ESTUDIO BIBLICO, EL AMOR VERDADERO, I PARTE: LA IMPORTANCIA DEL AMOR

ESTUDIO BIBLICO, EL AMOR VERDADERO, I PARTE: LA IMPORTANCIA DEL AMOR

TEXTO: 1 CORINTIOS 13:1-3 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. 3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

Este dia comenzaremos una nueva serie de estudios Bíblicos sobre la importancia del amor, tanto en la iglesia como en la sociedad, en la familia, en los matrimonios, etc.

La palabra de Dios nos enseña que es los días postreros, es decir en los días que hoy estamos viviendo en el mundo y en nuestra sociedad, veremos que la maldad, la violencia, los abusos, la delincuencia y la corrupción moral va cada vez más en aumento y como resultado a todo eso el amor de muchos se enfriará (Mateo 24:12) y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

Pero ese enfriamiento del amor que va avanzando poco a poco en la sociedad no podemos permitir que ocurra en la iglesia del Señor, no podemos permitirlo en nuestra vida cristiana. 

El apóstol Pablo escribió la primera carta a los Corintios en el año 57 D.C, es decir después de pocos meses de haber sido fundada la iglesia, ya que la iglesia de Corinto fue fundada en el año 54 D.C aproximadamente. 

Pero en esos pocos años la iglesia había crecido, tanto numéricamente como en conocimiento de la doctrina y en los dones del espíritu, pero lastimosamente no habían crecido en amor, sino que eran una iglesia en la cual había divisiones y contiendas (1 Corintios 1:10-11) Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. 11 Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.

TENÍAN DIVISIONES Y CONTIENDAS POR LOS PASTORES (1 Corintios 1:12-13) Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. 13 ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? Al igual que hoy en día la iglesia del Señor está dividida y tiene contiendas por las denominaciones, por cual es mas grande, por cual es mejor, por cual es la verdadera, por cual pastor predica mejor, etc.

TENÍAN DIVISIONES Y CONTIENDAS POR EL ATAVÍO DE LAS MUJERES, POR EL VELO (1 Corintios 11:13-16) Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza? 14 La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello? 15 Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello. 16 Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios. Igualmente en la actualidad hay división en la iglesia por esas mismas causas, por la vestimenta, por el velo, por el maquillaje de las mujeres, y más aún hay división y contienda por las personas que se hacen tatuajes en su cuerpo, etc.

TENÍAN DIVISIONES Y CONTIENDAS POR LAS CLASES SOCIALES DE AQUELLA ÉPOCA (1 Corintios 11.18-22) Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo. 19 Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados. 20 Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor. 21 Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga. 22 Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo. Las personas ricas de la congregación para celebrar la cena del Señor  preparaban cenas llenas de comida y bebida y solamente compartían entre ellos y menospreciaban y hacían sentir mal a los hermanos de humilde condición que no tenían nada para celebrar la cena del Señor. Lastimosamente en la actualidad hay divisiones en las iglesias por los mismos motivos, cristianos ricos que menosprecian a sus hermanos de humilde condición, hay grupos sociales en las iglesias, hay iglesias enfocadas en las clases sociales, iglesias para ricos e iglesias para pobres, lo cual no debería de existir.

TENÍAN DIVISIONES Y CONTIENDAS POR CAUSA DE LOS DONES ESPIRITUALES (1 CORINTIOS 12:18-22) Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. 19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? 20 Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo. 21 Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. 22 Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; Los cristianos de la iglesia de Corinto se habían vuelto orgullosos de sus propios dones espirituales y menospreciaban los dones de los demás, para ellos el hablar en lenguas y profetizar eran los principales dones,  para ellos sus dones espirituales se habían convertido en motivo de división y no de edificación, al igual hoy en dia en la iglesia moderna los dones espirituales son motivos de jactancia y vanagloria para los cristianos, y les hacen menospreciar a los que no tienen esos dones en su vida. 

Verdaderamente es bueno anhelar los dones del Espíritu, es bueno tener en el corazón el anhelo de ser apóstol, profeta, pastor, maestro, servidor, líder, (1 Corintios 12:28-30) Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. 29 ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros? 30 ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos?

Pero la palabra de Dios nos muestra por medio del apóstol Pablo que hay un camino aun mejor, que en la vida cristiana y en la iglesia, no solamente se trata de tener un don, de tener un título, de ostentar un cargo, sino que hay algo aún más importante, algo aun mas excelente (1 Corintios 12:31) Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente. Y ESE CAMINO AUN MÁS EXCELENTE, ES EL CAMINO DEL AMOR, DEL VERDADERO AMOR, y de eso nos habla el capítulo que vamos estudiar en este mes de febrero: EL CAPÍTULO 13 DE CORINTIOS, DE LA PREEMINENCIA DEL AMOR.

I) PRIMERAMENTE VEAMOS LO QUE SIGNIFICA LA PALABRA PREEMINENCIA: privilegio, ventaja o preferencia, esto quiere decir que el amor tiene que tener un lugar de privilegio, de ventaja y de preferencia en la iglesia de Dios por sobre los dones y otras manifestaciones del espíritu.

Pero ¿porque el amor tiene que tener ese puesto preferencial? La respuesta la encontramos en  (1 Juan 4:7-8) Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. El amor tiene que tener un lugar de privilegio porque Dios es amor, es la esencia de Dios, y si no hay amor, todo lo que hagamos, sea lo que sea, no es verdadero pues el que conoce a Dios tiene que amar, pues muchas personas conocen teología, conocen doctrina, conocen la Biblia, pero si no conocen a Dios no pueden amar de verdad.

II) SEGUNDO, VEAMOS DE QUÉ TIPO DE AMOR ESTA HABLANDO EL CAPÍTULO 13 DE PRIMERA DE CORINTIOS En la cultura greco romana de aquella época había varias palabras para hablar del amor: PHILEO que es el amor entre amigos, es decir te amo porque eres mi amigo, porque me caes bien, EROS; es el amor de atracción física, es decir, te amo porque me atraes, STORGE, es el amor de afecto familiar, te amo porque eres parte de mi familia.

Pero el tipo de amor que el capítulo 13 de Primera de Corintios nos habla es un amor incondicional, llamado ÁGAPE: significa que te amo incondicionalmente, no te amo porque seas mi familia, ni mi amigo o porque me atraigas, te amo porque he decidido hacerlo, así ama nuestro Dios, de manera incondicional,  y así él espera que nos amemos entre nosotros (1 Juan 4:11) Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

III) AHORA VEAMOS PORQUE ES TAN IMPORTANTE EL AMOR DENTRO DE LA IGLESIA DE CRISTO (1 CORINTIOS 13:1-3) Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. 3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. Primeramente el Señor por medio de Pablo tenía que corregir a la iglesia de Corinto pues habían llegado a pensar que por tener muchos dones del Espíritu, por tener manifestaciones espirituales en la iglesia, eso significaba que Dios estaba totalmente agradados de ellos y que no necesitaban nada más.

Pero Pablo les hace ver que una persona o una congregación puede tener muchos dones, puede tener mucha sabiduría y ciencia, y mucho servicio al señor y al prójimo pero si no tiene amor, no tiene nada que pueda agradar a Dios.

(Vs 1) Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Nuestras palabras por muy espirituales que se escuchen si no vienen de un corazón lleno de amor, son palabras huecas, RETIÑIR: vienen del griego Alalazo: lanzar alaridos, chillar, es decir que son palabras que pueden ser bonitas pero son desagradables a Dios por su hipocresía, porque no vienen de un corazón lleno de amor.

(Vs 2) y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Este versículo nos habla de una persona que tiene mucha ciencia, mucha doctrina, mucha teología, y que puede tener toda la fe para hacer grandes maravillas, pero si esa persona no tiene amor, no es nada delante de Dios, quizás sí lo sea delante de los hombres, pero no es nada delante de nuestro Dios. Para los hombres Quizás podemos ser grandes pastores, grandes teólogos, grandes maestros, podemos ser grandes cristianos para las personas, pero no para nuestro Dios.

(Vs 3) y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. Todo lo que hacemos tiene una intención, y Dios no ve nuestras acciones solamente sino también las intenciones de nuestro corazón, quizás podemos dar todo lo que tenemos y hacer grandes sacrificios, pero si la intención de todo lo que hacemos no es el amor, de nada me sirve, es una acción sin galardón.

CONCLUSIÓN: No es que el apóstol Pablo esté diciendo que no hagamos caridad, o que no nos preparemos teológicamente o doctrinalmente, o que no tengamos fe, o que no practiquemos nuestro dones, al contrario,  tenemos que hacerlo PERO CON LA MOTIVACIÓN CORRECTA: ¡EL AMOR!