BOSQUEJO CORTO: Y ENTONCES ¿PORQUE NOS VA MAL?

TEMA: Y ENTONCES ¿PORQUE NOS VA MAL? 

TEXTO: PROVERBIOS 2:6-8 Porque Jehová da la sabiduría,Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.7 El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente.8 Es el que guarda las veredas del juicio, Y preserva el camino de sus santos.

En el texto que hemos leido nos muestra lo que nuestro Dios nos ha dado para poder vivir bien nuestra vida: SABIDURÍA, CONOCIMIENTO E INTELIGENCIA.

Aparte de todo eso que él nos da, también nos dice que nuestro Dios es ESCUDO, GUARDA LAS VEREDAS Y PRESERVA NUESTRO CAMINO. 

Al darnos cuenta de todo lo que Dios nos ha dado y todo lo que nuestro Dios hace a nuestro favor, tenemos que reflexionar sobre nuestra vida y hacernos una pregunta muy importante: ¿POR QUE NOS VA MAL? Y la respuesta también la encontramos en la palabra de nuestro Dios: 

I) NOS VA MAL POR NUESTRAS EXCUSAS Y JUSTIFICACIONES (PROVERBIOS 28:13) El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Una de las maneras más comunes de encubrir nuestro pecado es por medio de excusas, y tratar de justificar nuestro estilo de vida, las malas decisiones que tomamos, y las personas equivocadas con las que compartimos nuestra vida. Si verdaderamente queremos que nos vaya bien, tenemos que reconocer nuestro pecado o nuestros errores, confesarlos al Señor, arrepentirnos y pedir su misericordia.

II) NOS VA MAL POR NUESTRA NECEDAD (SALMOS 32:9) No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, Que han de ser sujetados con cabestro y con freno, Porque si no, no se acercan a ti. Seguramente muchos de nosotros hemos aprendido lecciones en nuestra vida “A las malas” por medio del fracaso, del dolor o del sufrimiento que trajo a nuestra vida las malas decisiones que tomamos, ¡Pero aprendimos! Lastimosamente las personas necias no aprenden ni a las malas, Dios nos ha dado sabiduría e inteligencia, pero muchos cristianos siguen encaprichados en hacer algo que no es agradable al Señor ni es su voluntad. 

III) NOS VA MAL POR NUESTRA SOBERBIA (ABDÍAS 1:3) La soberbia de tu corazón te ha engañado, tú que moras en las hendiduras de las peñas, en tu altísima morada; que dices en tu corazón: ¿Quién me derribará a tierra? Nuestra soberbia nos hace creer en el peor engaño del enemigo: ¡Te irá bien aunque vivas mal! La soberbia nos hace creer que nosotros le podemos ganar a Dios. Pero no es así.