CAMBIOS PARA MEJORAR NUESTRA VIDA CRISTIANA

TEMA: CAMBIOS PARA MEJORAR NUESTRA VIDA CRISTIANA

TEXTO: SALMO 100:1-5 Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. 2 Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. 3 Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. 4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre. 5 Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones.

Desde el año pasado todos en el mundo hemos experimentado cambios en nuestra vida, a causa de la pandemia el mundo cambió, estamos viviendo en una nueva normalidad y hemos tenido que acostumbrarnos a muchos cambios, pero ¿Hemos cambiado nosotros? 

Sabemos que nuestro Dios ha permitido todos estos cambios en el mundo, y tenemos que reconocer que uno de los objetivos del Señor en esta pandemia es cambiarnos a nosotros, transformar nuestra vida para bien, obrar en nuestro corazón cambios para bien, para que podamos vivir una vida agradable para nuestro Dios. 

Seguramente todos podríamos hacer un listado de los cambios que hemos experimentado desde que comenzó la pandemia, pero ¿podríamos hacer un listado de los cambios que nuestro Dios quiere que tengamos en nuestra vida?

En el texto que hemos leído encontramos algunos de esos cambios para mejorar que nuestro Dios quiere que tengamos en nuestra vida, que cambios para mejorar necesitamos hacer en nuestra vida cristiana:

I) NECESITAMOS CAMBIAR NUESTRA ACTITUD (SALMO 100:2) Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo

Lastimosamente para muchos cristianos servir al Señor y congregarse en la iglesia no es motivo de alegría ni de regocijo, sino que es una carga, es una molestia, y aunque sirvamos en un ministerio, aunque tengamos un privilegio y nos congregamos en la iglesia, tenemos que comprender que más que nuestras acciones a nuestro Dios le agrada nuestra actitud, no es de tanto valor lo que hacemos para él , sino con qué actitud lo hacemos (Colosenses 3:23-24) Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

Tenemos que saber que a nuestro Dios no podemos engañarlo, él conoce cómo está nuestro corazón para con él, verdaderamente nuestro Dios sabe con qué actitud nos presentamos delante de él (Malaquías 1:12-13) Y vosotros lo habéis profanado cuando decís: Inmunda es la mesa de Jehová, y cuando decís que su alimento es despreciable. 13 Habéis además dicho: !!Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová.

Nuestro Dios quiere bendecirnos, para nuestro Dios es una alegría bendecirnos y hacernos bien (Jeremías 32:40-41) Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí. 41 Y me alegraré con ellos haciéndoles bien, y los plantaré en esta tierra en verdad, de todo mi corazón y de toda mi alma.

Y él también quiere que nosotros nos deleitemos en él, que nos deleitemos sirviendo, que nos deleitemos adorandolo, que nos deleitemos en su casa recibiendo su palabra (Salmo 37:4) Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

II) NECESITAMOS CAMBIAR NUESTRA INCONSTANCIA EN CONVICCIÓN (SALMO 100:3) Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

Tenemos que reconocer que el problema de muchos de nosotros es la inconstancia para con nuestro Dios, no queremos reconocer que somos ovejas de su prado y que tenemos que permanecer en su rebaño, bajo su cuidado, confiando en su provisión, pero lastimosamente muchos nos apartamos de su rebaño y de su camino y nos convertimos en ovejas descarriadas. 

Y tampoco queremos comprender que somos pueblo suyo, y que como parte de su pueblo nosotros estamos llamados a vivir diferente al mundo, pero lastimosamente queremos vivir como si no fuéramos parte de su pueblo, queremos seguir viviendo en mundanalidad. 

Pero ¿Por qué somos así? ¿por qué vivimos una vida inconstante para con nuestro Dios? ¿Por qué no podemos permanecer en sus caminos viviendo una vida agradable al Señor?  La respuesta está en la primera parte del vs 3: PORQUE NOS RECONOCEMOS QUE JEHOVÁ ES DIOS, es decir, pensamos que fuera de los caminos del Señor vamos a encontrar algo mejor, pensamos que vamos a encontrar otro rebaño mejor que el del Señor, pero NO ES ASÍ. 

Solamente en Dios tenemos verdadera vida, solamente en Dios tenemos verdadera paz, solamente en Dios tenemos bendición, TODO LO DEMÁS ES UNA ILUSIÓN. 

Es por eso que necesitamos pasar de la inconstancia en la que hemos vivido nuestro cristianismo, a la convicción de que no vamos a encontrar nada mejor que la vida que nuestro Dios nos ha dado. 

III) NECESITAMOS CAMBIAR NUESTRO CONCEPTO QUE TENEMOS DE DIOS (SALMO 100:4-5) Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre. 5 Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones.

El salmo 100 es una exhortación a la gratitud, es decir, vivir una vida en agradecimiento al Señor por sus bendiciones, por sus misericordias para con nosotros. Pero ¿Por qué tiene que exhortarnos el Señor a ser agradecidos? Porque muchos de nosotros tenemos un concepto equivocado de Dios que no nos permite tener gratitud en nuestro corazón. 

El vs 5 nos dice que nuestro Dios es bueno y que su misericordia es para siempre, pero muchos cristianos piensan, aunque no lo digan, que Dios ha sido injusto con ellos, muchos cuestionan a Dios y le reclaman, y algunos dicen estar resentidos con Dios, creen que él se ha equivocado en lo que ha hecho. 

Pero si queremos verdaderamente tener un corazón lleno de gratitud tenemos que comprender que aunque muchas veces no comprendamos lo que él hace o permite en nuestra vida, él es bueno, y quiere siempre lo mejor para nuestra vida, y el no espera que lo podamos COMPRENDER en todo lo que él hace, pero sí quiere que nosotros podamos CONFIAR en lo que él está haciendo.  

La parte final del vs 5 nos dice algo muy importante:  “…Su verdad por todas las generaciones.” es decir que nuestro Dios no miente, aunque nosotros no comprendamos lo que Dios está haciendo, podemos estar seguros que él cumplira su palabra, que él cumplira sus promesas, y que al final todo nos ayudará para bien (Romanos 8:28) Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.