¿QUE NECESITAMOS PARA GANAR ALMAS?

TEMA: ¿QUE NECESITAMOS PARA GANAR ALMAS?

TEXTO: PROVERBIOS 11:30 El fruto del justo es árbol de vida; Y el que gana almas es sabio.

El texto nos dice que el que gana almas es sabio, porque el que gana almas esta cumpliendo la voluntad de Dios y la gran comisión que nuestro Señor Jesucristo nos dio a nosotros que somos sus hijos.

Primeramente tenemos que comprender algunas verdades muy importantes:

El evangelismo no es opcional para los cristianos, es una comisión que nuestro Señor nos dio.

No es una responsabilidad solamente de los pastores, de los servidores o de los líderes, sino de todos lo que somos hijos de Dios.

¿Qué necesitamos para ganar almas? Tenemos que saber que ya nuestro Dios nos ha dado lo principal para que nosotros podamos ser ganadores de almas, para compartir con otros el evangelio de nuestro Señor Jesucristo (Hechos 1:8) pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Pero también nuestro Señor Jesucristo nos enseñó que es lo que cada uno de nosotros necesitamos para ganar almas, en la historia de Jesús y la mujer samaritana encontramos grandes lecciones de evangelismo personal (Juan 4:5-

  1. 5 Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José. Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta. 7 Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. 8 Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer 9 La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. 10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.

REFLEXIONEMOS PRIMERAMENTE EN LA VIDA DE TODA PERSONA QUE NO HA TENIDO UN ENCUENTRO PERSONAL CON JESÚS

UN CORAZON LLENO DE CULPABILIDAD Y RECHAZO (VS 6-7) Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta. 7 Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber La hora sexta, es decir el medio día, no era lahora normal o común para llegar al pozo a traer agua, seguramente esa mujer estaba buscando una hora en la cual no habría nadie que pudiera señalarla o criticarla.

UNA VIDA VACIA E INSATISFECHA (VS 18) porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad. Esa mujerhabía buscado la satisfacción de su vida en las relaciones terrenales, pero Jesús sabía que su corazón estaba vacío.

¿Qué necesitamos para ganar almas?

I) NECESITAMOS BUSCAR LA OPORTUNIDAD (VS 5) Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José. Y estaba allí el pozo de Jacob. No podemosesperar que las personas nos pregunten sobre Jesús, nosotros al igual que el Señor tenemos que buscar la oportunidad para compartirles el mensaje de salvación.

II) NECESITAMOS DEJAR NUESTROS PREJUICIOS (VS 9) La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. Nosotros tenemos que reconocer y tener bien claro queTODA PERSONA, sin importar su religión, su orientación sexual, sufilosofía de vida, sus vicios, su estilo de vida, etc., NECESITAN LA SALVACIÓN DEL SEÑOR, así como alguien un día nos predicó anosotros, también nosotros debemos predicarles a otros.

III) NECESITAMOS HABLAR UNICAMENTE DE JESUS Y DE SU SALVACIÓN (VS 10) Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.Muchas veces en lugar de ganar unalma la perdemos porque hablamos de nuestra iglesia, de nuestro pastor, de lo equivocada que esta esa persona, pero vemos que nuestro Señor hablo del don de Dios, de su salvación. Dios no nos ha mandado a ganar discusiones sino a ganar almas.