SERMON DE SEMANA SANTA: LA TRAICIÓN DE JUDAS

TEMA: LA TRAICIÓN DE JUDAS

TEXTO: MATEO 26:14-16 Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes, 15 y les dijo: ¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata. 16 Y desde entonces buscaba oportunidad para entregarle.

No cabe duda que uno de los personajes de los que más se habla en la semana santa, aparte de nuestro Señor Jesucristo, es Judas Iscariote, el cual es conocido por haber sido el traidor, el que vendió y entregó a Jesús a los principales sacerdotes judios para que lo crucificaran. 

Seguramente que solamente al escuchar el nombre de Judas la primera palabra que viene a nuestra mente es la palabra TRAIDOR, pero ¿Quién era este hombre? ¿Por qué tomó la decisión de entregar a Jesús? ¿Cómo es que siendo uno de los doce discípulos de Jesús se convirtió en el traidor más conocido de la historia? 

Respondamos a cada una de estas preguntas por medio de la palabra de Dios: 

I) ¿QUIÉN ERA ESTE HOMBRE? 

A pesar de que el nombre de Judas para nosotros significa traición tenemos que saber que el nombre JUDAS (Ioudas) es la versión griega del nombre hebreo JUDÁ y significa agradezco a Dios o reconozco a Dios.

En los evangelios se le conoce con el nombre de Judas Iscariote (vs 14) . Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes. El apellido Iscariote viene del hebreo “Ish Kerioth”, y significa “Hombre de Kerioth” la cual es una ciudad en la región de Judea, eso significa que Judas fue el unico discipulo que no era Galileo o de la región de Galilea.

La palabra de Dios nos muestra que Judas Iscariote era uno de los discípulos escogidos por el Señor y que llegaron a ser apóstoles (Mateo 10:2-4) Los nombres de los doce apóstoles son estos: primero Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; 3 Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo, 4 Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que también le entregó.

Pero más que un discípulo o un apóstol, Judas Iscariote era un hombre de confianza para nuestro Señor Jesucristo: 

  • Él era el encargado de administrar la bolsa del dinero de las ofrendas (Juan 13:29) Porque algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta; o que diese algo a los pobres.
  • Él se sentaba en la mesa cerca del Señor y comía del mismo pan que el Señor , compartir el pan era un símbolo de mucha confianza en aquella época (Mateo 26:23) Entonces él respondiendo, dijo: El que mete la mano conmigo en el plato, ése me va a entregar. (Juan 13:26) Respondió Jesús: A quien yo diere el pan mojado, aquél es. Y mojando el pan, lo dio a Judas Iscariote hijo de Simón.
  • En el libro de los salmos encontramos una profecía sobre que el que iba a traicionar al Señor era alguien de su confianza (Salmo 41:9) Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, Alzó contra mí el calcañar.

Podemos decir que Judas Iscariote fue una persona muy cercana al Señor , fue su discípulo, y seguramente caminaron por muchos caminos juntos y platicaron muchas veces, escucho todos sus sermones, lo vio hacer todos o la mayoría de sus milagros, pero aun así traiciono a Jesús, traicionó a su maestro. 

REFLEXIÓN PARA NUESTRA VIDA: En la vida de Judas podemos reconocer que no basta con solamente tener el nombre de Cristiano, no basta con solamente formar parte de una iglesia o de un ministerio cristiano, no es suficiente ser amigo de un pastor, o tener amigos cristianos, no basta con ser servidor de una iglesia para verdaderamente ser un hijo de Dios, pues la palabra del Señor nos declara esta verdad espiritual: (Mateo 7:21-23) No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

II) ¿POR QUE TOMO LA DECISIÓN DE TRAICIONAR A JESÚS? 

Tenemos que saber que Judas Iscariote no era un traidor por naturaleza, sino que llegó a ser un traidor (Lucas 6:16) Judas hermano de Jacobo, y Judas Iscariote, que llegó a ser el traidor.

Pero ¿Qué pasó en su vida? ¿Cómo llegó a ser el traidor que entregó a Jesús? En la palabra de Dios encontramos detalles muy importantes que nos permiten comprender porque Judas pudo tomar la terrible decisión de traicionar al Señor.

  • La palabra de Dios nos muestra que Judas Iscariote a pesar de ser un discípulo de Jesús, pero él no creía en él, es decir, Judas estaba con Jesús, escuchaba las predicaciones de Jesús, vio los milagros de Jesús, pero él no creía en Jesús (Juan 6:63-64) El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. 64 Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar.
  • La palabra de Dios nos enseña que Judas Iscariote ya había traicionado la confianza que Jesús había depositado en él (Juan 12:3-7) Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. 4 Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar: 5 ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? 6 Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. 

Podemos ver que Judas no traicionó a Jesús de una vez, sino que poco a poco su corazón se fue endureciendo, poniendo su corazón en el dinero y no en el Señor, mintiendo, ocultando su pecado, permitiendo que poco a poco la mentira, la avaricia y la corrupción llenarán su corazón. 

  • Judas fue un hombre que no reconoció lo valioso que era su Señor sino que lo menospreció, nunca tuvo idea de quién era  verdaderamente Jesús, caminó con él pero nunca lo conoció de verdad, por eso estuvo dispuesto a cambiarlo por cualquier cosa (Mateo 26:14-15) Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes, 15 y les dijo: ¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata.

Verdaderamente podemos decir que Judas Iscariote NUNCA reconoció a Jesús como el Señor, como el Mesías, como el hijo de Dios, por eso la palabra del Señor nos enseña que el diablo entró en él (Lucas 22:2-4) Y los principales sacerdotes y los escribas buscaban cómo matarle; porque temían al pueblo. 3 Y entró Satanás en Judas, por sobrenombre Iscariote, el cual era uno del número de los doce; 4 y éste fue y habló con los principales sacerdotes, y con los jefes de la guardia, de cómo se lo entregaría.

REFLEXIÓN PARA NUESTRA VIDA: Por medio de la vida de Judas podemos reconocer que si nuestro corazón no está con el Señor, sino que tenemos un corazón lleno de materialismo y de avaricia, si permitimos los pecados ocultos en nuestra vida porque consideramos que son pecados “pequeños o insignificantes” o si verdaderamente no valoramos o no reconocemos lo que significa el Señor en nuestra vida, si no valoramos las bendiciones que significa ser un hijo de Dios, nosotros al igual que Judas vamos a llegar a cambiar a nuestro Señor Jesucristo por cualquier cosa, por lo que el mundo nos ofrece, vamos a ser capaces de vender a nuestro Señor POR MENOS QUE TREINTA PIEZAS DE PLATA 

III) ¿CUÁLES FUERON LAS CONSECUENCIAS DE AQUELLA TRAICIÓN? (MATEO 27:3-7) Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, 4 diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? !!Allá tú! 5 Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó. 6 Los principales sacerdotes, tomando las piezas de plata, dijeron: No es lícito echarlas en el tesoro de las ofrendas, porque es precio de sangre. 7 Y después de consultar, compraron con ellas el campo del alfarero, para sepultura de los extranjeros.

Después de haber traicionado y entregado al Señor el corazón de Judas se llenó de tristeza, y de arrepentimiento, lastimosamente no se arrepintió delante de la persona correcta, sino que fue y devolvió las monedas a los sacerdotes, pero no fue a los pies del Señor, no busco a Jesús para recibir el perdón, y al no poder ser perdonado su culpabilidad lo llevó a la muerte, pues se ahorcó, se suicidó, no creyó que Cristo pudiera perdonar lo que hizo, no creyó que el Señor pudiera perdonarle esa traición. 

Pero nosotros sabemos que si Judas hubiera llegado arrepentido delante del Señor él le hubiera perdonado, ya que su palabra nos dice que si confesamos nuestros pecados él es fiel para perdonarnos (1 Juan 1:9) Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

La palabra de Dios nos declara que aunque nosotros fuéramos infieles con el Señor, una infidelidad es una traición, él permanece fiel a nosotros (2 Timoteo 2:13) Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.

REFLEXIÓN FINAL: Posiblemente hoy te puedas sentir así como Judas se sintió cuando traicionó al Señor, quizás tu corazón está lleno de tristeza, de culpabilidad, sientes que le has fallado a tu Señor, sientes que traicionaste su amor para contigo, y quizas te sientes perdido, y piensas que nadie te puede ayudar, HOY DIOS TIENE UN MENSAJE PARA TI (JEREMÍAS 3:1) Dicen: Si alguno dejare a su mujer, y yéndose ésta de él se juntare a otro hombre, ¿volverá a ella más? ¿No será tal tierra del todo amancillada? Tú, pues, has fornicado con muchos amigos; mas !!vuélvete a mí! dice Jehová. (OSEAS 13:9) Te perdiste, oh Israel, mas en mí está tu ayuda.