AMORES QUE MATAN

TEMA: AMORES QUE MATAN

TEXTO: SALMO 109:17

Verdaderamente el amor es un sentimiento extremadamente poderoso, el amor tiene el poder para edificar o para destruir.

El amor nos puede ayudar a edificar una vida cristiana de bendición, el amor es la base para edificar familias felices y matrimonios sólidos, el amor es el fundamento para edificar noviazgos verdaderamente agradables a Dios.

Pero igualmente el amor puede destruir vidas, puede destruir el futuro de una persona, el amor puede destruir familias y matrimonios, el amor puede destruir grandes ministerios. Pero ¿DE QUÉ CLASE DE AMOR ESTAMOS HABLANDO? Estamos hablando de esos amores mal enfocados, de los cuales nos habla la palabra de nuestro Dios y por medio de ella veremos cuales son las consecuencias de esos amores que destruyen nuestra vida.

I) PRIMER AMOR QUE MATA : EL AMOR AL DINERO (1 TIMOTEO 6:10)

Muchas personas piensan que el dinero es malo, que el dinero es maldito, que tener dinero es pecado porque es la causa de todos los males de la humanidad, pero la palabra de Dios nos aclara que el problema no es el dinero en sí mismo, sino el amor al dinero, esa es la verdadera raíz de todos los males, amar al dinero, que el dinero se convierta en el centro de nuestra vida, en la primera prioridad de nuestra vida. 

Si reflexionamos en las cosas que pasan en la actualidad en el mundo podemos reflexionar que ¿cual es la raíz del narcotráfico? ¿cual es la raíz de la prostitucion? ¿cual es la raíz de la pornografia? ¿Cuál es la raíz de las guerras entre países? ¿Cual es la raíz de muchos de los problemas en nuestros matrimonios? ¿Cuál es la raíz de los muchos pleitos entre la misma familia? ¿Cuál es la raíz de los pleitos entre buenos amigos?  Y la respuesta es: El amor al dinero.

Tenemos que saber que amar el dinero significa volver nuestro corazón como un saco roto, que nunca se llenara, que nunca estará satisfecho con lo que tiene y por eso nunca podrá ser verdaderamente feliz (Eclesiastés 5:10)

Nosotros como hijos de Dios debemos tener bien claro lo que nuestro Señor Jesucristo nos enseñó (Mateo 6:24) El dinero es un excelente siervo pero es un mal amo, es por eso que cada uno de nosotros debemos preguntarnos ¿El dinero me sirve a mí o yo soy servidor del dinero? Cuando amamos el dinero y vivimos solamente para el dinero significa que se ha convertido en nuestro señor, y cuando el dinero se vuelve nuestro señor entonces se vuelve nuestro enemigo.

Nuestro Dios verdaderamente quiere bendecirnos y prosperarnos, para eso nos da buenos empleos, nos ayuda en nuestros negocios, nos ayuda a ser profesionales, pero lo que Dios no quiere es que cuando prosperemos amemos el dinero y no al Él (Salmo 62:10) 

II) SEGUNDO AMOR QUE MATA: EL AMOR A LOS PLACERES (PROVERBIOS 21:17)

La palabra deleite significa placer de los sentidos, hay grandes peligros en la vida de las personas que aman los placeres de este mundo, que su vida está enfocada únicamente en el placer cueste lo que cueste.

El amor por los placeres de los sentidos tienen un nombre : SENSUALIDAD, pues la sensualidad es la tendencia a buscar y a satisfacer el placer de los sentidos.

Los sensuales aman satisfacer su deseo de ver, de oír, de sentir, de probar, y eso se convierte en el ÚNICO objetivo de su vida, por sobre su familia, por sobre sus matrimonio, por sobre sus hijos, y por sobre su relación con Dios, es decir que nos les importa el precio que tengan que pagar, o lo que pueden llegar a perder.

Es por eso que la palabra de Dios nos advierte de los peligros del amor por los placeres:

a)  El que ama los placeres no tendrá prosperidad (Proverbios 21:17) el pecado es caro, y los placeres terminan cualquier riqueza.

b) La persona que ama los placeres está muerto en su interior (1 Timoteo 5:6) el que llena su vida de placeres del mundo, se va poco a poco vaciando en su interior, ya no hay gozo, ya no hay paz, solo queda un gran vacío en su corazón.

c) Los que aman los placeres dañan el cuerpo de Cristo (Judas 1:19) Por su testimonio incitan a otros cristianos débiles a seguir sus malos caminos, y también sirven de tropiezo para los cristianos recién convertidos.

El señor nos hace a cada uno de nosotros un llamado por medio de su palabra para no caer en la sensualidad del mundo (Gálatas 5:16) la carne es como un lobo hambriento pero no debemos alimentarla, la única forma de vencer los deseos de la carne es alimentado y fortaleciendo nuestra vida espiritual, nuestra comunión con el Señor  

III) TERCER AMOR QUE MATA : EL AMOR AL LIBERTINAJE (JUDAS 1:4)

Seguramente todos conocemos personas, hombres y mujeres, que tienen esta filosofía de vida; yo no me caso o no quiero formalizar mi relación con mi pareja porque “YO AMO MI LIBERTAD” 

Pero ¿verdaderamente será su libertad la que aman? En realidad lo que esas personas aman es el libertinaje en el que viven.

La palabra libertinaje proviene del latín libertinus que significa “sin límites“ es decir pensar que se puede vivir haciendo lo que nos da la gana, sin consecuencias, sin darle cuentas a nadie, pero esto es una MENTIRA DE SATANÁS.

  1. La palabra de Dios nos declara que vivir en libertinaje en realidad significa estar esclavizado (2 Pedro 2:19) 
  1. La palabra de Dios nos dice que todas nuestras acciones traen consecuencias a nuestra vida (Gálatas 6:7) 
  1. La palabra de Dios nos declara que todos de manera personal le daremos cuentas al Señor (Romanos 14:12) 

CONCLUSIÓN: tenemos que enfocar bien el amor de nuestro corazón (Salmo 116:1) tenemos que amar a nuestro Dios, y amándolo a él podemos verdaderamente poner en orden todas las demás prioridades de nuestra vida.