MENSAJE DE NAVIDAD EN PANDEMIA

TEMA: MENSAJE DE NAVIDAD EN PANDEMIA

TEXTO: JUAN 1:4-12 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.6 Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.7 Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. 8 No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. 10 En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. 11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

Estamos por celebrar la navidad, la fecha en la cual conmemoramos un acontecimiento extraordinario: El nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, pero la navidad de este año 2020 vamos a celebrarla en condiciones muy diferentes en todo el mundo, vamos a celebrar la navidad en medio de una pandemia que ha traído enfermedad, muerte y dolor a millones de personas en el mundo. 

Es por eso que debemos hacer una reflexión sobre lo que verdaderamente significa la navidad, especialmente en estos tiempos de dolor, de aflicción, y de angustia que estamos viviendo, ¿que nos recuerda el nacimiento de nuestro Señor Jesús en este año 2020? ¿Cuál es el mensaje de la navidad en este año de pandemia para cada uno de nosotros?

I) EN MEDIO DE LA PANDEMIA EN JESÚS ESTÁ LA VIDA (VS 4) En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

Este año 2020 ha sido un año lleno de enfermedad y muerte, pues millones de personas en todo el mundo han muerto a causa del virus Covid19, eso significa que millones de familias están de luto a causa de una enfermedad que nos ha afectado a todos en este año. 

Pero en un año de enfermedad y muerte ¡ Que maravilloso es recordar que en nuestro Señor Jesucristo está la vida que todos necesitamos! Él vino a nacer en este mundo para darnos vida. 

Si confiamos en él y ponemos en él nuestra esperanza, aunque estemos enfermos podemos ser sanados, porque su vida tiene el poder de vencer toda enfermedad. Pero tenemos que saber que la vida que Cristo nos da no es solamente para sanarnos y continuar viviendo en este mundo, sino que es vida eterna para vivir aún más allá de este mundo (Juan 10:28) y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

II) EN ESTE TIEMPO DE SOMBRA DE MUERTE EN ÉL ESTÁ LA LUZ PARA NUESTRA VIDA (VS 5) La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

Este año 2020 ha sido humanamente hablando un año de tinieblas, de sombra de muerte, las tinieblas simbolizan temor, incertidumbre, pesimismo, luto, dolor. 

Y muchas personas ven aun en el horizonte muchas tinieblas, tienen temor por el 2021, tienen mucha incertidumbre en su corazón, hay pesimismo en sus corazones por lo que podría llegar a pasar. 

Pero es maravilloso recordar que cuando nuestro Señor Jesucristo nació en Belén significaba que la LUZ VERDADERA había venido a este mundo. Y aunque estemos viviendo tiempos de tinieblas la palabra de Dios nos recuerda que LA LUZ EN LAS TINIEBLAS RESPLANDECE. 

Aunque en este nuevo año tengamos que caminar por caminos desconocidos, aunque haya temor en nuestro corazón por las cosas que podrían pasar, tenemos que saber que no andaremos en tinieblas, porque Dios ha prometido no desampararnos (Isaías 42:16) Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé.

III) AUN EN ESTE TIEMPO DE ENFERMEDAD Y MUERTE LASTIMOSAMENTE LAS PERSONAS SIGUEN RECHAZANDO LA SALVACIÓN Y LA VIDA (JUAN 1:10-11) En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. 11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.

Hace más de dos mil años nuestro Señor Jesucristo nació en Belén, vivió y creció en Israel su pueblo, aunque muchos creyeron en él y lo recibieron, pero la mayoría no lo recibió, lo rechazaron, lo menospreciaron, lo humillaron y lo crucificaron. 

Rechazaron al hijo de Dios, es decir rechazaron al Mesías que les había sido profetizado, a pesar de los tiempos de crisis que estaban viviendo bajo el imperio Romano, ellos no quisieron reconocer a Jesús como su Señor. 

El Señor vino para darles bendición, protección, salvación, pero ellos no quisieron, y lo rechazaron (Mateo 23:37) !!Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !!Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

Y eso es lo que lastimosamente está ocurriendo en este tiempo de pandemia, el Señor nos ofrece salvación, sanidad, bendición para nuestra vida, pero el mundo no quiere reconocer su necesidad de Dios, están poniendo su esperanza en una vacuna, están poniendo su esperanza en la ciencia, y están rechazando la salvación.

NO QUIEREN RECONOCER QUE LA ÚNICA ESPERANZA EN ESTE MUNDO ES NUESTRO DIOS (ISAÍAS 44:6) Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios.