuestra favor (Marcos 18:19) Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

II) SEGUNDA LECCIÓN: NO IMPORTA QUE TAN COMPLICADA SEA LA SITUACIÓN, DIOS SIEMPRE LLEGA A NUESTRO AUXILIO (HECHOS 12:7A) Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; A pesar de que Pedro estaba custodiado por varios soldados, y que estaba dentro de la cárcel donde nadie podía entrar, el Señor llegó, y su luz resplandeció en la cárcel. Nosotros podemos estar seguros que aun en los momentos más oscuros de nuestra vida el Señor no nos abandonará, él llegará a nuestro auxilio, él llegará para externos su mano de poder y de misericordia. Nuestro Dios siempre llega donde nadie puede o nadie quiere llegar, él nunca nos abandona, aun las personas que más amamos o en quien más confiamos podrían abandonarnos cuando estamos en situaciones de crisis, pero no nuestro Dios (Salmo 27:10) Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá.

III) TERCERA LECCIÓN: EN TIEMPOS DE CRISIS LO IMPOSIBLE LO HACE DIOS, LO DEMÁS LO HACEMOS NOSOTROS (HECHOS 12:7-8) Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos. 8 Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme. Tenemos que comprender algo muy importante: Dios no hará lo que nos corresponde hacer a nosotros. En el texto podemos ver que el ángel del Señor no llegó para cargar a Pedro y sacarlo de la cárcel en sus brazos, sino que el ángel despertó a Pedro, le dijo que se levantara, que se ciñera y que se atara las sandalias, que se envolviera en su manto y que lo siguiera. Dios obra maravillas, Dios obra milagros, pero nosotros tenemos que buscarlo, tenemos que apartar tiempo para congregarnos, para orar, para leer su palabra, para servirle. Si necesitamos un trabajo tenemos que orar y tocar puertas, si estamos enfermos tenemos que orar y confiar y hacernos los examenes, si tenemos un problema legal, tenemos que orar y presentarnos a realizar los tramites que sean necesarios. LA CONFIANZA EN DIOS NO ANULA LA ACCIÓN. 

IV) CUARTA LECCIÓN: LAS PUERTAS QUE PARECEN IMPOSIBLES SOLAMENTE DIOS LAS PUEDE ABRIR (HECHOS 12:10) Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él. Seguramente para Pedro salir de la cárcel parecía algo imposible, pero no para nuestro Dios, la puerta se abrió por sí misma, no hubo necesidad de empujarla, y de la misma forma nosotros tenemos que confiar que aun las situaciones más complicadas, aún las situaciones difíciles Dios es él único que abre puertas que no vemos, que hace camino donde no hay. (Isaías 43:18-19) No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.