ESTUDIO BIBLICO, LA GENEALOGÍA DE JESÚS I PARTE

ESTUDIO BIBLICO, LA GENEALOGÍA DE JESÚS I PARTE

TEXTO: MATEO 1:1-17

Este día comenzamos un nuevo tema de estudio Bíblico, y en este mes en el cual recordamos y celebramos el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo vamos a estudiar por medio de la palabra de nuestro Dios, la genealogía de Jesús, es decir vamos a conocer el lado humano de Jesús. 

Todos sabemos que nuestro Señor Jesucristo fue engendrado por el Espíritu Santo, por lo cual ese niño que nació en el pesebre de Belén es hijo de Dios, pero no podemos olvidar que nuestro Señor Jesucristo nació de una mujer, tuvo una madre terrenal, humana, y un padre terrenal quien lo recibió como hijo, y la genealogía de Jesús es importante porque nos muestra quienes fueron aquellas personas que estuvieron relacionadas con la vida del hijo de Dios, que formaron parte de su linaje humano a pesar de las debilidades, a pesar de los fallos, de las caídas y de los pecados que ellos cometieron.

Conociendo la genealogía de Jesús podremos reconocer la gracia, la misericordia, y el favor de Dios para con los pecadores, para con todos aquellos que formaron parte de su linaje, de su genealogía, y para con nosotros mismos que sin merecerlo ahora formamos parte también del linaje del Señor (1 Pedro 2:9) Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Al conocer la genealogía del Señor reconocemos que el Señor no excluye ni menosprecia a los pecadores, sino que al contrario forman parte de su familia, así como nosotros (Efesios 2:19) Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,

Comencemos este día a conocer quienes formaron parte de la genealogía de nuestro Señor Jesucristo, y cuales son las enseñanzas que cada uno de ellos nos dan a nuestra vida. 

I) LA GENEALOGÍA DE JESÚS: ADÁN (LUCAS 3.38) hijo de Enós, hijo de Set, hijo de Adán, hijo de Dios.

En la genealogía de Jesús Adan forma parte importante, ya que Adan fue el primer hombre creado, y su pecado afectó a toda la raza humana, en el pecado de Adan todos somos constituidos pecadores. 

Adan representó a toda la humanidad cuando pecó y por lo tanto todos fuimos contaminados con el pecado de Adan. (Romanos 5:12) Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 

Jesus es considerado el segundo Adan, representando a la humanidad ante Dios, su justicia, es decir su vida sin pecado, y por su obediencia al Señor, todos los que creen en él son declarados justificados. (Romanos 5:18-19) Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

Así como todos nosotros en Adan somos declarados culpables, así en Cristo, el segundo Adan, somos declarados justos por su obra redentora y por la gracia de nuestro Dios. 

La palabra de Dios nos muestra las diferencias entre el primer Adan y el segundo Adán que es Cristo 

  • El primer Adan era un ser viviente, el Segundo Adán que es Cristo es un ser que da vida (1 Corintios 15:45) Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.
  • El primer Adan es de la tierra, hecho del polvo, el segundo Adán que es Cristo es del cielo (1 Corintios 15:47) 47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

Nosotros somos descendientes directos del primer Adan y por eso nuestra vida está esclavizada en el pecado, necesitamos entrar por la fe a la familia del nuevo Adan que es Cristo para que podamos ser justificados y libres de toda esclavitud de pecado y reflejar en nosotros la nueva vida que nos da el nuevo Adan que es Cristo (1 Corintios 15:48-49) Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

II) LA GENEALOGÍA DE JESÚS: ABRAHAM (MATEO 1:1-2) Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.2 Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos.

Aunque en la genealogía que hace Mateo menciona primero a David y luego a Abraham, pero sabemos que cronológicamente primero fue Abraham. 

Abraham representa en la genealogía de nuestro Señor Jesús algo muy importante: REPRESENTA A TODOS LOS QUE SON JUSTIFICADOS POR LA FE, ya sean JUDIOS que forman parte del pacto de Dios con Abraham que es la circuncisión, y también a todos los GENTILES que también son justificados por la fe.(Romanos 4:8)Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado.9 ¿Es, pues, esta bienaventuranza solamente para los de la circuncisión, o también para los de la incircuncisión? Porque decimos que a Abraham le fue contada la fe por justicia. 10 ¿Cómo, pues, le fue contada? ¿Estando en la circuncisión, o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión.11 Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia;12 y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado. 

Al estar Abraham en la genealogía de Jesús nos recuerda que para que podamos ser salvos, tenemos que tener la fe de Abraham, que pudo creer sin ver, que  creyó en la promesa de Dios por difícil que pareciera su cumplimiento, esa fe lo justificó, (Génesis 15:5-6) Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. 6 Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia. así como nosotros somos justificados por creer en la promesa de salvación que el Padre Celestial nos da por medio de la fe en Jesucristo 


Tenemos que saber también que el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo es el cumplimiento de la promesa que Dios le hizo a Abraham que en su simiente, es decir en su descendencia, serán benditas todas las familias de la tierra (Génesis 22:17-18)de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.