¡QUE MAL PAGA EL MUNDO!

TEMA:  ¡QUE MAL PAGA EL MUNDO!

TEXTO: ROMANOS 6:21

Es triste e incomprensible ver cómo tantas personas que a pesar de la vida que están viviendo en el mundo lejos de Dios pero no quieren nada con él. Pero quizás es más triste aún conocer personas que ya conocieron del Señor, de su amor y de su misericordia, pero que prefieren darle la espalda a Dios y volverse al mundo. 

En el texto que hemos leído para comenzar se nos hace una pregunta muy importante que nos debe hacer reflexionar: 

  1. Para todos aquellos que un día anduvimos perdidos en el mundo, enredados en vicios y pecados y que podemos testificar de las consecuencias que eso nos trajo. 
  1. Para todos aquellos que tienen en su corazón la intención de dejar los caminos de Dios y volver al mundo. 
  1. Para los cristianos que se han apartado del Señor y han vuelto a la vida mundana. 
  1. También para todos los que están enredados en el mundo, lejos de Dios, y sin querer recibir la salvación que nuestro Dios les ofrece gratuitamente por medio de Jesucristo. 

La pregunta de la palabra de Dios es : ¿PERO QUÉ FRUTO TENÍAIS DE AQUELLAS COSAS? ¿Qué bendiciones trajo a nuestra vida?, ¿que produjo en nuestra familia?, ¿qué consecuencias trajo a nuestro matrimonio?, ¿Fuimos edificados o fuimos destruidos? ¿Quisiéramos que nuestros hijos siguieran el mismo camino que nosotros un día tomamos la decisión de seguir? 

Verdaderamente podemos dar testimonio que EL MUNDO PAGA MUY MAL pero lastimosamente hay muchas personas, y lastimosamente, aun muchos cristianos, que están dispuestos a volver a la vida mundana, AUNQUE MAL PAGUE EL MUNDO. 

Por si aun hay personas que no lo creen y se están dejando ilusionar por la emoción, la diversión, los placeres, la fama, la prosperidad, que el mundo ofrece, VEAMOS LO QUE NOS ENSEÑA LA PALABRA DE DIOS SOBRE LO MAL QUE EL MUNDO PAGA.

I) CUANDO INVERTIMOS NUESTRA VIDA EN EL MUNDO EN LUGAR DE GANANCIAS LO QUE TENDREMOS SON PÉRDIDAS (LUCAS 15:13-14) 

Toda persona que invierte su vida en la mundanalidad se dará cuenta que en realidad no ha invertido, sino que ha malgastado su tiempo, es decir, ha malgastado su vida. 

La vida que el mundo nos ofrece es una vida en la cual siempre al final habrá pérdidas, en la paz de nuestra familia, en el amor de nuestro matrimonio, en nuestras finanzas familiares, en nuestra relación con Dios, en la relación con nuestros hijos, en nuestra salud, en nuestras oportunidades, y nuestra juventud, etc, y lo más doloroso de todo es saber que los únicos responsables de esas pérdidas somos nosotros mismos, por nuestra rebeldía, por nuestra soberbia y por nuestros caprichos.

II) CUANDO YA NO TENEMOS NADA QUE OFRECERLE AL MUNDO LO QUE RECIBIMOS ES MENOSPRECIO (LUCAS 15:15) 

Es triste pero mientras el mundo tiene algo para sacar provecho de nosotros: Dinero, juventud, belleza, fama, fuerza, posesiones materiales, etc nos hace sentir importantes, nos hace creer que estamos viviendo una buena vida, pero cuando ya no tenemos nada que ofrecerle al mundo, todo cambia.

Como vemos en el texto que hemos leído, mientras ese joven tenía dinero para pagar seguramente todos querían estar junto a él, todos querían ser sus amigos, todos lo hacian creer que les importaba, pero cuando lo malgasto todo, cuando se termino todo lo que tenía para ofrecer, lo mandaron a apacentar cerdos, lo menospreciaron, lo abandonaron, todos le dieron la espalda. 

Es muy triste llegar a ese punto en la vida que nos describe perfectamente el profeta Jeremías en el libro de Lamentaciones 1:2 : Amargamente llora en la noche, y sus lágrimas están en sus mejillas.No tiene quien la consuele de todos sus amantes;Todos sus amigos le faltaron, se le volvieron enemigos.

Pero es maravilloso conocer las palabras de nuestro Dios, aunque ya no tengamos nada que ofrecer, aunque todos nos hayan dado la espalda, EL AUN NOS BUSCA, EL AUN NOS ESPERA CON LOS BRAZOS ABIERTOS (Jeremías 3:1) Dicen: Si alguno dejare a su mujer, y yéndose ésta de él se juntare a otro hombre, ¿volverá a ella más? ¿No será tal tierra del todo amancillada? Tú, pues, has fornicado con muchos amigos; mas !!vuélvete a mí! dice Jehová.

Termino este mensaje con esta pequeña reflexión: 

Cuando DIOS quiso crear los peces, le habló al mar.

Cuando DIOS quiso crear los árboles, le habló a la tierra.

Pero cuando DIOS quiso crear al hombre, se volvió hacia SÍ mismo.

Así que DIOS dijo: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza».

Es por eso que: 

Si sacas un pez del agua, morirá; y cuando remueves un árbol del suelo, también muere, del mismo modo, cuando el hombre se desconecta de DIOS, muere.

DIOS es nuestro entorno natural. Nosotros fuimos creados para vivir en Su presencia.  Tenemos que vivir conectados con Él porque solo con Él existe la vida, para nosotros nuestro mundo es DIOS, Permanezcamos conectados con DIOS.

Recordemos que: 

El agua sin peces sigue siendo agua, pero los peces sin agua no son nada.

El suelo sin el árbol sigue siendo suelo,  pero el árbol sin suelo no es nada…

Dios sin el hombre sigue siendo Dios, pero el hombre sin DIOS no es nada.

YA ES TIEMPO QUE COMPRENDAMOS QUE NUESTRA VIDA LEJOS DEL SEÑOR NO TIENE SENTIDO, NO TIENE PROPÓSITO, LA VIDA MUNDANA NO TIENE NADA VERDADERAMENTE BUENO QUE OFRECERNOS. 

Deja un comentario