LA ORACIÓN EFICAZ

TEMA: LA ORACIÓN EFICAZ 

TEXTO: SANTIAGO 5:16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

En el texto podemos observar que se nos habla de la ORACIÓN EFICAZ, primeramente tenemos que comprender que la palabra eficaz significa “Algo que produce el efecto esperado” podemos decir entonces que la oración eficaz es la oración que trae consigo una respuesta de bendición de parte de nuestro Dios para nosotros. 

También en base al texto podemos sacar otra enseñanza muy importante: HAY ORACIONES INEFICACES es decir aquellas oraciones que no producen nada, quiere decir que la oración ineficaz son simples palabras que no tienen poder, y lastimosamente ese es el tipo de oración de muchos cristianos. 

Sabemos que la base de nuestra relación con Dios es la oración por lo tanto es muy importante que aprendamos por medio de la palabra de nuestro Dios, ¿Cuales son las características de la oración eficaz? :

I) PRIMERA CARACTERÍSTICA: LA ORACIÓN EFICAZ ES UNA ORACIÓN QUE AGRADA A DIOS (HEBREOS 11:6) Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

La palabra de Dios nos declara que “Sin fe es imposible agradar a Dios” por lo tanto podemos decir que la oración eficaz es una oración agradable al Señor porque es una oración de fe, es una oración confiando en su amor, en su poder y en su fidelidad para con nosotros. 

No importa si se hace desde una iglesia, o desde una casa, en el trabajo, o mientras caminamos, lo importante es que las palabras de esa oración reflejen la fe que hay en nuestro corazón.

Muchas veces en los momentos de angustia y de dolor la fe que hay en nuestro corazón no la podemos expresar con palabras, pero nuestro Dios conoce aún nuestros suspiros 

(Salmo 38:9) Señor, delante de ti están todos mis deseos, Y mi suspiro no te es oculto.

(Lamentaciones 3:56) Oíste mi voz; no escondas tu oído al clamor de mis suspiros.

II) SEGUNDA CARACTERÍSTICA: LA ORACIÓN EFICAZ ES ORAR SIN DUDAR (SANTIAGO 1:6-7) Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.

La duda es pecado, la duda de nuestro corazón ofende y desagrada al Señor, pues cuando dudamos significa que estamos desconfiando de él y nuestro Dios es digno de TODA nuestra confianza. 

El texto nos muestra que la duda vuelve INEFICAZ nuestra oración, pues como lo dice el Vs 7 : No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.

Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó que la duda es uno de los principales obstáculos de nuestras oraciones (Mateo 21:21) Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho.

La única forma de vencer nuestra duda es PODER CREER EN DIOS, a pesar de las circunstancias, a pesar de lo que digan los demás, a pesar de nuestros temores, (Marcos 9:23) Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

III) TERCERA CARACTERÍSTICA: LA ORACIÓN EFICAZ ES UNA ORACIÓN CONFORME A LA VOLUNTAD DE DIOS (1 JUAN 5:14-15) Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

Esto verdaderamente es algo muy importante, pues muchos cristianos solamente nos enfocamos en la fe para orar, pero este texto nos muestra que hay que orar con fe pero pidiendo aquellas cosas que van conforme a la voluntad de Dios. 

Es decir que nuestro Dios no nos dará lo que le pidamos, aunque lo pidamos con fe, si lo que estamos pidiendo no está de acuerdo a su voluntad, y eso es lo que hace que muchas de nuestras oraciones sean ineficaces, pues nuestras peticiones no están conformes a su voluntad. 

Verdaderamente que a todos nos gusta lo que nos dice (Mateo 21:22) Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis. Pero tenemos que comprender que este precioso versículo tenemos que verlo a la luz de lo que nos enseña (1 Juan 5:14) Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Es decir que TODO LO QUE PIDIEREIS EN ORACIÓN significa todo lo que pidiereis, CONFORME A SU VOLUNTAD.

Muchas veces como cristianos le damos énfasis a la oración en nuestra vida y descuidamos la lectura de la palabra de Dios, o pensamos que si oramos en casa no necesitamos congregarnos para escuchar su palabra y por eso muchas de nuestras oraciones son ineficaces, pues por medios de su palabra el Señor nos revela su voluntad para que nuestras oraciones sean eficaces. 

IV) CUARTA CARACTERÍSTICA: LA ORACIÓN EFICAZ ES UNA ORACIÓN QUE SE HACE DESDE UN CORAZÓN LIMPIO, SIN RENCOR NI RESENTIMIENTO (MARCOS 11:25) Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.

Cuando oramos normalmente lo primero que hacemos es pedirle a Dios perdón por nuestras ofensas, por nuestros pecados, pero ¿Hemos perdonado nosotros? 

Nuestro Señor Jesucristo nos dijo que cuando estemos orando tenemos que perdonar, para que nuestro Dios también perdone nuestros pecados y podamos tener un corazón agradable a nuestro Dios.

Podemos ver entonces que nuestra falta de perdón en lugar de afectar a la persona con quien estamos molestos y resentidos nos afecta a nosotros directamente ,vuelve estériles nuestras oraciones.

Muchas veces los pastores nos preguntan ¿Has orado hoy? pero quizás la pregunta sería ¿Ya perdonaste? 

CONCLUSIÓN: Por medio de lo que hoy hemos aprendido podemos hacer una reflexión sobre nuestras oraciones y preguntarnos: ¿Son eficaces mis oraciones? si no lo son, entonces ya tenemos la respuesta de Dios de todas aquellas cosas que tenemos que mejorar para que podamos recibir la bendición que tanto anhelamos.