CORRIENDO PARA GANAR

TEMA: CORRIENDO PARA GANAR 

TEXTO: APOCALIPSIS 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

Seguramente todos hemos escuchado la frase: “Lo importante no es ganar, sino competir” y se refiere al ámbito deportivo, pero cuando hablamos de la vida cristiana todos tenemos que comprender que TENEMOS QUE CORRER PARA GANAR no podemos conformarnos con menos. 

¿Para ganar que? Los galardones o coronas que nuestro Dios dará en el tribunal de Cristo a todos aquellos, tanto hombres como mujeres, que hayan vivido su vida como verdaderos discípulos del Señor. (1 Corintios 5:9-10) Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. 10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

Cuando hablamos de galardones tenemos que tener bien claros algunos puntos Bíblicos y espirituales muy importantes

LA SALVACION   LOS GALARDONES

1. Es ofrecida para los perdidos 1. Son para los salvos

2. Se recibe solo por gracia 2. Se reciben solamente por obras

3. Es una posesión presente 3. Se obtienen en el futuro

4. Solo tiene que ser aceptada 4. Deben ganarse por cada cristiano

5. Depende de la fidelidad de Dios 5.Es por la fidelidad del hombre

6. Es un don gratuito de Dios 6.Son una recompensa de Dios

I) LA PALABRA DE DIOS NOS HACE UNA LLAMADO A CADA UNO DE NOSOTROS A CORRER LA CARRERA DE LA VIDA CRISTIANA CON EL OBJETIVO DE GANAR LOS GALARDONES DEL SEÑOR (1 CORINTIOS 9:24) ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.

El Apostol Pablo hace una comparación entre la vida cristiana y los que corren en una competencia para ganar una corona, para ganar un premio, todos van corriendo pero solamente el que mas se preparo, solamente el que mas se esforzo, el que más sacrificó de su tiempo, el que más sacrificó de su vida, es el que gana el premio.

Así también en la vida cristiana TODOS vamos por el camino de Dios, pero solamente ALGUNOS que verdaderamente quieran negarse a sí mismos y tomar su cruz cada día para seguir a Cristo son los que van a poder obtener los galardones y coronas del Señor. (Lucas 9:23) Y decía a TODOS: Si ALGUNO quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

II) LA CLAVE PARA GANAR LAS CORONAS Y GALARDONES DEL SEÑOR NO SOLAMENTE ES LO QUE HACEMOS, SINO DE LO QUE NOS ABSTENEMOS (1 CORINTIOS 9:25) Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.

El Apostol Pablo hace una comparación entre lo que un atleta o un luchador hacía para ganar una corona, que no tenía mucho valor material pues era generalmente de laurel, pero tenía un gran valor para el ganador por todo el sacrificio y esfuerzo que significaba ganarlo. 

Ellos se abstenian aun de cosas buenas, pero que eran estorbos para su objetivo, se abstenian de levantarse tarde, de comer comidas deliciosas pero que les hacían aumentar de peso y por eso no poder correr más rápido o les impedía tener más resistencia en la lucha, las personas veían el galardón, pero no podían ver todo lo que ellos se abstuvieron para ganarlo.

Igualmente para seguir y servir a Cristo hay cosas de las cuales tenemos que abstenernos, para no agradarnos a nosotros mismos sino al Señor, para no agradar a las personas primeramente sino a nuestro Dios. 

Posiblemente hoy podamos pensar que de todo lo que nos abstenemos para estar en su iglesia, para servirle, para cuidar nuestro testimonio, para honrarlo, no ha valido la pena porque muchas veces no vemos las recompensas terrenales, materiales o económicas, pero podemos estar seguros que en el cielo hay galardones preparados por nuestro Dios para nosotros. 

III) LA PALABRA DE DIOS NOS HACE UN LLAMADO A PONER NUESTRA MIRADA EN EL GALARDÓN, NO SOLAMENTE EN LAS BENDICIONES TERRENALES (HEBREOS 11:25-26) escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

Muchas veces solamente valoramos y nos enfocamos en las bendiciones que Dios nos puede dar en este mundo, las riquezas terrenales, pero tenemos que saber que todo eso es momentáneo, nada de eso podemos llevarlo a la eternidad. 

Nosotros como hijos de Dios, como cristianos, tenemos que poner nuestra mirada en lo eterno, en los galardones celestiales, no desanimarnos porque quizás no estamos recibiendo hoy las recompensas, aunque nuestro Dios también nos bendice mientras estamos en este mundo, pero nuestra mirada no tiene que estar puesta en lo terrenal, en lo que aquí se quedará (Colosenses 3:1-2) Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

Pongamos nuestra mirada en el galardón, en las coronas, pero tenemos que saber que para recibir estos galardones y estas coronas lo que tenemos que hacer es confiar que nuestro Dios es galardonador de los que le buscan, es decir, tenemos que buscar cada dia mas del Señor (Hebreos 11:6) Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.