BOSQUEJO CORTO: ¿QUIEN TE HA DICHO QUE NO PUEDES?

TEMA: ¿QUIEN TE HA DICHO QUE NO PUEDES? 

TEXTO: FILIPENSES 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

La palabra de Dios nos declara que todo lo podemos por medio de Cristo que nos da su fortaleza, entonces ¿Por qué hay tantos cristianos que vivimos en fracaso? 

Tenemos que comprender que este versículo no es una expresión de soberbia, no estamos diciendo que “Todo lo sabemos” no nos creemos “Sabelotodo” pero con la ayuda de Dios podemos aprender, con la ayuda de Dios podemos hacer lo que necesitamos para triunfar. 

Pero ¿Quién nos ha convencido que no podemos? ¿Quién ha logrado hacernos creer que estamos derrotados y que no podemos cambiar nuestra vida con la ayuda de Dios?

I) LAS CIRCUNSTANCIAS (NÚMEROS 13:32-33) Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura.33 También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos. Muchas veces parece que tenemos todas las circunstancias están en contra nuestra, que todo parece perdido, que no vale la pena ni intentarlo, pero tenemos que saber que aunque las circunstancias estén en contra nuestra, DIOS ESTÁ A NUESTRO FAVOR (Números 14:9) Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.

II) NUESTROS FRACASOS ANTERIORES (LUCAS 5:4-6) Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red.6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. Los fracasos no tienen que servir para rendirnos o para declararnos fracasados sino para reconocer que tenemos que cambiar la estrategia, no tenemos que cambiar el objetivo, tenemos que cambiar la estrategia, y ese cambio de estrategia como lo vemos en la historia de la pesca milagrosa significa hacer las cosas a la manera del Señor, en su nombre, confiando en su palabra y obedeciendo la voluntad del Señor. 

III) LAS COMENTARIOS DE LAS PERSONAS (1 SAMUEL 17:33) Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud. Muchas veces satanás utilizará personas para tratar de convencernos de que no podremos, que no vale la pena ni intentarlo, que el fracaso es seguro, como lo hizo con David cuando iba a enfrentar a Goliat, y sabemos cómo fue el final de la historia, esas palabras que quizás hemos escuchado durante toda nuestra vida son etiquetas pesadas sobre nosotros, que nos dicen a nuestro corazón “No puedes” “Todo lo haces mal” “Siempre te equivocas” “Eres un irresponsable” “Nunca haces nada bien” etc, pero tenemos que recordar una maravillosa verdad espiritual: (2 Corintios 5:17) De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

IV) NOSOTROS MISMOS: En la palabra de Dios encontramos  hombres que en los momentos más determinantes de su vida se dijeron a sí mismos que no podían, que no tenían lo necesario, uno de estos hombres fue MOISÉS (Éxodo 3:11) Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Posiblemente esta pregunta está hoy mismo en nuestra mente y en nuestro corazón, ¿Quién soy yo para poder alcanzar esas metas? ¿Quién soy yo para soñar en grande? ¿Quién soy yo para llevar a cabo esos proyectos? Y la respuesta nos la da la palabra de nuestro Dios: SOMOS HIJOS DE DIOS (Gálatas 4:6) Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre!