MENTIRAS QUE DESTRUYEN MATRIMONIOS

TEMA: MENTIRAS QUE DESTRUYEN MATRIMONIOS

TEXTO: JUAN 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Siempre hemos dicho que satanás tiene tres propósitos u objetivos en contra de nuestra vida, de nuestra familia y de nuestro matrimonio: HURTAR, MATAR Y DESTRUIR

Pero tenemos que comprender de qué manera el enemigo lleva a cabo estos tres objetivos en contra de nuestra vida, y tenemos que saber que satanás hurta, mata y destruye utilizando la herramienta más antigua, su arma más antigua pero más efectiva en contra de nuestra vida: LAS MENTIRAS (Juan 8:44) Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

Y tenemos que saber que hay muchas mentiras que el diablo nos ha hecho creer y que están afectando nuestro matrimonio, que están destruyendo y llevando al fracaso a miles o millones de matrimonios en el mundo, incluyendo matrimonios cristianos, y no debemos permitirlo. 

Este día vamos a reconocer algunas de esas mentiras que el enemigo está usando para afectar y destruir nuestros matrimonios, y vamos a conocer por medio de la palabra de Dios la verdad que el Señor ha declarado para hacernos libres de esas mentiras. 

I) CREER QUE LO QUE HACEMOS EN OCULTO NUNCA SALDRÁ A LA LUZ (PROVERBIOS 9:17) Las aguas hurtadas son dulces, Y el pan comido en oculto es sabroso.

Lo que hacemos en oculto puede ser emocionante y como lo dice el texto puede parecer sabroso, pero en realidad es PELIGROSO y DESTRUCTIVO. 

Muchos matrimonios han fracasado porque creyeron que lo que el esposo o la esposa estaban haciendo en oculto nunca se llegaría a saber , nunca saldría a la luz, y verdaderamente hay personas que se vuelven expertas en ocultar su pecado, se vuelven expertas en esconder su doble vida. 

Pero tenemos que saber que tratar de ocultar un pecado, tratar de ocultar un adulterio, tratar de ocultar algo que puede estar dañando nuestro matrimonio es como tratar de sumergir y esconder una pelota inflable debajo del agua, tarde o temprano no la podremos sostener más y saltara a la superficie.

LA MENTIRA DE SATANÁS: Si eres astuto o astuta nadie lo sabrá, tu esposa nunca lo sabrá, tu esposo nunca se dará cuenta, puedes mantener oculto tu pecado y nadie lo verá. 

LA VERDAD QUE NOS DECLARA LA PALABRA DE DIOS: La palabra de Dios nos declara algo completamente diferente a las mentiras del enemigo: 

  • Primeramente nos enseña que podemos engañar a todos menos al Señor (Gálatas 6:7) No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.
  • La palabra de Dios nos enseña que aunque seamos expertos en ocultar nuestro pecado, tarde o temprano todo saldrá a la luz (Lucas 12:2) Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse.
  • Dios utiliza la vergüenza y humillación que produce en nuestra vida cuando nuestro pecado ha sido descubierto para llevarnos al arrepentimiento y a la restauración (Salmo 119:67) Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra.

Lastimosamente cuando aquello que tenemos oculto sale a la luz, dañamos el corazón de nuestro cónyuge, perdemos su confianza, y causamos conflictos en nuestro hogar, es por eso que la mejor decisión es vivir una vida sin tener secretos entre la pareja, no tener nada que ocultarse ni de qué avergonzarse (Génesis 2:25) Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

Si en nuestra vida tenemos algo oculto ¿Por qué vamos a esperar a que nuestro pecado salga a la luz y seamos avergonzados y que nuestro matrimonio y el corazón de nuestra pareja sea dañado? Arrepintamonos desde ya, dejemos ese pecado oculto y vivamos en paz, pues lo oculto trae aflicción y angustia a nuestra vida (Salmo 32:3-5) Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día. 4 Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano. 5 Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado

II) PENSAR QUE EL ENOJO Y EL RESENTIMIENTO DESAPARECERÁN CON EL TIEMPO DEL CORAZÓN DE NUESTRO CÓNYUGE (PROVERBIOS 26:26) Aunque su odio se cubra con disimulo, Su maldad será descubierta en la congregación.

Muchas veces cuando hemos ofendido a nuestro cónyuge, cuando hemos lastimado su corazón con nuestras acciones o con nuestras palabras muchas veces a nuestra mente viene una frase “Ya se le va a pasar”.

Pensamos que el tiempo se encargara de sanar la herida, de borrar el resentimiento y de quitar la molestia del corazón, y muchas veces pensamos que cuando nuestra pareja ya nos dirige de nuevo la palabra, cuando ya nos permite tener intimidad, y aparentemente todo esta normal pensamos que ya el corazón de nuestra pareja está sanado y todo esta bien. 

Pero el texto que hemos leido nos declara que el resentimiento, la amargura, el rencor y hasta el odio, se puede cubrir con disimulo, y lamentablemente muchas esposas se han vuelto expertas en disimular su resentimiento, a disimular su dolor.

LA VERDAD QUE NOS ENSEÑA LA PALABRA DE DIOS: La palabra de Dios nos declara una verdad espiritual muy importante:

  •  la verdadera reconciliación requiere que el ofensor vaya, reconozca su error, se arrepienta y busque la reconciliación (Mateo 5:23-24) Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.
  • Tenemos que saber que el perdón es algo que tenemos que dar de manera incondicional (Colosenses 3:13) soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 
  • Pero la verdadera reconciliación requiere la participación del ofensor y no podemos dejarnos engañar por el enemigo creyendo que DISIMULAR ES IGUAL A ESTAR BIEN, PORQUE NO ES ASÍ. 

IV) CREER QUE LA INSATISFACCIÓN SEXUAL EN EL MATRIMONIO ES UN TEMA DEL CUAL NO SE DEBE HABLAR (PROVERBIOS 27:7) El hombre saciado desprecia el panal de miel; Pero al hambriento todo lo amargo es dulce.

Verdaderamente la intimidad sexual es una bendición de Dios para los matrimonios, es un regalo maravilloso de Dios para la pareja. 

Pero lastimosamente cuando la intimidad sexual no es satisfactoria para ambos cónyuges esto puede llevar a la INFIDELIDAD, a la INFELICIDAD, y al FRACASO del matrimonio. 

Y una de las mentiras que satanás usa para destruir muchos matrimonios es hacernos creer que “de esos temas no hay que hablar” o “hablar de eso es malo” y el corazón de la esposa o del  esposo se va llenando poco a poco de dolor (Salmo 39:2) Enmudecí con silencio, me callé aun respecto de lo bueno; Y se agravó mi dolor.

Si vemos el texto nos dice que muchas veces callamos “Aun respecto de lo bueno..” y tenemos que saber que la intimidad sexual es algo bueno, es algo que Dios ha creado y que ha dado como bendición a las parejas, no es algo sucio, ni pecaminoso, ni tampoco es un tabú. 

LA VERDAD QUE NOS DECLARA LA PALABRA DE DIOS: La palabra de Dios nos enseña algo muy importante con respecto a la intimidad sexual. 

  • La intimidad sexual debe ser algo satisfactorio para ambos cónyuges (Proverbios 5:19) Como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre. (1 Corintios 7:3) El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido.
  • Una buena comunicación es muy importante en una intimidad sexual satisfactoria en en el matrimonio (Cantares 2:4-6) Me llevó a la casa del banquete, Y su bandera sobre mí fue amor. 5 Sustentadme con pasas, confortadme con manzanas; Porque estoy enferma de amor. 6 Su izquierda esté debajo de mi cabeza, Y su derecha me abrace.
  • Versión Lenguaje Actual: Mi amado me llevó a la sala de banquetes, y allí me cubrió de besos. 5 ¡Denme a comer uvas! ¡Denme a comer manzanas! ¡Ayúdenme a recobrar las fuerzas, que me estoy muriendo de amor! 6 ¡Que ponga él su brazo izquierdo debajo de mi cabeza! ¡Que me apriete contra su cuerpo con el brazo derecho!

CONCLUSIÓN: No nos dejemos engañar por las mentiras del enemigo, hoy hemos visto solamente algunas de ellas, hay muchas más, pero para enfrentar todas las mentiras hay una sola respuesta: LA VERDAD DE DIOS.