CUATRO LECCIONES DE VIDA EN LA ENFERMEDAD DE EZEQUÍAS

TEMA: CUATRO LECCIONES DE VIDA EN LA ENFERMEDAD DE EZEQUÍAS 

TEXTO: 2 REYES 20:1-6 En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás. 2 Entonces él volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo: 3 Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro. 4 Y antes que Isaías saliese hasta la mitad del patio, vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: 5 Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová. 6 Y añadiré a tus días quince años, y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo.

El rey Ezequias fue uno de los reyes considerados buenos del reino del Sur de Israel, es decir del reino de Judá, pero en realidad la palabra de Dios nos muestra que el rey Ezequias no solamente fue uno de los reyes buenos, sino que fue el mejor de todos los reyes de Judá. 

  • Fue un rey que puso su esperanza en Dios (2 Reyes 18:5) En Jehová Dios de Israel puso su esperanza; ni después ni antes de él hubo otro como él entre todos los reyes de Judá.
  • Fue un rey que hizo todas las cosas conforme a la palabra de Dios y no se apartó de su camino (2 Reyes 18:6) Porque siguió a Jehová, y no se apartó de él, sino que guardó los mandamientos que Jehová prescribió a Moisés.
  • Fue un rey que tenía el respaldo de Dios sobre su vida, y él le dio victoria sobre sus enemigos (2 Reyes 18:7) Y Jehová estaba con él; y adondequiera que salía, prosperaba. El se rebeló contra el rey de Asiria, y no le sirvió.

Pero hubo un momento en el que la crisis y la angustia llegaron a la vida de Ezequias, por una enfermedad, pero no era una enfermedad cualquiera, era una enfermedad de muerte, de hecho el profeta Isaias le confirmó de parte de Dios que moriría de esa enfermedad (2 Reyes 20:1) En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás. 

Y este dia por medio de la historia de ese tiempo de enfermedad que el rey Ezequías enfrentó podemos tomar también varias lecciones muy importantes para que también nosotros sepamos que hacer para enfrentar esos tiempos de crisis y angustia que llegan a nuestra vida 

I) PRIMERA LECCIÓN: NO TE RINDAS (2 REYES 20:2)  Entonces él volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo 

Verdaderamente Ezequias recibió la peor noticia que toda persona que está enfrentando una enfermedad puede recibir: No te vas a sanar, vas a morir. 

Seguramente esta noticia es suficiente para desanimar a muchos, para quebrarse, para rendirse y darse por muerto, pero no para el rey Ezequias, él sabía algo que a muchos de nosotros se nos olvida en los momentos de angustia: PARA DIOS NO HAY NADA IMPOSIBLE.

Ezequias hizo lo único que podía hacer cuando ya todo parecía perdido: BUSCAR AL DIOS TODOPODEROSO él no habló con Isaias, a pesar de que era un gran profeta de Dios, Ezequias no quería hablar con ningún intermediario, él volvió su rostro a la pared para hablar directamente con Dios, porque él sabía que en ese momento él era el unico que lo podia ayudar, Ezequias no se rindió, él clamó, él buscó al Dios omnipotente, y eso es exactamente lo que nosotros tenemos que hacer en los tiempos de crisis. 

II) SEGUNDA LECCIÓN: EN TIEMPOS DE CRISIS RECUERDA TUS TESOROS CELESTIALES (2 REYES 20:3) Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro

Hay muchos problemas y dificultades que enfrentamos en la vida para los cuales el dinero es muy útil para poder resolverlos, pero hay situaciones como la que estaba enfrentando Ezequias que no hay tesoro terrenal que pueda ayudarnos. 

Ezequias siendo el rey de Judá tenía a su disposición muchos tesoros, pero en esta situación de vida o muerte él usó sus tesoros, pero no los terrenales, sino los tesoros celestiales, le recordó al Señor que él había hecho lo que era agradable delante de sus ojos. 

Porque tenemos que recordar que nuestro Dios no es injusto para olvidar nuestro servicio y lo que de corazón hemos hecho para agradarlo (Hebreos 6:10) Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún. 

III) TERCERA LECCIÓN: HUMÍLLATE DELANTE DE DIOS (2 REYES 20:3) Y lloró Ezequías con gran lloro

El rey Ezequias estaba quebrantado físicamente, su cuerpo estaba enfermo y quebrantado, pero para clamar por un milagro era necesario quebrantar su corazón delante del Señor. 

Tenemos que comprender que para poder estar de pie delante de cualquier gigante que tengamos que enfrentar, tenemos que estar primeramente de rodillas, quebrantados delante de nuestro Dios. 

Quizás la crisis que estamos enfrentando nos ha quebrantado físicamente, anímicamente, económicamente, etc, pero es necesario quebrantar nuestro corazón delante del Señor para poder clamar por un milagro, es necesario humillarnos y reconocer que solamente nuestro Dios nos puede ayudar en este tiempo de angustia. 

La palabra de Dios nos da una garantía para aquellos que vienen delante del Señor con un corazon quebrantado, contrito y humillado (Salmo 51:17) Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

En la palabra de Dios podemos ver a otra gran rey que se humilló y quebrantó su corazón delante del Señor en los tiempos de angustia, ese rey es David  (2 Samuel 12:15-17) Y Natán se volvió a su casa. Y Jehová hirió al niño que la mujer de Urías había dado a David, y enfermó gravemente. 16 Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra. 17 Y se levantaron los ancianos de su casa, y fueron a él para hacerlo levantar de la tierra; mas él no quiso, ni comió con ellos pan.

IV) CUARTA LECCIÓN: DIOS PUEDE CAMBIAR LAS NOTICIAS TRISTES EN NOTICIAS DE GOZO Y ALEGRÍA (2 REYES 20:4-5) Y antes que Isaías saliese hasta la mitad del patio, vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: 5 Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová. 6 Y añadiré a tus días quince años, y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo.

Que maravilloso es ver que el mismo profeta Isaias que le llevó una noticia triste, de muerte, al rey Ezequias fue el mismo que Dios usó para llevarle una noticia de vida, de gozo y de alegría. 

Nuestro Dios cambió la tristeza del corazón de Ezequías en gozo, el día mas triste de Ezequías el Señor lo cambio en un día de gozo, y eso mismo puede hacer en nuestra vida, si podemos creer. (Salmo 30:11) Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. Hoy Dios puede cambiar tu tristeza en alegría, solamente confía, solamente no pierdas la esperanza, el Dios de Ezequías ¡¡ES TU DIOS!!