SENTIDO, SIGNIFICADO Y PROPÓSITO EN LA VIDA CRISTIANA

TEMA: SENTIDO, SIGNIFICADO Y PROPÓSITO EN LA VIDA CRISTIANA

TEXTO: JUAN 6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

Muchas, por no decir millones, de personas en el mundo viven todos los días de su vida con hambre y sed, es decir con un vacío, que no pueden llenar con nada, a pesar de todo lo que tienen, a pesar de lo que hacen, o de lo que han llegado a ser. 

Viven vidas sin sentido, sin un significado y sin un propósito, y tenemos que saber que estas tres palabras han sido y son el tema de estudios psicológicos, filosóficos, sociológicos, etc. pues todas las personas en el mundo quieren encontrar el sentido de su vida, darle un significado a las cosas que pasan y poder llevar a cabo su propósito en este mundo. 

Tenemos que saber que estas tres palabras son tan profundas que muchas veces nos resulta muy difícil comprenderlas, nos sentimos abrumados por lo que nos dice la filosofía, o la psicología, o aun la teología, es por eso que hoy vamos a resumir esas tres profundas palabras en una sola palabra: y esa palabra es DIOS. 

El sentido, el significado y el propósito de nuestra vida está en Dios, no está en las personas, ni en las cosas, ni en el conocimiento, ni en el dinero, sino en verdaderamente tener un encuentro y una relación personal con Dios. 

COMPRENDEMOS EL PORQUE DIOS ES EL ÚNICO QUE PODEMOS ENCONTRAR EL SENTIDO, EL SIGNIFICADO Y EL PROPÓSITO DE NUESTRA VIDA: 

I) PORQUE EL SENTIDO DE LA VIDA ES TENER LA VIDA ETERNA, Y ESA VIDA SOLAMENTE LA DA EL PADRE CELESTIAL POR MEDIO DE JESUCRISTO (GENESIS 2:7 Y 16-17) Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

El hombre y la mujer fueron creados por nuestro Dios para vivir para siempre, el sentido de su vida era vivir para siempre en comunión con él , no fueron creados para morir, sino para ser seres vivientes por medio de la vida que Dios sopló en ellos.

Es decir que la vida eterna con el Señor es el verdadero sentido de los seres humanos, para eso fuimos creados, para vivir para siempre en una relación directa y perfecta con nuestro Dios. 

Pero por medio de un engaño satanás nos hizo perder el sentido de la vida, hizo que por algo que parecía atractivo y codiciable cambiaramos la vida eterna (Génesis 3:6) Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 

Por ese engaño, y por ese pecado, el camino del árbol de la vida fue cerrado para los seres humanos, en ese momento los seres humanos nos convertimos en mortales, es decir un ser vivo que, como fin natural de su desarrollo, ha de morir. (Génesis 3:19-24) Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. 20 Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes. 21 Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió. 22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. 23 Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. 24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

Es por eso que en su amor y en su misericordia para nosotros el Padre Celestial mandó a su hijos Jesucristo, para que por medio de él nosotros los seres humanos podamos recuperar el sentido de nuestra vida, el sentido de nuestra existencia, es decir la vida eterna (1 Juan 5:11) Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.

Es por eso que nuestro Señor Jesucristo  nos enseñó que él es EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA (Juan 14:6) Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

ÉL ES EL CAMINO NUEVO que nos lleva a la vida eterna, porque él primero fue cerrado cuando Adan y Eva pecaron.

ÉL ES LA VERDAD, para devolvernos lo que satanás nos quitó con sus mentiras. 

ÉL ES LA VIDA, porque solamente en él está la vida eterna para los que están muertos espiritualmente. 

Satanás sigue como hace miles de años engañando a los hombres y mujeres haciéndoles creer que el sentido de su vida lo van a encontrar en lo que parece bueno y codiciable a la vista, es decir en las cosas materiales, en las relaciones, en el trabajo, en los negocios, en los títulos académicos, en el poder económico o social, pero al final las personas mueren sin haber encontrado el sentido verdadero de la vida, habiendo tenido un existencia sin encontrar el verdadero sentido de su vida (Marcos 8:36) Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?

II) CUANDO YA TENEMOS LA VIDA ETERNA PODEMOS DARLE SIGNIFICADO A TODO LO QUE HEMOS VIVIDO (SALMO 119:67) Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra.

Si tenemos la vida eterna por medio de Jesucristo entonces podemos comprender y darle un verdadero significado a todo lo que Dios permitió en nuestra vida, podemos darle significado a nuestro sufrimiento, a nuestro dolor, a nuestras pérdidas, a todas las veces que nuestra vida fue protegida de la muerte, y comprendemos que era nuestro Dios buscándonos, llamándonos, protegiéndonos, para que pudiéramos rendir nuestra vida a él, para que pudiéramos reconocerlo como el Señor y salvador de nuestra vida.  

Y Cuando ya somos hijos de Dios, cuando ya tenemos la vida eterna entonces podemos comprender que aun las cosas difíciles que pasan en nuestra vida tienen un propósito de Dios (Filipenses 1:12) Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio.

Cuando hemos encontrado el sentido de nuestra vida, entonces podemos entender y darle significado en Dios a las cosas que pasan en nuestra vida cristiana, aun las más dolorosas y críticas de nuestra vida, comprendemos que Dios nos está fortaleciendo, que nuestro Dios nos está enseñando, o usando nuestra vida para ser un testimonio del poder y la misericordia del Señor. 

III) CUANDO TENEMOS LA VIDA ETERNA ENTONCES PODEMOS VERDADERAMENTE CUMPLIR EL PROPÓSITO DE DIOS POR MEDIO DE NUESTRA VIDA (SALMO 138:8) Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos.

Las personas en el mundo quieren cumplir su propósito en este mundo y por medio de ello encontrar el sentido de su vida, pero no se dan cuenta que es al contrario, solamente cuando encontramos el sentido de nuestra vida, es decir la vida eterna que Dios nos da, es cuando podemos cumplir nuestro propósito en este mundo.

Y tenemos que tener claro que no es “Nuestro propósito” el que vamos a cumplir sino el PROPÓSITO DE DIOS en nosotros. 

Si ya tenemos la vida eterna sabemos que mientras vivamos en este mundo vamos a poner nuestro tiempo, nuestros dones, nuestras posesiones, nuestra vida, para que Dios pueda cumplir sus propósitos por medio de nosotros, esos propósitos de salvación, de bendición, de restauración, donde quiera que Dios nos lleve, donde quiera que Dios nos ponga. 

CONCLUSIÓN: Verdaderamente que al darnos cuenta que solamente en Dios tenemos el sentido, el significado y el propósito de nuestra vida es cuando podemos decir como lo expresa la preciosa alabanza de nuestro hermano Marcos Witt NO ME FALTA NADA SI TE TENGO A TI.